Virginia Henley - El halcón y la paloma

Valoración:

Crítica realizada por Katon

Su marido se casó con la inocente Sara Bishop por sus tierras, y después la relegó a un lugar remoto y desolado del país. Decidida a vengarse, cambió su nombre por el de Sabre Wilde y se fue a Londres, donde, con su espectacular belleza, se convirtió en la mujer más deseada de la corte y en la amante de un atractivo hombre. Sabre se propuso seducirlo y esclavizarlo sin sospechar, ni por un momento, que ese misterioso hombre era su marido.

Sara Bishop es una joven que vive junto con su madre, su padrastro y sus hermanastras. La última humillación llega cuando su hermana de 15 años va a casarse, da igual que el futuro marido se le hubiera declarado a ella, ni que sus otros dos cuñados hubieran hecho lo mismo. Su madre casada en terceras nupcias con un clérigo local no sabe defender a su hija. Con el primer marido se casó por el dinero y la posición, con el segundo, un hombre irlandés se casó por amor y Sara se aferra a ello para no hundirse y con el tercero se casó por respetabilidad. Es consciente que sus hermanas la desprecian, igual porque envidian su belleza, su pelo rojo, su pecho exuberante y el carácter indómito que empezó a mostrar cuando con cuatro años y tras la muerte de su padre cogió la espada de éste y fue por toda la casa, de ahí su apodo, Sabre Wilde, que ella lleva con orgullo aunque los demás lo utilicen para ridiculizarla. El reverendo es un hombre más que estricto, para mí es cruel y desprecia a Sara.

Cuando el señor Goodman llega con la intención de comprar unas tierras en Irlanda pertenecientes al reverendo Bishop se entera que en realidad son la única dote de la joven Sara Bishop y ella, aunque la cantidad ofrecida es más que aceptable, se niega a venderlas. Pero unos días después además del dinero por las tierras le propone un matrimonio más que ventajoso con Lord Davenport no duda en aceptar. La situación con su familia era casi insostenible, y no ayudaba que sus tres cuñados hubieran intentado sobrepasarse al enterarse que se iba a casar con otro.

Shane Hawkhurst fue apodado por la propia reina Isabel como Dios del Mar, y así triunfante llega a Devon, sus incursiones contra los españoles y de mercancías con Flandes lo han convertido en un hombre muy rico, pero su llegada le acarrea una sorpresa desagradable, su padre lord Devonport vive sus últimos días y como deseo le ruega que se case. En esa conversación final con su padre revelan, aunque ambos ya lo sabían, que Shane no es hijo de lord Devonport sino de un noble irlandés O’Neill. Shane lleva años ayudándole en su lucha para liberar Irlanda de las garras inglesas, un juego muy peligroso y que podría costarle la vida.

En un encuentro con su abogado Shane le informa que le debe buscar esposa y Jacob Goodman enseguida recuerda a la joven cuyas tierras además necesitaba. Pero Shane no irá nunca a esa boda, mandará a su hermano Matt para que se case por poderes y lleve a la joven esposa a Blackmoor Hall, un lugar recóndito y dónde nadie podrá descubrirla.

Sabre en cuanto se entera de las intenciones de su ya flamante marido urde un engaño para poder presentarse en Londres y vengarse de él. ¿y qué mejor venganza que seducirle? Ambos se encuentran en la corte, Sabre le incita constantemente y nunca le da nada, sabe que cuanta mayor sea la expectación más empeño le pondrá lord Devonport. Él quiere conseguirla, hacía mucho tiempo que ninguna mujer lo hechizaba así, además que cada vez soporta menos la corte. Pero Shane tiene un secreto y nadie puede averiguarlo, cuando Sabre lo descubra tendrá a su marido en sus manos.

La novela nos muestra, a mi entender, una vida de la corte, o más bien a una reina totalmente distinta hasta ahora. Nos refleja la corte como algo sórdido, corrupto, dónde todos están a expensas de los caprichos y los cambios de humor de la reina, ni siquiera sus damas están a salvo de su ira ya que se ha hecho famosa por encerrar a aquellas damas que hayan tenido la osadía de casarse. Pero aún así sus mejores hombres la engañan en sus narices y ella parece que se deja llevar por la lujuria y la lisonja.

Esta novela podía haber tenido unos secundarios muy interesantes pero se quedan en nada O’Neill e incluso el pirata Drake. El trato que hay entre Hawkhurst y O’Neill me parece casi absurdo y poco creíble, y las razones tienen muy poco peso. En cuanto a la protagonista, que todos sus cuñados estén enamorados de ella, que todo hombre que la vea la desea pues me ha dejado un poco fría la verdad. La trama no está mal pero yo no he llegado a ver el cambio en los sentimientos de él, al principio solo quiere llevársela a la cama y luego está dispuesto a darle lo que le pida y a hacer todo lo que pueda para que sea feliz. La trama no está mal pero en mi opinión lo que han fallado son los personajes.
Novela para pasar el rato pero no para mucho más, 3/5

Escribir un comentario

Gracias por tu colaboración.

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |

We use cookies

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.