• Fecha: Viernes, 17 Mayo 2013
  • Visitas: 9591

adult-1869119 640¿Os acordáis de aquella canción que decía "Malos tiempos para la lírica"?, pues ahora nosotras podríamos entonar el "Malos tiempos para la romántica".

En realidad se está produciendo una liberalización del mercado del "talento" que da vértigo. La sensación de que cualquiera puede escribir una novela romántica, y lo que es peor, la creencia de que es publicable, empieza a arraigar peligrosamente en la mente de muchos. Tampoco es de extrañar cuando algunos editores han dejado a un lado la parte noble de su oficio y se les exige, o prefieren, dedicar sus esfuerzos a buscar la forma de reducir costes o multiplicar beneficios al precio que sea.

Bueno es que se dé la oportunidad de publicar a quién lo vale, aunque la razón que haya determinado su salida al mercado haya sido lo barato que pueda resultar publicar a un escritor novel. Lo que no es de recibo es editar novelas de escritores carentes de talento sin ton ni son, con argumentos que no dicen nada nuevo y con innovaciones que en muchos casos, destrozan el género al que dicen pertenecer. Estas mismas editoriales dejan en el cajón a autores más veteranos de otros países que nunca han visto la luz en el nuestro y cuyas propuestas podrían resultar interesantes.

Me parece increíble que todo esto ocurra. Teóricamente, hoy en día estamos más preparados e instruidos, por tanto, se supone que sabemos discernir mejor las cosas. No debería ser tan fácil engañar a la gente, pero lo es.

En los últimos tiempos los talleres de escritura han proliferado de forma alarmante bajo la teoría de que un escritor se hace a base de esfuerzo, tras aprender unas sencillas normas de escritura y siguiendo los sabios consejos de quienes han montado el negocio.

¿Realmente es algo tan sencillo? ¿Cualquiera puede escribir un libro? Todo esto me parece descabellado, la verdad.

Es necesario que las editoriales den oportunidad a todos esos escritores anónimos que luchan por dar a conocer sus obras. Y hacen falta talleres de escritura para los que, contando con talento, necesiten pulir la parte instrumental de su trabajo. Pero sin olvidarnos nunca de que escribiente y escritor no son sinónimos. El don de la creación literaria no está al alcance de todos, el arte no se aprende, y por pagar la matrícula de un curso y romperse las uñas tecleando no se adquiere talento. Cuántos escritores no verán jamás sus obras publicadas y cuántos libros de escribientes nos tocará sufrir a las lectoras. Por desgracia esto en nada les importa a los que miran más los números que las letras. Pero sí nos compete, y mucho, a los que queremos leer una obra literaria y nos dejamos muchas veces demasiados euros en el intento.

*Artículo realizado por Kkekka

 

 

Comentarios (19)

  • mara

    20 Diciembre 2013 a las 11:54 |
    Yo también creo que a veces las autoras veteranas estiran demasiado sus series porque su editoriales saben que las fieles fans van a comprarlas. Hay casos en los que ya no esta justificada su edición.Así como también estoy de acuerdo en el tema de escribir y saturar el mercado con aquello que está de moda, ahora nos toca leer mil copias de 50 sombras de Grey y una pregunta que lanzo es ¿Porqué incluso las portadas son iguales?

    responder

  • gwen

    09 Diciembre 2013 a las 08:42 |
    No sé si "cualquiera logra publicar" o no, pero no podemos negar que la calidad de muchas de las novelas publicadas son realmente dudosas.. y aquí va un ejemplo:

    "La sociedad de Juliette" es una novela erótica, que está escrita ni más ni menos que por Sasha Grey, una ex actriz porno; y me preguntó yo ¿Qué cualidades narrativas le vio la editorial Grijalbo para publicarla???? vamos, siquiera habrá pasado la materia de lectura y redacción o como se llame en cada país??... o bien, sólo nos apegamos a que los lectores le daremos un vistazo porque es erótica y lo narra alguien que se supone sabe de ello???? Simple "morbo y moda", poca sustancia.

    responder

  • Let (M A Petersen)

    26 Mayo 2013 a las 22:04 |
    No podría estar más de acuerdo contigo.
    Pienso que quienes tengan la suerte de llegar a ser publicados por una editorial, tendrían que ser pulidos y revisados para así entregar un resultado óptimo al lector, si no, mejor saltarse ese paso... lo último dicho casi irónicamente, pues lo ideal sería volver a los tiempos en que las Editoriales hacían bien lo suyo, casi un arte y no un mero negocio por volumen...
    Por otro lado, yo defiendo a quien se autopublica porque creo en mi propia causa, porque la única editorial con la que traté fue tan poco ejecutiva y engorrosa, con la seriedad y delicadeza de un elefante en una cristalería, por lo que, dando una descripción honesta e interesante y entregando muchas páginas, por ejemplo en KDP, para que la persona prevea y decida su compra, ya las que se adjudican un ladrillo por pura flojera de no aprovechar estas instancias, son quienes, para mí, tienen realmente la responsabilidad de gastar su dinero a tontas y a locas.
    Leer solo lo que ofrecen autores conocidos, alguna vez, pudo dejar fuera a un novel Shakespeare, a un desconocido Cervantes, a una principiante Isabel Allende, sin mencionar que el miedo a lo nuevo y desconocido nos tendría a todos o muriendo de peste negra, o viviendo en cuevas, o desplazándonos en burro, no sé...
    Por supuesto que no todo el mundo tiene talento suficiente para convertirse en monedita de oro, viniéndole bien a cualquiera, pero han de ser pocos los que no valgan para nadie. No olvidemos que para gustos, hay colores, y para cada roto, un descosido.
    Si todo los carbones fueran diamantes... ya me entienden.

    responder

  • Aspasia24

    21 Mayo 2013 a las 15:54 |
    Hola a todas. Totalmente de acuerdo con el artículo. Para mi que las editoriales han olvidado que su trabajo es un arte y ahora solo lo ven como un negocio. Y al transformarlo en un negocio de paso nos tratan como si fueramos tontas. De la misma manera que a base de esfuerzo un escritor de verdad escribe una novela, las lectoras a base de leer podemos ver más allá de las letras impresas y ver "el alma" de la novela.

    Luego hay que sumarle el tema de las modas: cuando un determinado libro (sea del género que sea) es un super ventas le salen imitadores hasta debajo de las piedras. Y algunas imitaciones son autenticas bazofias. Seguramente tenéis en mente el caso de las 50 sombras de Grey. Ahora todas tenemos que leer erótica porqué está de moda, pues no. Añadiendo además el falso conocimiento sobre el género romántico en general de aquellos que etiquetan muy a la ligera. A mi me parece que haciendo esto nos tratan como personas si fueramos personas sin criterio.

    Dicen que al arma más poderosa de todas es la educación (la lectura incluida) pero en una sociedad como la nuestra en la que está mal vista, la mejor manera de sobrevivir es transformándola en un negocio. Y para mi esto es lo que estan haciendo las editoriales.

    responder

  • rosamoni

    21 Mayo 2013 a las 09:50 |
    estoy totalmente de acuerdo contigo kkekka, yo ahora voy mas a lo seguro a autoras que ya conozco porque he ido probando y salvo alguna sorpresa grata me he llevado mas disgustos que alegrias, ahora a cualquier novelucha sin argumento y con dos latigos y unas esposas le llaman novela, creo que ahora las editoriales se limitan a vender y sobre todo lo que les sale mas barato sin pensar en ningun momento en la calidad.
    una pena.

    responder

  • Noabel

    21 Mayo 2013 a las 00:22 |
    Muy buen artículo Kkekka. Me planteo lo mismo que tú, he leído algunas novelas de dudosa calidad (por argumento, traducción o lo que sea), pero siempre he pesado que había un trabajo detrás...el editorial, que se había hecho una criba, se había pulido la obra y ése, para bien o para mal era el resultado. Pensaba que a alguien sí podría haberle gustado el libro.
    En estos tiempos las editoriales (algunas) han dejado de hacer bien su trabajo, desconozco el por qué. El caso es que si ellas no corrigen, y otros directamente se autopublican....muy oscuro veo el futuro.

    responder

  • María Sala

    20 Mayo 2013 a las 21:36 |
    No creo que sea tan fácil publicar una novela. Yo lo he intentado y he fracasado de manera estrepitosa. Me considero una persona creativa, aunque lo más probable es que encaje en el perfil que has catalogado de “escribiente”. Todo está inventado desde los tiempos de Platón, lo único que varía es la manera que tiene el autor de contar una misma historia.

    La industria del ocio crece debido a la gran cantidad de tiempo libre que gozamos en la actualidad. Nuestros abuelos no tuvieron tanta suerte, a lo sumo unas cuantas horas a la semana, que disfrutaban en verbenas, paseos o teatros, mientras que nosotros nos permitimos el lujo de ver la televisión, ir al cine, escuchar la radio y leer un libro en un mismo día. En conclusión, el entretenimiento se alimenta de nuestro tiempo libre, crece con nuestro disfrute y se convierte en una obra de arte cuando sobrevive al tiempo.

    PD: el mundo editorial está viciado. El enchufismo está a la orden del día. No creo que el NOMBRE de un AUTOR sea importante. El problema es el marketing, las biblias y otros factores que se tienen más en consideración que la propia obra. Hay un montón de NEGROS LITERARIOS o ESCRITORES FANTASMAS creando historias que firman nombres famosos e ilustres. Lo que debéis preguntaros es cuantas de vuestras novelas favoritas han sido escritas por ellos. Eso sí que me indigna.

    responder

  • Sandrayruth

    19 Mayo 2013 a las 18:49 |
    Haber, estoy de acuerdo pero en cierta parte. Es verdad que ahora vemos un montón de novelas que se podría decir, sin ofender a nadie, de "mala publicación". ¿Son las editoriales culpables? Pues en parte. ¿Y porqué digo en parte? Porque ahora con la novedad de amazon, se puede uno autopublicar, es decir, yo hoy escribo un libro y me lo autopublico, me lo promociono y todo como Juan Palomo.
    ¿Cuál es el problema? Que muchas veces estos libros están llenos de errores de ortografía, palabras que no entiendes lo que significan y demás cosas varias que una editorial hace en un libro o ebook.
    El problema también está en los que compran estos libros. Ya se que puede haber maravillas de libros entre tanta publicación, pero yo prefiero el refrán que dice más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer, y hay un montón de autoras a las que han dejado de publicar, porque estamos en crisis, porque venden menos, porque.... un montón de excusas a mi parecer.
    En fin, esperemos que las cosas cambien, porque si no malamente veo a la Novela Romántica!

    responder

  • Miryam

    19 Mayo 2013 a las 17:17 |
    Estoy de acuerdo con el artículo en algunos puntos pero debo reconocer que si publican a alguien es porque otro alguien lo compra. Yo desde luego debo confesar que ya doy pocas oportunidades a autoras nuevas a no ser que el tema me fastine (el BDSM, etc no es lo mio) o que me lo recomiende alguien de quien me fio, por eso no me afecta que publiquen tanto de baja calidad. Por otro lado el que publiquen tanto también hace que descubramos auténticas joyas así que creo que es mejor que nos quejemos bajito no sea que decidan no publicarnos casi nada.

    responder

  • Savannah990

    19 Mayo 2013 a las 14:13 |
    Estoy de acuerdo contigo,Kkekka....por desgracia....yo ahora simplemente me limito a leer a las escritoras que ya conozco y que me gustan porque me he dado tantos golpes que estoy cansada de cabrearme cuando termino de leer un libro y de tirar el dinero

    responder

  • Bona Caballero

    19 Mayo 2013 a las 13:46 |
    Comparto plenamente la mayor parte de lo que aquí se dice.
    Sí es cierto que se publican cosas mediocres, tanto por las editoriales como por la gente que se auto-edita en digital. Esto último es una posibilidad que debería plantearse cualquier escritor novel. Pero lo de las editoriales me deja perpleja. Publican a escritores infumables que hoy le dan a la erótica, ayer a los vampiros y mañana, a lo que se ponga de moda. Y es lamentable, porque ahí afuera hay auténticas joyas pendientes de traducir y aquí mismo seguro que hay gente muy buena y muy digna. Pero tb los lectores tenemos nuestra parte de responsabilidad cuando compramos bodrios.
    No estoy segura de que sean malos tiempos para la romántica. El mayor superventas de la última época se puede encuadrar precisamente en el género, confirmando, de paso, los prejuicios de muchas personas sobre heroínas virginales y héroes sombríos pero ricos y guapos que sólo precisan el amor de una buena mujer para redimirse.
    Yo soy de las que piensan que lo mejor aún está por venir. Lo de que cualquiera tiempo pasado fue mejor, no va conmigo.
    Desde luego, escribiente y escritor no son sinónimos. Y no, escribir una novela no está al alcance de cualquiera.
    Dicho esto, es bastante más complicado hacer literatura que escribir dentro de un género (novela negra, de horror o romántica, da igual). Y a veces los propios autores contribuyen a esto con comentarios modestos en plan “No tengo formación alguna, pero adoro tanto la romántica que mi marido me dijo por qué no escribes algo…”
    Si alguna vez conseguimos una definición universalmente aceptada de lo que es el arte, podremos entrar a profundizar más. Pero la creatividad es otra cosa. En mi humilde opinión, casi cualquier ser humano puede expresarse creativamente: todos podemos aprender a cantar, bailar o expresarnos por escrito, resolver problemas imaginativamente, reorganizar el jardín o combinar mejor la ropa o intentar recetas nuevas… Si los talleres de escritura ayudan a la gente a sentirse mejor con su afición, no le veo el problema. Salvo que alguien les estafe diciendo que sí, que van a ganarse la vida con ello. No todos los niños que juegan al fútbol pueden aspirar a ser el próximo Iniesta.

    responder

  • Marian

    19 Mayo 2013 a las 12:47 |
    Gracias por el artículo, estoy totalmente de acuerdo con todo lo que dices. No se debe dejar de lado a los autores noveles españoles pero mucho menos dejar en el olvido obras que pueden ser más costosas de editar pero que por su calidad lo merecen.

    responder

  • Anasy

    19 Mayo 2013 a las 00:52 |
    Estupendo artículo, últimamente a pesar de la cantidad de libros que se publican del género, no hay nada bueno para leer, es penoso. Se publica a gente que no sabe ni las reglas más básicas de literatura o gramática, es muy triste que hayamos llegado a ese punto, una cosa es apostar por nuevas autoras que tienen un talento, y otra lo que están haciendo la mayoría de las editoriales, no todo el mundo vale para escribir .

    responder

  • Ava Campbell

    18 Mayo 2013 a las 20:23 |
    Con todo el pudor que me da ser una de las recientemente publicadas, y haber realizado un taller de escritura romántica (y por tanto, tener un alto porcentaje de estar incluida en el colectivo del que hablas), estoy de acuerdo contigo, salvo por un punto: no creo que se publique a cualquiera que escriba. Me da la impresión de que somos muchísimas las que escribimos, porque de lectores compulsivos e impenitentes nacen muchos escritores. Y de estas, reconocerás, hay muchísimas en romántica. Pero sí, no dudes que es mucho más barato publicar a una española desconocida que a una americana desconocida, y por supuesto si es conocida y los derechos de edición son importantes, más.

    De todas formas, creo que antes la romántica era un genero vedado a la escritura nacional, y ahora no. Pero no tengo la impresión de que el porcentaje nacional sobre extranjero sea mayor que el que se da en otros géneros. Simplemente, es que antes la romántica nacional estaba a cero.

    Pero, ¿sabes?, tampoco me parece que este salir escritoras de debajo de las piedras sea un acontecimiento moderno. Ya se lo parecía a Cicerón ("Estos son malos tiempos. Los hijos han dejado de obedecer a los padres y todo el mundo escribe libros") o a George Eliot (si conoces el ensayo "Las novelas tontas de ciertas damas novelistas" no tengo que añadir más)

    En fin. Así somos los humanos. Nada nuevo bajo el sol.

    responder

  • Katon

    18 Mayo 2013 a las 19:29 |
    La verdad es que estamos llegando a ver algunos ejemplos que dan casi miedo al saber que han sido publicados, aunque también hay ejemplos del buen talento y la imaginación que está por descubrir.
    No sé si es porque es más barato, porque se reducen costes (traducción, edición, etc.), porque se tarda menos en publicar, o porque creen que con una autora desconocida de arriesgan menos económicamente hablando, pero en mi humilde opinión se está sobrexplotando el mercado nacional, no me meto con si todas las novelas son buenas, regulares o malas (y sí, hay de todo) si no con que parece que de un tiempo a esta parte se está bombardeando el mercado con novelas nacionales y extranjeras desconocidas que la verdad, mejor se hubieran quedado sin publicar.
    Hasta la novela romántica está en crisis, solo espero que no paguen excelentes novelas que aún no se han publicado por un puñado de letras impresas.
    En cuanto a la otra parte del debate, sí, ahora mismo está la conciencia que con un par de buenos seminarios sobre técnicas de escritura y escritura creativa cualquiera puede escribir un libro, y ahí hay ejemplos de novelas salidas de esos talleres cuyas autoras proclaman a los cuatro vientos (como dicen varias autoras del otro lado del charco...)
    Un debate, o unas reflexiones muy interesantes, pero también difíciles de encontrar solución

    responder

  • Ari

    18 Mayo 2013 a las 13:29 |
    Me parece un debate muy interesante, Kkekka, y de difícil solución. Muchas veces he leído novelas vendidas por miles de ejemplares y no he sido capaz de encontrar el motivo de su éxito, poca emoción, nula novedad, apenas una correcta realización, y sin embargo han tenido muchísima aceptación. Supongo que eso ya es suficiente justificación. Si mis gustos no coinciden con los de la mayoría, peor para mí.

    Ahora aparte, como humilde escribidora a la que a veces se le ocurre la loca idea de pretender que otros lean lo que he escrito (y sin el aval de haber realizado siquiera uno de esos cursos de hágase escritor en veinte días) pues eso, como escribidora, sé que es muy difícil acallar esa voz que dice, "oye, quizá a alguien más le guste lo que haces".

    Por eso creo que es tan importante el ejercicio de la crítica, constructiva pero sincera. Tanto para los best sellers como para los autores que están empezando. Dejar oír nuestra voz y contar lo que nos gusta y lo que no nos convence tanto. Precisamente eso que hacemos por aquí ;)

    Y muy buen artículo, Kkekka.

    responder

  • sara

    18 Mayo 2013 a las 08:58 |
    Kkekka has dado en el clavo totalmente. Me has leido todo lo que pienso de la literatura ultimamente.
    LLoro solo de pensar lo que me estaré perdiendo por no publicar las editoriales a los buenos escritores aun desconocidos por nosotras, ya que estan ahora por la labor de publicar a todos aquel/lla que les presenta un libro y que les sale barato; y si encima es del tema - erotico, no te digo más, sin leerlo van de cabeza y lo publican.
    Las editoriales han rebajado el nivel de su trabajo ¿por la crisis?, ¿por desidia?, ¿por que todo les dá igual con tal publicar y que se venda, aunque sea basura erótica y que la puedan leer jovenes adolescentes?.
    No digo que todos no puedan escribir un libro, ¡ claro que si! faltaría más, pero es que antes quien escribía se lo guardaba en el cajón porque habia cierto pudor en publicar una mamarrachada y ahora estan publicando todo lo que les llega. Esa es la impresión que me dá a mi desde hace algunos meses
    Los noveles salen baratos y estamos en crisis.
    ¿Será por que venden todo lo de poca calidad?
    ¿No se venderian mas ejemplares de escritoras consagradas de las que estamos esperando sus libros como agua de Mayo? Ó ¿de algunas otras de las que aqui no tenemos noticias en cuanto a publicaciones suyas?

    responder

  • Ruth M Lerga

    18 Mayo 2013 a las 01:33 |
    ¿Recordáis cuando salió al mercado "Ángeles y Demonios" y de repente había cientos de conspiraciones desde/hacia el Vaticano en todas las estanterías de las librerías?
    Bueno, pues pensé que cuando las barbas de tu vecino veas cortar, pon las tuyas a remojar... Y más en romántica, con lo que me afecta como lectora que se nos tome por el pito del sereno...
    Curiosamente hablé sobre esto hace ahora un año en una comida con una editora de planeta booket, que ahora por cierto ya no está en dicha editorial (qué gran pérdida). Mi pregunta, o más bien mis preguntas, fueron las siguientes: ¿Puede la romántica morir de éxito? ¿Es posible que su anormal incremento de ventas en un momento de crisis, que el nicho de mercado claramente abierto, atraiga a empresarios no duchos en la materia, y ocurra que se rebaje el listón de calidad porque la demanda de novela romántica haga aumentar la oferta para buscar un nuevo punto de equilibrio entre autoras de habla hispana?
    Dicho esto por una empleada de banca que ha publicado una sola novela aprovechando dicho nicho de mercado, que a esta que suscribe no se le olvida quién es ni lo que hace.
    La editora en cuestión se encogió de hombros con soltura y me guiñó un ojo, al tiempo que me ofrecía más vino.
    Cada cual que interprete su respuesta.
    Kkekka, magnífico artículo, enhorabuena.
    Déjame acabar con unos versos de Bécquer: "Podrá no haber poetas, pero siempre habrá poesía".

    responder

    • Bona Caballero

      19 Mayo 2013 a las 15:04 |
      Soy optimista. No creo que la romántica vaya a morir de éxito. Es más, pienso que en España aún no ha tocado techo. En la página web de las RWA (Romance Writers of America) lo tienen claro: la ficción romántica tiene el mayor porcentaje de mercado: en 2011 el 14,3 %. Y con cifras de ventas que son más del doble respecto a otros géneros como el misterio, la ficción científica o la ficción literaria clásica.
      Estamos hablando de un género denostado por todos los que no leen romántica. Invisible para los suplementos literarios de los periódicos. Despreciado hasta el punto de que muchas lectoras españolas siguen –por así decirlo- “en el armario”. Si en estas condiciones aún así se vende, y mucho, hay razones para pensar que hay potencial para crecer aún más.
      Y eso sin contar con el digital, que en EE. UU. vende casi tanto (44% del mercado) como en rústica (46%, entre mass-market y TPB).
      En EE. UU. 74,8 millones de personas leyeron al menos una novela romántica en 2008. ¿En España hemos llegado a los 10 millones? ¿Estamos cerca o lejos? La verdad es que no lo sé, porque no he conseguido en ningún sitio (y eso que ando años alerta con el tema) datos reales de cuánta romántica se vende en España. No sé si será porque romántica no se vende sólo en librerías, sino también en kioscos, supermercados, tiendas de aeropuertos, estancos, etc. Si alguien tiene datos al respecto, sería interesante comparar.

      responder

Escribir un comentario

Tus opiniones son muy importantes para que esta web siga adelante, por favor ayúdanos comentando nuestros contenidos. Si envías un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2019 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |