• Fecha: Martes, 28 Enero 2014
  • Visitas: 6689

fall-1636872 640Yo quiero ser como las heroínas de los libros, y no os lo toméis a broma que me lo he propuesto firmemente, oye.

Quiero estar siempre tan hermosa que vaya enamorando a mi paso, con esa melena ondeando al viento, brillante y lisa sin necesidad de pasar por la pelu y dejarme un ojo, y con ese no se qué que qué sé yo, que los vuelve a todos locos.

Y quiero ser como ellas, valiente y decidida, sí, pero en el fondo inocente y candorosa como las magnolias en verano. Porque cuando el galán malvado trata de enamorarla, tú ya sabes que la va a engañar y le va a hacer daño, pero ella no, ella se lo creen y confían, pobre, y cuando la engaña y le roba la honra, el dinero y casi hasta el flequillo, tú te pasas el resto de la novela diciéndole: ves, si es que te lo dije hija mía, que te la daba con queso, pero como tú no me haces caso...

Y también quiero tener esa mirada dulce, deslumbrante y embelesadora, con la que parece que no ha roto un plato cuando, a lo mejor, te has cargado la vajilla entera y parte de la cristalería.

¿Que por qué quiero ser como ellas?

Pues porque ellas siempre están perfectas, ellas no saben lo que es la celulitis, ni las estrías post parto, ellas tienen esos cuerpos cincelados por la divinidad en los que ni se mueve, ni se descuelga nada, siempre ahí todo bien puesto así pasen mil años. Y tú te dices, ¿será cosa de la biología y la genética? Y entonces maldices a Mendel y todos sus puñeteros guisantes juntos por no haberte dado esa genética tan perfecta.

Porque los problemas de ellas siempre se solucionan al final de la novela, y te la pasas entera sufriendo por ella pensando ¿pero y esto como narices lo van a arreglar? Pues se arregla al final, y si no se arregla te pillas un mosqueo de dos pares de narices, y te pasas dos días mirando el libro con mala leche, como si pudiese abrirse de nuevo ofreciéndote un final distinto.

Pero a tus problemas, a esos, sabes que como no les metas mano tú no va a venir nadie a arreglártelos.

Y por eso yo me he propuesto ser como las heroínas de los libros y voy a empezar desde ya.

¿Algún consejo? Jejeje. 

*Artículo realizado por María José Tirado 

PD: ¿Os cuento un secreto? Vosotras sois mis verdaderas heroínas. Mamás que hacen malabares con los horarios del trabajo para ir a recoger a los peques al cole. Las que no pueden evitar oler a leche agria de sus bebés en lugar de a Chanel nº 5, y son capaces de ser esposa, madre, amiga, hermana, prima, cuñada, nuera, abuela, tía... sin acabar medio loca.

Un beso enooorme a todas ;)!! 

Página personal de María José Tirado.

 

Comentarios (7)

  • Alexa Gomez

    10 Marzo 2014 a las 02:56 |
    Una excelente nota llena de humor pero que nos hace pensar lo perfectas que crean a la mayoría de las de las protagonistas de telenovela. Pero de vez en cuando una autora crea una protagonista no tan perfecta (algo rellenita, soñadora, inadecuada social y que se siente ignorada por su círculo social. Pero no lo suficiente para evitar ser el blanco de las críticas y burlas…entiéndase el bullying de la época) Yo agradezco a esa autora por dejarnos creer que las mujeres que no somos tan perfectamente bellas, como protagonistas de telenovela, también tenemos derecho a un príncipe azul con final feliz.

    responder

  • Miryam

    21 Febrero 2014 a las 20:16 |
    Ja ja ja

    Yo también quiero ser tan perfecta como para pasear horas y horas por los campos como hacen algunas y seguir oliendo a flores. Incluso despeinadas están divinas. Aunque no sean guapas para el protagonista son divinas. Siempre encuentran al hombre perfecto para ellas. En fin, que sí, que yo quiero también ser como ellas.

    responder

  • José de la Rosa

    19 Febrero 2014 a las 14:33 |
    Oye, qué buena entrada. Menos mal que los héroes y las heroínas de las novelas no existen si no no tendríamos nada que hacer. Sobre las heroínas del día a día... totalmente de acuerdo, esas sí que merecen un monumento.

    responder

  • Katon

    03 Febrero 2014 a las 20:46 |
    Jajaja, muy bueno. Si es que algunas son tan perfectas que pueden llegar a ser un poco repelentes. Con esos cuerpazos, esas mentes brillantes, corazones rotos a sus pies pero siguen siendo humildes, discretas (¡ja!) y sencillas. Me encuentro a una mujer así y pienso que es una extraterrestre.
    Yo también quiero ser una heroína, levantarme sin una gota de sueño con la piel fresca y los ojos brillantes (pero no de sueño, claro) y que mi pelo parezca recién salido de la pelu.
    Creo que me tocará seguir soñando, como a todo hijo de vecino.
    Un artículo muy cierto y lleno de humor.
    Gracias Mª José y al RNR por compartirlo

    responder

  • Jacinda

    03 Febrero 2014 a las 04:19 |
    Toda la razón. Aunque en nuestro interior queramos pensar que esa perfección es posible y que todas la tenemos dentro pero por las maldades de el destino no nos hemos dado cuenta, al final acabamos asumiendo que el dichoso personaje fue creado para ser perfecto, que no tienen que correr al baño en busca de papel higiénico para sonarse mientras lloran, que no tienen una cara horrible en las mañanas después de hacer el amor toda la noche con su galán, que siempre huelen delicioso aunque sabes que probablemente la higiene en esa época dejaba mucho que desear. En fin, es como cuando queríamos ser princesas en nuestra infancia.
    Muy buen artículo, muy divertido y te agradezco las lecciones de biología. Al condenado Mendel me lo pasaron este año en el colegio y ya se me había olvidado su nombre y sus odioso guisantes.

    responder

  • Archiduquesa

    03 Febrero 2014 a las 00:03 |
    Es cierto que a veces las protagonistas dan "asco" de tan perfectas que son, pero por eso nos gustan, porque nos hacen olvidarnos de nuestros propios defectos y de nuestros problemas del día a día.
    Heroína no es ser adorable y que venga el príncipe a rescatarte, heroína es toda aquella que se vale por sí misma y lo demuestra día a día, haciendo magia con las cuentas o escalando en su profesión.

    responder

  • Vanedis

    02 Febrero 2014 a las 22:47 |
    Madre mía, Maria José, vaya pedazo de entrada que te has marcado !
    Gracias por considerarnos heroínas ! En el fondo, creo que algo de eso hay porque con nuestro sexto sentido detectamos que nuestro peke no se encuentra bien; hacemos milagros para llegar a final de mes o simplemente, regalamos una sonrisa aunque por dentro estemos hechas polvo.
    Gracias por estas palabras tan bonitas. Besos !

    responder

Escribir un comentario

Tus opiniones son muy importantes para que esta web siga adelante, por favor ayúdanos comentando nuestros contenidos. Si envías un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2018 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |