• Fecha: Viernes, 27 Marzo 2020

bed 4953379 640Uno de los recuerdos de mi infancia que conservo grabado a fuego es el del dormitorio de mi tía, la hermana pequeña de mi madre, en casa de mis abuelos. Toda una fantasía adolescente para la cría de cinco o seis años que era yo por aquella época. Paredes empapeladas con fotos de ídolos de rostro angelical y cortes de pelo a lo tazón, maquillajes que bien habrían servido para disfrazarse de payaso mezclados con apuntes y libros de texto sobre el escritorio, un exceso de bisutería desbordando el joyero, secretos escondidos en agendas escolares y diarios… Pasé mucho tiempo allí, fastidiando y jugando a ser una más del grupo de amigas que se reunían para compartir confidencias a puerta cerrada.

¡Ay! ¡Qué morriña más grande me está entrando!

Da igual, voy intentar dejar de lado el vicio de creer que cualquier tiempo pasado fue mejor. A ver si soy capaz de centrarme en lo que interesa. Ahí vamos.

bookshelf 32811 640Te he arrastrado al antiguo dormitorio de mi tía para mostrarte algo en concreto: la estantería que está a los pies de la cama, ¿la ves? ―venga, usa la imaginación―. Está ocupada por osotes de peluche y otras especies animales, unas reconocibles y otras no tan fáciles de identificar, que de tanto en tanto dejan espacio a hileras de libros finitos. Historias con portadas decoradas por fotos de amantísimas parejas. Mi primer contacto con las novelas de Harlequin fue este. El que vino de la mano de los libros que mi tía intercambiaba con sus amigas. Un ir y venir gracias al cual los títulos almacenados en la estantería variaban sin que el número de ejemplares mermase. Ni tampoco creciese.

Por aquellos años, mi única apreciación sobre estas obras era el «¡qué feo!» que me afloraba a los labios cuando veía a los galanes que me saludaban desde las cubiertas. Así hacía reír a las niñas mayores y me ganaba su atención.

glasses 4704055 640Peeeeero, pasó el tiempo ―ese cruel villano―, y me llegó el turno de vivir la adolescencia en mi propia habitación. Allí, entre otras muchas cosas, gasté hora y horas viviendo apasionadas historias de amor que transcurrían sobre el papel. A escondidas de mi madre que, como ya te he comentado, no era muy forofa de este hobby. Algunas de estas novelas cayeron en mis manos como una secreta herencia que me donó mi tía. Fósiles de su reserva harlequinera.

Jeques, empresarios italianos emparentados con esa nobleza sin ningún valor en su país, y los ineludibles magnates griegos. ¡Cómo olvidar a los magnates griegos! Así, tras mi nefasta valoración sobre los modelos que la editorial elegía para ilustrar los títulos que sacaba al mercado, mi segunda conclusión sobre el sello editorial fue que existía en él una curiosa clasificación de sus protagonistas masculinos por nacionalidades.

man 198949 640Entonces, me asaltó una duda existencial: Oye, ¿y los españoles qué? Será que Manolo Fernández, natural de Dos Hermanas ―o de Caracas o México DF, que esto también es válido para Latinoamérica―, no tiene potencial como galán romántico. ¡Qué discriminación!

Ahí está, que no se diga que no me he preocupado por temas de importancia capital desde mi edad más tierna. Fui la Greta Thunberg de mi generación.  :-P

Pues, mira tú por donde, hace un tiempo, María Eugenia Rivera, directora editorial de Harper Collins Ibérica, concedió una entrevista. Y, como si me hubiera estado leyendo la mente, entre otras muchas curiosidades relacionadas con el famoso sello tuvo a bien solucionarme la duda.

man 1485335 640Resulta que hace treinta o cuarenta años no faltaban héroes ibéricos en el catálogo de la editorial, confesó Rivera. Pero también aclaró que este fue un personaje que se prefirió limitar para no caer en los tópicos, evitando así herir la sensibilidad de las lectoras españolas.

Con esta aclaración se me resuelve un misterio que me ha atormentado durante años. Pero también me genera otras muchas dudas. Por ejemplo, ¿podemos dar por hecho que para las alemanas ―por decir un país― los galanes españoles son lo que para las españolas los griegos? ¿Y en Grecia? ¿Se “censuran” allí las historias en las que el protagonista es compatriota de las lectoras?

Qué de incógnitas. ¡No puedo con la vida!

luna de miel marbellaPara acabar de rizar el rizo, me he puesto a bucear por Internet y he encontrado una novela titulada Luna de miel en Marbella, de Carol Miranelli, en la que el prota responde al castizo nombre de Raúl Sánchez ―ya la tengo en el ebook para darle una lectura en profundidad―. Pero, a parte de esta historia, no he hallado nada más.

Y hasta aquí mi trabajo de investigación. Estoy segura de que con este artículo me he ganado la nominación al Pulitzer, como poco XD. Ahora, te paso el testigo.

¿Qué opinas? ¿Estás de acuerdo con la decisión de la editorial de prescindir de héroes made in Spain en suelo ibérico? ¿Te parece una tontería? ¿Piensas que en la época en la que Harlequin llegó a España estaba justificado, pero que hoy en día estas cosas dan igual? ¿Te sentirías ofendida al leer determinados tópicos sobre tu país en una novela?

Estoy deseando saber tu opinión y, como siempre, ¡te leo en los comentarios!

Adriana Andivia

https://adriandivia.blogspot.com/

 

 

Comentarios (8)

  • Rocío DC

    28 Marzo 2020 a las 15:11 |
    Gracias por tu artículo Adriana, tan interesante como siempre.
    Bueno pues yo no soy de esa generación que cuenta que vivió de esa manera las titipcas novelas de Harlequin, alguna del tipo he leído en mis años de lecturas pero poca cosa. Pensando en mis inicios en este mundo, si creo que no pegaría encontrarme (confieso que ahora creo que tampoco) un Pepe o un José Luis en una historia romántica jaja XD, no sé porque pero no me pegan. Así que creo que si esta en parte justificado sobre todo en ese momento. Ahora no, pienso que siguen existiendo ciertas "normas" no escritas en que hay según que cosas que no molaría mucho, no me molestaría leer ciertos tópicos de mi tierra en una novela de hecho las hay. Pero me lo que no me gustaría es leer sobre un barrigón de dos hermanas llamado pepe, por ejemplo jejeje no se si esto responde a tus preguntas. ;-p

    responder

    • Adriana Andivia

      30 Marzo 2020 a las 12:18 |
      ¡Hola, Rocío!
      La verdad es que ese Pepe, del que hablas, yo tampoco lo acabo de ver en el papel de héroe de una novela romántica. :-P Que no digo que no pueda ser un chico estupendo y, en la vida real, no tendría ningún problema con él. Pero, si vamos a fantasear, que sea a lo grande, ¿no? ;-)
      Coincido totalmente contigo en lo de los nombres. A mí también hay algunos que, por más que pinten al personaje con un físico imponente y una personalidad deslumbrante... Como se llame Paco (por ejemplo), es que no lo veo. XD.
      Aunque debo entonar el mea culpa y confesar que, más de una vez, yo también me he pasado al nombrar a uno que otro personaje.
      ¡Muchísimas gracias por leer el artículo y dejar tu opinión!

      responder

  • crishi

    28 Marzo 2020 a las 01:03 |
    Me he sentido identificada con algunas cosas de las que comentas en tu artículo. Yo soy de las que alguna que otra vez leía e intercambiaba Harlequines en la España de los 80, porque en romántica había poca cosa hasta que llegaron las primeras autoras anglosajonas en formato grande. Recuerdo que sentía cierto prejuicio por lo que representaba ese tipo de protagonista harlequinero (ricachón, dominante, muy machote...) y no por su nacionalidad. Pero como una cosa iba unida con la otra procuraba elegir Harlequines con protagonistas más sencillos o cercanos, que eran los que menos ya que este tipo de publicaciones eran un tópico en sí mismo. Desde entonces apenas he leído este tipo de novelas y la verdad es que tampoco les presto atención. No sé si habrán evolucionado pero creo que hoy en día estas cosas deberían dar igual.

    responder

    • Adriana Andivia

      30 Marzo 2020 a las 12:12 |
      Hola, Crishi.
      Yo tampoco he sido muy de Harlequin pero, como digo en el artículo, algunas sí que han caído. Aunque, como a ti, no siempre me ha gustado mucho el modelo de hombre que presentaban estas novelas (pese a que también he encontrado honrosas excepciones). Quizás se debiera a que los títulos que cayeron en mis manos eran muy antiguos, y ya se sabe que las cosas han cambiado mucho en estos años.
      ¡Gracias por pasarte y dejar tu opinión sobre el tema!

      responder

  • Ojosazules

    27 Marzo 2020 a las 19:33 |
    A mí sí me gustan las novelas de Harlequin. Antes no publicaban novelas con este tipo de protagonistas masculinos, pero hoy en día sí que lo hacen, sobre todo en las colecciones donde publican autoras españolas. Muchas de ellas escogen a personajes españoles para sus historias.

    responder

    • Adriana Andivia

      30 Marzo 2020 a las 12:07 |
      ¡Hola, Ojosazules!
      Tienes toda la razón. Desde que se fundó HQÑ no es raro encontrar protas españoles, porque muchas autoras prefieren no salir del país para ubicar sus novelas. Personalmente, eso me encanta, porque me genera una sensación de cercanía que, por lo general, me hace conectar muy bien con la historia.
      Pero también es verdad que, cuando una autora escribe sobre su país, los tópicos no están tan presentes. O, si aparecen, se tratan en clave de humor. El problema viene cuando el que intenta hacer el chiste es alguien de fuera. Entonces, no a todo el mundo le sienta bien. :-P
      Pero coincido en que, como tú has dicho, hoy en día la mayoría ya tiene estas cosas superadas.
      Muchísimas gracias por leer el artículo y dejar tu opinión.

      responder

  • Cynthia HJ

    27 Marzo 2020 a las 13:39 |
    Yo no suelo leer apenas novelas de Harlequín porque no me gustan demasiado. Entre que la romántica actual no me llama mucho y que los libros de esta editorial son todos del mismo estilo (y con protagonistas con los que no disfruto en absoluto) pues se me junta todo. No obstante, creo que "censurar" protagonistas españoles es una tontería en mi humilde opinión. Hay topicazos, claro que sí, pero los mismos que con los protagonistas de otros países (por favor, no me digáis que los ingleses -que no escoceses- actuales son fuertes y grandes porque no lo son... Y eso es sólo un ejemplo). Así que creo que deberían tener más cabida y estar más representados, que como hombre de novela dan mil vueltas a muchos otros, la verdad XD

    responder

    • Adriana Andivia

      30 Marzo 2020 a las 11:59 |
      Si los ingleses fueran así, Cynthia, yo ya estaba reservando vuelo a Londres y te aseguro que no habría cuarentena que me impidiera llegar. XD
      Estoy de acuerdo contigo en que, hoy en día, somos menos sensibles con el tema de los tópicos.
      En eso, y también en que los hombres españoles son muy buen material para la novela romántica. A mí es que el producto nacional me gusta bastante. ;-P
      ¡Gracias por pasarte y dejar tu comentario!

      responder

Escribir un comentario

Tus opiniones son muy importantes para que esta web siga adelante, por favor ayúdanos comentando nuestros contenidos. Si envías un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |