• Fecha: Jueves, 23 Mayo 2019
  • Visitas: 947

read 1386803 640Trae la Biblia para que jure sobre ella, como hacen en las pelis de juicios. La historia que te voy a contar no solo es real, también actual. Te aseguro que lo es, aunque cuando la leas te pueda parecer cosa de hace muchos años.

Comenzaré situando la acción. El pasado invierno estuve impartiendo un curso de escritura de novela romántica. ¡Me lo pasé en grande! Pocas cosas hay que nos guste tanto a los que escribimos como desgranar los entresijos del oficio que amamos. Si, además, se tiene la enorme suerte de contar con un auditorio dispuesto a aprender y experimentar, la experiencia se convierte en algo único. También es verdad que me encontré con algún despistado al que hubo que aclararle que esto de la Novela Romántica tiene poco que ver ―al menos en un sentido estricto― con Espronceda, Byron y demás autores del famoso movimiento artístico que se extendió por Europa durante la primera mitad del S. XIX. Pero esto entra dentro de lo razonable, yo también ignoro muchas cosas de otros temas que para la mayoría de la gente son de lo más obvio. Sin ir más lejos, el futbol. Porque, a ver ¿qué narices es un penalti? De verdad que no lo sé.

Pero el caso más significativo, el que quiero compartir contigo, me lo presentó una señora de edad que me llegó a exponer delante de la nariz todo el catálogo de prejuicios que ha arrastrado la Novela Romántica, y por ende quienes disfrutamos con este género, desde que el mundo es mundo. O desde que la mal llamada Novela Rosa irrumpió en el panorama literario, que para el caso viene a ser lo mismo.

Andaba yo super metida en mi papel, explicando el ritmo narrativo y planteando consejos para trabajarlo, cuando a C., esta buena mujer que protagoniza el artículo de hoy, le dio por pedirme:

―¿Podrías poner un ejemplo utilizando el Quijote?

No me temblaron ni las pestañas ―¡Ahí, que no se diga que una no es profesional―. Ya digo que tengo la costumbre de tratar los errores de los demás con la misma naturalidad con la que afronto los propios, que no son pocos. Y así, como si tal cosa, respondí con esta dulzura que me caracteriza:

―Me va a ser un poco complicado, C. Aquí estamos hablando de Novela Romántica y Don Quijote de la Mancha no lo es.

Acto seguido hice un pequeño resumen de todo lo expuesto en la primera sesión sobre el género que nos traíamos entre manos. Fue entonces cuando a C. se le cambió el color de la cara, concretamente a uno mortalmente pálido, y con el rostro demudado preguntó con un evidente deje de terror:

―¿Corín Tellado?

El nombre salió de sus labios como Belcebú saldría del infierno.

―Por ejemplo ―admití con una absoluta falta de prejuicios a pesar de que ya empezaba a vislumbrar los de mi interlocutora. Los ojos no mienten, no señor; siempre nos dejan en evidencia  ―. Corín Tellado fue una de las primeras autoras de romántica de nuestro país.

A la pobre señora la cara de circunstancias no se le pasó al oír mi respuesta, ni mucho menos. Y yo lo entendí. ¿Cómo no iba a hacerlo? Supe que acababa de confirmarle sus más espantosos temores.

―Pero esas son historias para niñas ―siguió C., quizás queriendo agarrarse a una última esperanza para no caer en histeria al comprobar que había ido a dar un nido de víboras.

―No creas ―la corregí yo, inclemente. ¡Ay que ver lo mala que soy! ―. En realidad, el público de la romántica es muy diverso. Lo mismo te encuentras a chicas de quince años que a señoras de sesenta.

¿Es necesario que diga que ella no estaba por la labor de darme la razón?

―Pueden ser libros para iniciarse en la lectura ―insistió ―. Pero luego se pasa a obras más complejas.

stack of books 1001655 640Aquí empecé a quemarme un poco, lo admito. Eso de “obras más complejas” me tocó la fibra. Por suerte, otra chica del grupo me tomó el relevo para reiterar a esta ilustre e ilustrada dama lo equivocada que andaba en sus juicios sobre la Novela Romántica y sus lector@s.  Ni tú ni yo somos principiantes en esto de las letras, ¿a qué no?

Sin embargo, irreductible incluso tras la llegada de refuerzos, la buena de C. apostilló su teoría afirmando:

―Pero la gente que lee esos libros son personas de un cierto nivel.

El margen que marcaron sus nudosos dedos alzados en el aire delataron lo pequeñito que es el nivel que ella presupone a estos infames lectores. ¡Nosotr@s!

A su afirmación siguió un clamor generalizado, y reconozco que en medio del alboroto se me escapó un “¡pero qué nivel, hombre!” poco acorde con mi papel de responsable del grupo. No creas que soy muy visceral, para nada. En realidad, me identifico más con las de let it be que con las revolucionarias. Pero hay cosas que ni siquiera mi natural pacifista me permite tragar sin que me entre la tosecilla.

Por suerte, el episodio sucedió al final de la clase y la cosa quedó ahí. Despedí a mis chicos con una sonrisa y mis suaves maneras de costumbre. “¡Hasta el próximo lunes!”. Aunque debo decir que de C. no volví a saber nada más después de conocer la verdadera naturaleza del curso. Algo que, por otro lado, me solucionó el dilema de dar o no la voz de alarma al director, ya que la señora se me presentó sin haber sido admitida. ¡Menuda papeleta!

En cualquier caso, la mujer me dejó una huella imborrable. Hacía tanto tiempo que no me topaba personas con prejuicios hacía la Novela Romántica que, inocente como soy, llegué a creer que por fin empezábamos a evolucionar y a superar estos absurdos tabúes.

¿Qué te parece? ¿Tú también te has visto cuestionad@ por leer Novela Romántica? Cuéntame tu experiencia, así me consuelo. Ya sabes lo que dicen: “mal de muchos, consuelo de tontos” ;-p

Artículo realizado por Adriana Andivia

https://adriandivia.blogspot.com/

 

 

Comentarios (11)

  • Bona

    01 Junio 2019 a las 23:40 |
    No, reconozco que yo no me he visto cuestionada nunca por leer novela romántica. Admito que mis amigas no acaban de entender el atractivo de historias que les suena que deben ser muy parecidas unas a otras, pero no me faltan al respeto ni dicen que no sean libros de verdad. Reconozco que mi marido me entiende mucho mejor, y hasta le ha gustado alguna romántica que le he dejado. Por lo demás, el «ir de sobrada» y hasta «creída», como hago yo, también hace mucho. No pido disculpas por mis gustos. Y, si alguien se quiere poner letraherido conmigo, es más fácil que me ría a que me cabree. A mi edad, lo más probable es que haya leído más «literatura seria» (y de todo tipo) que el que me cuestione. Deberíamos sacar más el orgullo de lectora romántica.

    responder

  • Anabella

    28 Mayo 2019 a las 22:07 |
    Creo que hay buena, regular y mala literatura en cualquier género. De hecho, más del 90% de a literatura que se escribe en cualquiera de ellos es mala literatura. Obras que perduren siempre quedan muy poquitas. ¡Saludos!

    responder

  • Sandra M

    27 Mayo 2019 a las 20:25 |
    Hola Adriana!
    Lamentablemente podrías estar hablando del año 1999 que de hoy en la actualidad y es que personas así hay en todos los lados. Bien es cierto que llega un momento en el que ya no te inmutas, de tanto escucharlo haces oídos sordos, pero duele ver, escuchar, oír que hay gente que sigue pensando así y que rebajan a la altura del betún a las personas que leemos novela romántica. No es el único género, a las personas que leemos novela juvenil también se nos tilda de jóvenes que no saben lo que leen y si somos mayores y leemos el género nos miran con cara de locos. En fin, yo sigo teniendo fé en que en algún momento se nos vea como personas indistintamente del género de novela que leamos!

    responder

  • Esther

    27 Mayo 2019 a las 14:08 |
    Yo personalmente, leo de todo, pero la novela romántica buena me apasiona. Además pocos grandes libros se han escrito sin que esté presente una historia de amor. La ignorancia es éste país es cada vez mayor!

    responder

  • Sun and moon

    25 Mayo 2019 a las 01:23 |
    Post data : la novela romantica ha sido llevada al cine
    Ejemplo : Las novelas de Nora Roberts

    responder

  • Sun and moon

    25 Mayo 2019 a las 01:00 |
    Yo creo que para los gustos los colores osea que hay de todo y para todos en la viña del señor y hay que aprender respetar ( especialmente si no saben de que hablan porque nunca las han leeido ) La realidad para mi es que la lectura enriquese y siempre se aprende algo yo personalmente empece a leer con las novelas y libros de historia en la escuela segui con la novela rosa y evolucione a la novela romantica historica, paranormal, mitologia, magia ,exetera " wao " como he aprendido, ahora quisiera viajar, ver peliculas y aprender más Hay autoras muy buenas que se documentan muy bién, creando tramas complejas, suspenso, misterio, acción, intriga, humor, exetera Pienso que los hombres MACHISTAS las han catalogado como novelas tontas para nenas, pero he de decirles que sé de hombres que las leen ASI QUE DE QUE ESTÁN HABLANDO?????

    responder

  • Mercedes Gallego

    24 Mayo 2019 a las 20:28 |
    Te entiendo perfectamente, Adriana. Yo lucho a menudo contra esas ideas estúpidas, aunque poco a poco voy cambiando la mentalidad de mis conocidos. Supongo que les he allanado el camino al "obligarles" a leer mis propias novelas. Saben que soy maestra y que leo muchos otros géneros, y aunque preferirían algunos que "dirigiera mis capacidades" a otros campos, admiten que lo que hago, lo hago "bien". Eso sí, soy la única autora que leen. Pero al menos me recomiendan a sus amistades, profesorado y medicina, principalmente, y presumen de mí así que algo es algo. Por mi parte, voy con la cabeza bien alta como autora de romántica; incluso lo promociono en la biblioteca de mi pueblo con charlas y solicitando obras de mis compañeras españolas. Un abrazo.

    responder

  • Conshi

    24 Mayo 2019 a las 20:06 |
    Me sentiré siempre orgullosa de mi afición por este género porque fue mi madre quien me lo hizo admirar. Cuando tenía tan sólo catorce años me dejó leer sus fotonovelas y novelas de bolsillo de Corín Tellado, de los 60, (sí, mi madre aprendió a leer y se instruyó con ellas porque no podía pagar otra cosa) por eso me importa poco lo que piense la gente a la que le digo que leo Romántica, ya ni te cuento cuando les digo que las escribo también, jajaja, es algo que me tendrá siempre unida a mi madre. Por cierto, soy diplomada y ejerzo la ingeniería agrícola gracias al esfuerzo de mis padres.

    responder

  • Paquita

    24 Mayo 2019 a las 12:26 |
    Vamos os cuento mi caso; mi marido sin ir más lejos me dice que esta literatura "me lleva la cabeza de pajaritos", ¿os lo podéis creer? y es un hombre culto y nada machista.

    Hay un gran prejuicio sobre este género literario, parece que sea de segunda o tercera clase, que sus lectores/as son gente que no piensa. Pero a mi me da igual; que no me quiten a mi Susan E.Phillips, Megan Hart, J.R Ward, Diana Gabaldon, Elisabeth Benavent, Mimmi Kash y tantas y tantas escritoras que voy conociendo y que cultivan este género que es tan variado como los seres humanos. Para mi son una vía de escape en muchos casos, una manera de vivir otras vidas que no son la mía.
    También opino que de alguna manera, ciertos libros superventas, pienso en Cincuenta sombras de Grey que personalmente no me gusta pero he leído la serie completa, ha permitido sacar de la invisibilidad a este tipo de novelas por un buen marketing y una renovación en la estética de los libros que los hace más actuales.
    Un placer leerte.

    responder

  • Eva39

    23 Mayo 2019 a las 19:42 |
    A mí nunca me han dicho nada por leer novela romántica pero sí me han mirado mal. Por eso antes forraba los libros con papel para que no se viera la portada. Ahora ya no tengo ese problema porque llevo mi kindle y no se ve lo que leo.

    responder

  • Alma

    23 Mayo 2019 a las 12:03 |
    ¿Sabes cómo me inicié yo en la novela romántica? Soy profesora de inglés (de adultos). Un día les propuse a mis alumnos un ejercicio: les daba una portada, un título y una sinopsis al azar (tipo la que aparece en las contraportadas) y tenían que hablar sobre dicho libro: qué tipo de persona los leería, qué tipo de trama esperaban encontrar, qué personajes, etc. Y la portada "romántica" le fue a parar a un hombre muy resabiado (y muy amargado, me atrevería a decir, por su profesión- era psiquiatra). Pues bien, se negó a hacer el ejercicio. Simplemente me dijo que quienes leían ese tipo de literatura eran (literalmente): "Mujeres de baja clase intelectual. Los catedráticos no leen eso". Y dijo "eso" con cara de estar mordiendo un limón.
    Y, tozuda que es una, pensé, yo no soy catedrática pero soy licenciada. Voy a ver si paso la prueba. Leí "El beso del highlander" de Karen Moning. Y en ciertos periodos más, en otros menos, no he dejado de leer romántica hasta hoy.

    Y sí, hay libros que son una basura y te sonroja pensar que los ha publicado una editorial seria y que sirven solo para calzar mesas muy cojas. Pero que me enseñen qué género literario hoy puede presumir de sacar solo joyas maestras.

    Lo que no se puede hacer, desde luego, es llenarse la boca de opiniones cuando no tienes ni idea de lo que estás hablando.

    Gracias por el artículo, Adriana! :)

    responder

Escribir un comentario

Tus opiniones son muy importantes para que esta web siga adelante, por favor ayúdanos comentando nuestros contenidos. Si envías un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2019 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |