• Fecha: Sábado, 18 Julio 2015
  • Visitas: 7333

reading-1698771 640En alusión al título de un libro de Lavyrle Spencer, Un verano, una mujer, pero sin que nada de lo que comente a continuación tenga que ver con dicho libro, siento que poseo libros pendientes de leer que se merecen el tiempo adecuado para hacerlo con calma, sin prisas, sin interrupciones, en definitiva, a cámara lenta para absorber todas y cada una de las situaciones que las autoras describen en sus historias con la mayor plenitud posible. Autoras que relego para aquellas épocas en las que las obligaciones, responsabilidades y otras cuestiones se van de vacaciones dando paso al tiempo libre, la ociosidad y en muy escasas, pero que muy escasas ocasiones, la vagancia, por qué no decirlo. En la vida, si uno quiere y le dejan, hay tiempo para todo.

En mi caso, al igual que el verano es sinónimo de paz mental y logro hacerme dueña de una buena parte mi tiempo, el otoño y su consiguiente invierno, con sus calles que huelen a hoja muerta, moho, humedad y lana, a días cortos y noches más largas que un día sin pan, es sinónimo de cambio hacia la rutina y de rígidos horarios que no me permiten practicar a mis anchas mi deporte favorito: la lectura.

Mientras que en verano un libro se convierte en un apéndice de mi cuerpo, en invierno mi cuerpo vive mutilado por la fría indiferencia de las imposiciones. De esta manera, mis lecturas durante el largo invierno se convierten en un cómo me las maravillaría yo, un corre que te pillo, un a salto de mata, un aquí te pillo y aquí te mato o en un vete tú a saber cuándo. Menos mal que para colofón con un más vale tarde que nunca me conformo. No me queda otra si quiero leer con el frío como aliado mientras firmo pactos con mis quehaceres diarios y espanto moscas con el rabo, tal y como aquella difunta folklórica decía cuando trataba de casar a su hija en una iglesia donde no cabía ni un alfiler: Es entonces cuando, a voz en grito y con el cuchillo dispuesto a cortar cabelleras, largo desesperadamente: "¡si me queréis, irse!"

Por todo esto y más, los veranos los vivo entre mis autoras preferidas y otras que durante el invierno leí por primera vez dejándome atrapada por su forma de escribir y de transmitir todo un arsenal de sentimientos. Este año sentí una fuerte sensación por una autora con la que antes había hecho mis primeros pinitos, y de la cual me había "enamorado" hasta las trancas como una quinceañera. Por lo tanto, decidí satisfacer mi gusto en plena época estival con algunos de sus libros que han estado esperando en la retaguardia de la tolerancia, y me he dejado hechizar por su seductora prosa sin que el no cambiar de lecturas me haya hecho caer en el hastío, muy al contrario, las ansias por devorar más y mejor han ido en aumento conforme sus apasionantes historias calaban en mi corazón. La autora en cuestión es Florencia Bonelli.

Así que como en este largo y cálido verano mi tiempo libre es oro, y en especial aquel en el que me lo han hecho todo durante unos breves días, las lecturas de esta autora en concreto han ocupado el 99% de mi mente. El 1% restante lo he dedicado a respirar.

Me preguntaba si vosotras aparcáis ciertas lecturas para un determinado periodo de tiempo en el que tengáis todos vuestros sentidos a flor de piel, ya que el tiempo de ocio y el romper con las costumbres y normas nos permite que la mente perciba con más amplitud y sosiego esas historias tan maravillosas que seguro tenéis en vuestras siempre bien repletas librerías. Y si es así, ¿con qué autoras? 

*Artículo realizado por Crishi

 

Comentarios (21)

  • MJ

    17 Julio 2016 a las 17:58 |
    Sí, admito que me he guardado ciertas novelas para un determinado momento. No porque sean más grandes y tenga más tiempo libre en una determinada época del año sino más bien porque la novela estaba ambientada en un paisaje invernal, donde la disfruto en invierno o así como ambientada en navidad y devoro la historia en Diciembre. Y como os imagináis, en verano saco ese libro ambientado en algún paisaje paradisiaco que llevo meses guardando. Siento que vivo más aun la historia.

    responder

  • Cristina Sánchez

    25 Enero 2016 a las 20:26 |
    Nunca me he reservado ningún libro para una época concreta. La verdad que siempre leo lo que más me apetece en ese momento. Nunca me había planteado dejarme algún libro o releerme alguno o en verano o en invierno. Me ha gustado mucho este articulo, y también las respuestas.

    responder

  • Noemí Pérez

    10 Enero 2016 a las 23:05 |
    La respuesta es: Si, por supuesto. Yo tengo mucho más tiempo libre por el verano y leo mucho más en verano que en invierno. Me gusta saborear la lectura, leer tranquilamente, sin prisas, sumergirme en un libro y devorarlo lentamente. Y si que guardo lecturas para el verano, suelo hacerlo muchísimo, aunque algunas no logro aguantar a tener más tiempo libre y me las leo antes. De momento para las vacaciones de primavera tengo reservadas las lecturas de "El jinete de bronce" y "El último adiós" porque son unas novelas que me apetece leer con todo el tiempo del mundo y dedicarle los 5 sentidos. Este verano había reservado "La leyenda de la tierra firme" que me encanta José de la Rosa y también a Sarah MacLean.

    responder

  • Almudena

    02 Enero 2016 a las 18:56 |
    Interesante cuestión, en mi caso tengo el mismo tiempo para leer en cualquier época del año pero en verano me gusta leer romances que me hagan soñar, sentada bajo el porche con el calorcito es una delicia y me hace disfrutar más aún de la lectura.

    El verano pasado lo aproveché para leer de Highlanders, sin duda la época perfecta para disfrutar de esas fabulosas historias.

    responder

  • Silvia77

    23 Julio 2015 a las 19:19 |
    Me uno al club de las impacientes ;) Leo siguiendo mi instinto o lo que me apetece, aunque a veces sí dejo los tochos para el verano, con eso de que por las noches apetece quedarse al fresquito hasta las tantas. Estupendo artículo Crishi.

    responder

  • sorlib

    29 Septiembre 2013 a las 17:00 |
    Muy buen artículo!
    Yo también soy muy impaciente y tengo que leer el libro en cuánto lo tengo, soy incapaz de esperar...
    De todas maneras nunca he dejado ninguna autora para una época en concreto, me suele ser indiferente y tampoco me había dado nunca por planteármelo ;)

    responder

  • Marina

    03 Septiembre 2013 a las 20:31 |
    Yo hago "acopio" de libros para las vacaciones. También es cuanto más tiempo libre dispongo para leer, pero en mi caso no lo hago solo de una autora determinada. Me reservo los libros que tengo ganas de disfrutar con calma.

    responder

  • mc2

    03 Septiembre 2013 a las 16:54 |
    Nunca me había planteado si dejaba determinadas lecturas para verano o me resultaba indiferente. Para mí, ésta es casi la peor época para dedicarme a la lectura. Siempre hay algo que hacer. Los niños están en casa,hay que llevarles a la piscina, al parque, de excursión... Se acuestan más tarde, les cuesta más dormirse... Por eso, antes de decidirme por un libro me planteo la posibilidad que tengo para leer durante la semana. No suelo comenzar libros que sean muy largos porque me desespera estar un día entero sin leer y no poder saber el final de una historia. Todavía peor si dejo un misterio a medias de resolver. Hasta que me casé el verano era mi época favorita para leer. Ahora... la peor.

    responder

  • rosamoni

    03 Septiembre 2013 a las 16:19 |
    Precioso articulo Crishi como siempre muy bueno, y dicho esto yo prefiero en verano leer novelas mas entretenidas, para pasar el rato, de las que no te absorben, por eso leo en epoca estival harlequines y libros que tampoco me llaman mucho quizas porque en la piscina y la playa que es cuando le dedico un rato no me gusta evadirme totalmente que es lo que me pasa con un buen libro, y siempre me guardo para esas tardes de otoño e invierno los que tengo mucho interes en leer, es en esos momentos frente a la chimenea cuando los disfruto y no existe nada mas.

    responder

  • Aspasia24

    20 Agosto 2013 a las 09:27 |
    Buenos días. Pues yo la verdad es que leo todo el año. Me confieso una impaciente en lo que se refiere a los libros: si cae una novedad entre mis manos algo dentro de mi me grita "leéla YA". Como Judith y Mary Jo el momento lectura de iniverno bajo mi manta y mi merienda al lado es gloria bendita. Y si llueve estamos hablando de una dimensión superior.

    responder

  • ELSA

    08 Agosto 2013 a las 19:43 |
    No suelo hacer diferencias entre el verano y el invierno, en definitiva solo tengo un mes de vacaciones por lo tanto los otros 11 meses son rutina, así que leo indistintamente en cualquier época del año, eso sí en vacaciones tengo más tiempo. Aunque el invierno es más proclive a leer mientras llueve o hace fría y está una abrigadita sumergida en una historia estupenda.

    responder

  • Ruth M. Lerga

    07 Agosto 2013 a las 16:58 |
    Me temo Crishi que has preguntado a una pandilla de "golfillas" que en verano aprovechas las terrazas y la playa más que los libros para su tiempo libre, jejeje. Esperamos al mal tiempo para leer romántica, que parece que invita a quedarse en el sofá y dejarse llevar.
    Un artículo estupendo :)

    responder

  • Savannah990

    07 Agosto 2013 a las 12:42 |
    A mi me pasa justo a contrario. En invierno,justo en navidad,que es mi epoca del año favorito, aparco mis lectura y me releelo todas las novelas de Jane Austen, mi autora favorita

    responder

  • Bona Caballero

    07 Agosto 2013 a las 07:44 |
    No, no hay libros de romántica que reserve especialmente para una época.
    Hace años, el verano era la oportunidad de encontrar novelas en inglés en los kioscos de zonas muy turísticas. Pero ahora con internet ya los tienes al alcance de la mano todo el año.
    Lo que sí hago en tiempo vacacional es leer más literatura clásica, o sea, tochos en plan "Guerra y Paz", o no ficción compleja. En verano tengo el tiempo y la mente descansada para centrarme en cosas complicadas.
    O sea, el verano es para mi justo lo contrario a la lectura ligera (aunque también la hago, por supuesto).

    responder

    • Ruth M. Lerga

      07 Agosto 2013 a las 16:55 |
      Mira, Bonna, ahí me has "dao". Hace dos fines de semana me leí "Guerra y Paz", a pesar de haber jurado, tras Anna Karenina, que nunca más leería algo de el señor ruso de las narices, que escribirá bien pero me cago en tó con sus finales. Y me la volvió a dar con queso.
      Eso sí, me anoté tres o cuatro frases soberbias :)
      Y luego me quedé echa polvo.

      responder

      • Bona Caballero

        08 Agosto 2013 a las 12:29 |
        Todo es cuestión de con qué lo compares. Ponlo junto a Dostoyévski, y Tolstói te parecerá ligerito.
        Así como la novela romántica nos asegura el final feliz, la novela rusa nos promete dolor, sufrimiento y remate depresivo, eso sí, maravillosamente escrito. Y con una penetración psicológica asombrosa. En plan "retrato descarnado del alma humano, con sus miserias y sus grandezas".
        Yo es que acabo con la impresión de que los rusos desconocen el sentido del humor. En fin, que sí, que es para quedarse hecha polvo, pero tan a gusto.

        responder

  • sara

    06 Agosto 2013 a las 19:14 |
    Soy impaciente de nacimiento, cuando quiero algo,y cuando ese algo es un libro lo soy por triplicado, me pongo ansiosa, histerica, y puedo pelearme con los dependientes si el libro es novedad y yo aun no puedo tenerlo en las manos. En verano hay dos semanas que puedo leer a mogollón, pero suelo dedicarlas a releer a mis autoras como F. Bonelli. Tambien guardo libros que me digo: Este es lectura de verano,porque en verano no me apetecen libros "densos" pero en realidad cuando me gusta leer es en invierno; lo dicho yá anteriormente: dias de lluvia, chocolate caliente , sofa, mantita y libro, sea el genero que sea.
    Puedo leerme tres libros de golpe y a la vez, por lo impaciente que soy, aunque es verdad que cuando un libro te engancha solo lo quieres a él.

    responder

  • Katon

    06 Agosto 2013 a las 19:12 |
    Hace algunos añitos aprovechaba el verano para releer esos libros a los que les tengo especial cariño, pero ahora ni me lo planteo. Tengo tantos libros pendientes que es terminar uno y coger el siguiente. No aparco ninguno para después, según me apetecen así los leo.
    Sí me pasa como a ti, cuando más puedo leer es en verano, en invierno hay libros que se me eternizan porque casi no saco tiempo a lo largo del día para la lectura.....
    Florencia Bonelli, ahí tengo en la estantería a Marlene que me está llamando...
    Fantástico artículo Crishi!!!

    responder

  • Judith

    06 Agosto 2013 a las 15:57 |
    Quiero, quiero pero no puedo. Si un libro me apetece, me apetece YA, no puedo dejarlo de lado y esperar a que llegue un momento propicio para leerlo. ¡Todos los momentos son propicios!
    Pero confieso que trabajo de ocho a tres, que no tengo hijos y que mi chico se apaña bien solo, cocina que te mueres y le encanta leer tanto como a mí (no, no se presta, jeje).
    Así que las lecturas del verano son las que las editoriales sacan para el verano ;)
    Me va a encantar saber las respuestas de otras, no me lo había planteado nunca... Intersante, Crishi, mucho.

    responder

  • Mary Jo

    06 Agosto 2013 a las 13:58 |
    Yo soy de natural impaciente, eso quiere decir que cuando quiero algo y lo quiero ya, no puedo esperar ni dos segundos para tenerlo ni hablar de dejar un libro para el verano. Es más en ocasiones incluso he estado leyendo dos o mas libros al mismo tiempo por que me resultaba imposible esperar a termina uno antes de empezar otro.
    Ademas, aunque en verano los días son mas largos que en invierno, también es verdad que salgo mas. Paso mas tiempo en la playa, con amigos, família, etc. En invierno, con una manta, un chocolate caliente, un libro en mi sofá favorito soy inmensamente feliz. De manero que si tengo que hacer una estadistica de mis lecturas, yo diría que son mas y mejores en invierno.
    Precioso asticulo, gracias Crishi

    responder

    • Judith

      06 Agosto 2013 a las 18:52 |
      Estoy con Mary JO en lo de que prefiero leer en invierno. Sobre todo si llueve. Ay, si llueve es lo más.
      Pero no en lo de varios a la vez, no si todos ellos son románticos. Un clásico con uno romántico con uno de misterio con un no ficción puede (solo de vez en cuando, que luego le digo al médico que oigo voces), pero ¿dos de romántica a la vez? Nop, que lío a JAmes Malory con Shanna y mira qué disgusto más grande ;)

      responder

Escribir un comentario

Tus opiniones son muy importantes para que esta web siga adelante, por favor ayúdanos comentando nuestros contenidos. Si envías un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2018 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |