Virginia Henley - El cuervo y la rosa

Valoración:

Crítica realizada por Mc2

Hija ilegítima de Eduardo IV, Roseanne estaba comprometida con Ravenspur, el más laureado de sus guerreros. Era moreno, fuerte y autoritario, y en la cama, donde la obligo a cumplir con sus votos matrimoniales, la joven aprendió a desear sus caricias. La cautivadora belleza de Roseanna inflamaba el deseo de Ravenspur, que se debatía entre el amor que sentía por ella y su fidelidad al rey, al que debía proteger de una peligrosa conspiración.

Roseanne es una joven de 17 años que ha crecido con total libertad, descuidando su aprendizaje en las labores domésticas, pero con un gran conocimiento sobre la crianza de caballos. Monta briosos caballos, caza con los hombres de Castlemaine y su lenguaje algunas veces no es el deseable en una dama de alta alcurnia. Prometida a Roger de Monford, barón de Ravenspur, desde su infancia, toma la drástica solución de solicitarle que anule el contrato de matrimonio. Cree haberse enamorado de un caballero sin tierras, y desea alejar la losa que pende sobre su cabeza. Pero, como hija ilegítima de Eduardo de Inglaterra, ha heredado el carácter, testarudez e impulsividad de la rama Plantagenet, y su desafío no le saldrá nada bien. Tras verla en una situación comprometida y observar su belleza, Ravenspur decidirá cumplir de una vez su promesa y protegerla con su nombre. Los enfrentamientos entre ambos parecen echar chispas y él nunca se había sentido tan vivo.

El por qué de su visita al barón no le sentará bien a su madre. Sobre todo, porque Roger pone en entredicho la virginidad de la joven. Esto desembocará en tal enfado que tomará la decisión de colocarla un cinturón de castidad. Pero Roseanne siempre ha sido una joven con recursos, y su decisión de no portarlo le llevará a sublevarse ante tan desagradable disciplina. Enfurecida por una pronta boda, tomará la decisión de fugarse con su amado. Y una vez más sus planes se verán frustrados por el obstinado barón. Sin nada ni nadie que pueda evitarlo la boda se celebrará por fin, en presencia del rey Eduardo. No así la consumación del matrimonio, que Roseanne está empeñada en evitar. Ésta no dejará de hacer trampas y faltar a su palabra una y otra vez con tal de evitarlo. Ni siquiera, cuando por fin pierde la virginidad, es capaz de reconocer que ha disfrutado del momento. Decidida a continuar con sus continuos enfrentamientos con Roger es capaz de confiar en traidores y asesinos antes que en él. Enamorada irremediablemente del barón deberá arreglar el desaguisado que monta en el castillo y hacer un acto de honor. Tras creer que su marido ha muerto, y soportar humillaciones por parte de su tío, pedirá ayuda al conde de Lincoln para salvaguardar la herencia de su  hijo. Pero, ¿está muerto en realidad Roger? No quiero desvelar el inesperado final, para aquellas lectoras decididas a leer este libro.

Este libro me ha gustado, aunque no es para mí de los mejores que tiene esta autora. El personaje de Roseanne no ha sido capaz de atraer mis simpatías. A veces me parecía demasiado terca y caprichosa, como una niña pequeña deseosa de realizar las cosas a su antojo. No le importaba mentir y hacer trampas continuamente, con tal de salirse siempre con la suya. Está tan decidida a hacerle la vida imposible a su esposo que confía antes en cualquier otro hombre (no digo mujer, porque trata de imponerse a todas), que en Ravenspur. Tal vez, en plena Edad Media, donde las mujeres no tenían voz y voto, era necesaria una gran fortaleza, pero al menos debería ser capaz de afrontar la verdad. Menos mal que al final madura y se da cuenta del tiempo tan precioso que ha perdido por su terquedad.  El personaje de Ravenspur me ha gustado más. También algunos de los secundarios, aquí hay muchos, me han resultado interesantes. También considero importante la forma de tratar la anorexia. Era la primera vez que leía sobre ello en un libro histórico. La última parte del libro me ha resultado algo dura, aunque el final ha resultado ser lo que yo imaginaba. A modo de conclusión, en general ha sido un libro interesante, entretenido, ameno y creo que puede ser recomendada su lectura.

Le doy un 4 sobre 5.

Comentarios (1)

  • LILIAN

    30 Enero 2012 a las 11:38 |
    Ravenspur -a pesar de tener, todas las papeletas para ser un malote- cae subyugado ante la belleza de Roseanna. En cuanto a Roseanna, es una muchacha rebelde e indómita. Adora a su padre pero está en permanente guerra con su madre. Cuando sale de la mansión familiar para casarse, empieza a vivir mil aventuras.

    He votado bueno porque -aunque tiene muchas características Henley- no me ha acabado de llenar. Tiene alguna escena que otra durilla, que creo que sobraba en el argumento.

    La relación que mantienen los dos protagonistas es de las intensas pero en ocasiones, incomprensible.

    S P O I L E R

    Roseanna que está loca de amor por su marido, cuando cree que éste ha muerto, se lanza a los brazos del primer protector que encuentra. Entiendo que debe salvar al heredero a toda costa pero la autora, pasa de presentarnos un matrimonio que echa fuego a casar a Roseanna con otro. Después, el desenlace de la bigamia no puede ser más cutre.

    responder

Escribir un comentario

Gracias por tu colaboración.

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |

We use cookies

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.