• Fecha: Domingo, 12 Marzo 2017

ARTÍCULO 28 ― EL TIEMPO EN LA NARRACIÓN (I)

clock-1817999 640En nuestro último artículo explicamos, aunque pueda caer de cajón, que en toda novela se desarrollan acciones, es decir, que suceden una serie de acontecimientos. Y estos acontecimientos, al igual que ocurre en el día a día, han de transcurrir a lo largo de un tiempo determinado. En la vida real, a pesar de que nos gustaría, nos podemos alterar ese factor (como dirían en la serie El Ministerio del Tiempo: «El tiempo es el que es»), y nos resulta imposible modificarlo, acelerarlo, ralentizarlo, desordenarlo o simplemente detenerlo a nuestro antojo. Sin embargo, como narradores, sí contamos con esa capacidad, ¡y es sumamente divertido ponerla en práctica!

Al contar los acontecimientos que componen una historia, elegimos cuáles resaltamos, cómo los ordenamos, por cuál empezamos… Relatar consiste en instalar un tiempo imaginario en el tiempo de la realidad.

Mediante la narración se puede —y se debe— crear la ilusión del paso del tiempo, de la evolución de los personajes e incluso de que todo tiene lugar en tiempo real, pero en ningún caso va a ser así. Es un tiempo ficticio. Leemos en apenas unas horas algo que a los personajes les sucede en días, semanas o en años. Podemos narrar en poco menos de un párrafo todo lo que le ocurrió a nuestro protagonista a lo largo de un año completo, pero también podemos alargar de forma premeditada esos segundos en los que este se enfrenta a la decisión más crucial de toda su vida.

En toda novela podemos distinguir dos clases de tiempo:

  • El tiempo de la historia: hace referencia a la época y momento en que suceden los hechos, es decir, al tiempo que transcurre en el calendario de los personajes. El paso del tiempo en la historia se indica de tres maneras posibles: mediante fórmulas temporales directas, como «aquel día», «una semana después», «tres años antes»; mediante la transformación de los personajes («cuando llegué a la mayoría de edad», «el día en que vi mi primera cana»), y/o a través de referencias a momentos concretos («en Navidad, todos se reunieron»).
  • El tiempo del discurso: se corresponde con la organización del tiempo dentro de la propia novela, es decir, cómo acontecen los acontecimientos y cómo los cuenta el narrador. Este tiene la potestad de fragmentar, tergiversar y transformar el tiempo cronológico. Pueden suceder siglos en unas pocas páginas, o un único día en varios capítulos. Puede empezar ahora y retroceder años atrás. Y un lunes no tiene por qué ir forzosamente seguido de un martes. El tiempo en la ficción transgrede la línea cronológica.

¿Te has quedado con ganas de saber más? Entonces, no te pierdas nuestro próximo artículo, porque en él veremos, uno por uno, todos los mecanismos de los que el narrador se vale para lograr esto y cómo afectan al relato.

Recuerda que puedes iniciar tu formación hoy mismo con los talleres de escritura que imparte Érika Gael a través de ESCRibir Creación Literaria.

Más información en http://comoserescritor.com

 

 

Escribir un comentario

Tus opiniones son muy importantes para que esta web siga adelante, por favor ayúdanos comentando nuestros contenidos. Si envías un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |

We use cookies

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.