Stephanie Laurens - El sabor de la tentación

Valoración:

Crítica realizada por Katon

Jonas Tallent, emparentado con los célebres Cynster, es apuesto, rico y de buena familia, y se dedica a disfrutar de la vida. Pero un día se ve obligado a dejar Londres y tomar las riendas de la hacienda familiar. Debe contratar un encargado para la posada de su propiedad, pero descubre que hay poca gente dispuesta a vivir en un lugar tan pequeño y tranquilo.

Emily Beauregard, una atractiva dama venida a menos, solicita el puesto, pero Jonas cree que las mujeres deben estar en los salones de baile o en los dormitorios, no en las posadas. Sin embargo, no tiene alternativa, y de mala gana permite que la joven demuestre su valía. Pero Emily guarda un secreto. No ha llegado a Devon impulsada sólo por la necesidad de mantener a sus hermanos, sino que la anima un objetivo muy concreto y ambicioso...

Emily Beauregard llega a Colyton junto con sus hermanos, ella acaba de cumplir veinticinco años y por fin es la tutora de todos ellos. Inmediatamente después decide acercarse a Grange y convencer al anciano señor Tallent que ella es la idónea para el puesto de encargada de la pensión Red Bells. Ella, junto con sus cuatro hermanos han llegado al pueblo de Colyton por dos motivos; escapar de la casa de su tío Harold Potheridge, donde las hacía trabajar a ella y a su hermana Issy como criadas y encontrar el tesoro escondido de los Colyton, y para ello lo primero que tienen que hacer es instalarse en el pueblo. Em sabe que con el poco dinero que les queda no podrán subsistir mucho tiempo, pero casualmente durante el viaje descubrieron que buscaban encargado para la posada. Sin más dilación Em se dirige a Grange, donde vive el señor Tallent, el dueño de la posada Red Bells. Pero al llegar descubre que el joven que está frente a ella, alto, apuesto, con una mirada oscura que la paraliza será su nuevo jefe, eso si acepta a una mujer en el puesto.

Jonas se está encargando de todos los negocios relacionados con la Grange y la posada mientras su padre está ausente. Él hace poco que volvió de Londres donde su vida se había convertido en una tediosa monotonía, donde empezaba a ahogarse. En Colyton, el lugar donde creció y donde vive su gemela Phyllida junto con su marido Lucifer Cynster, Jonas encontrará lo que había estado buscando sin saberlo.

Finalmente y sin saber muy bien porqué, decide darle el puesto a la joven Beauregard, aunque supiera simplemente con echarle un vistazo que sus tres cartas de referencia eran falsas, que había mentido sobre su pasado, sobre sus motivos para reclamar el puesto vacante y seguramente también había mentido sobre la edad de sus hermanas más pequeñas. Pero algo le hace darle el puesto, su instinto le dice que oculta algo, que hay algo más detrás de esos ojos vivaces que le miran sin amedrentarse.

Nada más ocupar su puesto Em va en busca del párroco local, el señor Joshua Filings para que se convierta en el tutor de su hermano Henry. Henry, el único varón de la familia y de poco más de quince años tendrá que educarse duramente para conseguir su objetivo, entrar en la universidad y convertirse en un hombre digno de confianza. El señor Filings es un hombre joven, bueno y que ayudará con gusto al joven Beauregard.

La posada, que había vivido años prósperos, estaba en decadencia desde hacía algunos años debido a la dejadez del señor Jiggs, antiguo encargado. Nadie del pueblo iba ya a la posada, y eso que era el lugar ideal de reunión de la población, hecho del que Em era plenamente consciente. Emily había dirigido la casa de su tío durante varios años, sabía que la posada necesitaba unos cambios con urgencia si quería que empezara a dar beneficios. Tras instalar a sus hermanos y una limpieza a fondo, , pintar algunas paredes, contraventanas, cambiar sábanas y demás, la posada volvió a abrir sus puertas, ahora solo necesitaban a los clientes. Issy solía cocinar en casa de su tío, pero Em no quería que sus hermanos se vieran obligados a trabajar, así que fue en busca de Hilda, la antigua cocinera. Entre los olores deliciosos de los bollos que prepara la cocinera para el té, junto con la curiosidad por la nueva encargada y sus hermanos, la posada poco a poco se va llenando. La gente del pueblo recibe a Emily y sus hermanos con cariño sincero y afabilidad. Pronto se convierten en habitantes queridos en Colyton.

Para disgusto de Em, su casero, el señor Tallent visita con frecuencia la posada, incomodándola con su mirada, con su mera presencia. La atracción entre ambos es casi instantánea, aunque Em se repita una y otra vez que su objetivo es buscar el tesoro de los Colyton. La única pista que poseen es que se encuentra en los sótanos de la casa más alta. Por fortuna Em e Issy son invitadas a una pequeña fiesta que se celebra en Ballyclose Manor, la casa que habían decidido investigar primero. Sus planes de buscar el tesoro entre las dos se ve frustrado cuando Em ve a Issy charlando con el vicario. Todos en el pueblo han sido espectadores de la atracción que han sentido ambos jóvenes y Em, para quien la felicidad de su hermana está por encima de todo, decide buscarlo en solitario.

Em no llega a los sótanos, el señor Tallent la encuentra en el patio muy cerca de su objetivo, Jonas ve confirmadas sus sospechas, su nueva empleada oculta algo y el hará todo lo posible porque confíe en él y se lo cuente. Este hecho es un punto a favor de Jonas ya que no quiere embaucarla o averiguarlo por su cuenta, quiere que confíe en él para que sea ella misma quien se lo cuente. La tensión entre ambos irá creciendo en cada encuentro, el primer beso que le da Jonas en el patio de Bellyclose será el primero de muchos. La sorpresa inicial de la joven será sustituida por la expectación de sus labios, por el anhelo que despierta en su cuerpo, aunque su mente quiera negarlo en un principio.

En poco tiempo la posada había alcanzado su gloria pasada, los habitantes del pueblo acudían con frecuencia, las damas se reunían por la tarde, muchos matrimonios acudían allí para cenar. Pero cuando Em y sus hermanos empezaban a sentirse a salvo el tío de los jóvenes apareció de improviso. Harold Potheridge recala en Colyton para volver a llevar a sus sobrinos a casa. Como Emily le dice delante de toda la gente que hay en la taberna, él solo los quiere en su casa para tener criados gratis. En ese enfrentamiento Em verá con sus propios ojos que ellos tienen ya un lugar en el pueblo, que los vecinos los defenderán y ayudarán si así lo necesitan.

Jonas siempre está cerca de Em, sabe que tiene que darle tiempo, que descubra sus sentimientos hacia él, y con la llegada de su tío y la revelación del verdadero pasado de Em y sus hermanos ratifica su decisión y hará cualquier cosa para protegerlos. Así que cuando las hermanas gemelas desaparecen, después de iniciar una búsqueda y tras descubrir cuál es su paradero, él y Joshua no dudarán en ir a buscarlas. Pero este solo será el primer incidente, y el menos grave, que surja alrededor de las gemelas.

Finalmente Emily confía en Jonas y le cuenta toda la verdad; que su verdadero apellido es Colyton y el tesoro que está escondido en el pueblo, aunque no se lo contará hasta que el propio Jonas la descubra en su propia casa buscando lo que fuera que estuviera buscando. Jonas la ayudará desde ese momento en la búsqueda del tesoro, así como Lucifer y todos los habitantes del pueblo. Que el secreto que rodea al tesoro sea comentado a todo el pueblo me parece un poco incongruente, fiarse de todo el pueblo, por mucho que hayan demostrado ser gente honrada y confiable y más teniendo en cuenta que Em, desde la muerte de su padre nunca ha podido confiar en nadie que no fueran sus hermanos.

No revelaré el verdadero paradero del tesoro, ya que merece la pena su lectura. El tesoro se guardará en los sótanos de la posada, que una vez fueron celdas y que tienen fama de inexpugnables. Una vez descubierto los problemas no acabarán ya que un desalmado utilizará a las gemelas para apoderarse de él. Hay pequeños detalles que se quedan sin explicar en el libro, como por ejemplo qué fue lo que estuvo haciendo el tío de los Colyton durante varios días, la propia Em afirma que no era asiduo a los paseos, pero en el pueblo nadie le ve desde la mañana hasta la noche.

La historia es entretenida, la búsqueda del tesoro a veces pierde un poco de fuelle debido a las tramas paralelas, cobra más fuerza en el tramo final del libro. Los hermanos de Em, a excepción de las gemelas en tres momentos puntuales, están casi desaparecidos del libro. En mi opinión hay demasiadas escenas de cama entre Em y Jonas, en algunos momentos la autora se recrea demasiado en ellas, varias hojas para describir una escena muy sensual, cierto, están magníficamente escritas, pero que se repiten con demasiada asiduidad. También me hubiera gustado que se supiera un poco más de la relación entre Issy y Joshua.

Algo a favor del libro es la química que surge entre los personajes, aunque la postura de Em de negar lo que siente hacia Jonas se hace en algunos momentos un poco tediosa. Para mí el mejor de los personajes es Jonas, por la paciencia, la franqueza y la ternura con la que trata a Emily, es un personaje que recordaré.

Aunque el libro está incluido como parte de la saga de los Cynster puede perfectamente leerse por separado, la aparición de Phyllida y Lucifer no plantea ningún problema con respecto a los libros anteriores. Como resumen puedo añadir que el libro me ha gustado, se lee muy rápido y la búsqueda final del tesoro me ha atrapado desde el principio.

----------------------------------

Crítica realizada por Trini

Jonas Tallent, emparentado con los célebres Cynster, es apuesto, rico y de buena familia, y se dedica a disfrutar de la vida. Juega a las cartas hasta el amanecer y coquetea con las damas más deseadas de la sociedad londinense. Cuando empieza a sentirse inquieto y aburrido por tanta frivolidad, se ve obligado a tomar las riendas de la hacienda familiar en el Devon rural. Una de sus primeras decisiones es contratar a un nuevo encargado para la posada de su propiedad, pero descubre que hay poca gente dispuesta a vivir en un lugar tan pequeño y tranquilo.

Es entonces cuando Emily Beauregard, una refinada dama venida a menos, solicita el puesto. Jonas cree que las damas, en especial las que son tan atractivas como Emily, deben estar en los salones de baile o en los dormitorios, no en las posadas. Sin embargo, no tiene alternativa, y de mala gana permite que la joven demuestre su valía.

Pero Emily guarda un secreto. No ha llegado a Devon impulsada sólo por la necesidad de mantener a sus hermanos, sino que la anima un objetivo muy concreto y ambicioso...

Poco me queda ya que añadir a la sinopsis, que resume perfectamente "El Sabor de la Tentación". Stephanie Laurens nos ofrece una nueva entrega de los Cynster en su estilo habitual.

Jonas Tallent es el cuñado de Diablo. Se trata de un noble atractivo, encantador y vividor que, ante el hastío de su vida dedicada a la auto complacencia, decide volver al campo y ocuparse de sus tierras y obligaciones. Gracias a la búsqueda que inicia para contratar un nuevo posadero, conoce a Emily Beauregard y no le queda más opción que contratarla. Pero desde el momento en que la ve, siente una irresistible atracción por esta dama venida a menos y se despierta en él un inexplicable instinto de protección.

Emily es, efectivamente, una dama sin fortuna, tutora de cuatro hermanos más jóvenes que ella que se ve obligada a trabajar para sacarlos adelante. No obstante, su elección del Devon rural responde más a un secreto familiar que a una casualidad. No sólo es una mujer atractiva, también es inteligente, fuerte y decidida. Asume la gerencia de la posada del pueblo que se encontraba en un estado lamentable y, con su esfuerzo y acertadas decisiones, la convierte en el centro de la vida social de la zona.

Entre Jonas y Emily surge una intensa atracción física que, con el tiempo, se convierte en un apasionado amor. No obstante, Emily oculta un secreto que la llevará a vivir una serie de pequeñas aventuras y que oculta a Jonas. Aunque éste es consciente de que ella no está siendo completamente honesta con él y pone todo su empeño en averiguar lo que Emily le esconde. De todas formas, esta es casi una excusa que le permite pasar el máximo tiempo posible junto a ella, ya que desde el principio Jonas se obsesiona con esta dama tan poco convencional.

La historia se complementa perfectamente no sólo con los hermanos de Emily, sino también con el desfile de personajes que visitan la posada, quienes los reciben con calidez y afabilidad haciéndolos sentir como en casa. Además, todos ellos juegan un papel fundamental en la resolución del secreto de la familia Beauregard.

Una de las cosas que más me ha gustado de la historia es la transformación de la posada. De ser prácticamente una "cuadra" pasa a convertirse en un lugar cálido, entrañable y agradable. Stephanie Laurens, con su prosa, consigue transmitir esa calidez a través de las páginas.

"El Sabor de la Tentación" tiene una historia interesante y, como suele ser habitual en esta autora, cargada de sensualidad. No obstante, lo que normalmente reprocho a Stephanie Laurens es su estilo narrativo recargado y florido. Realmente llega un momento en que me llega a cansar tanta descripción, sinónimos, comparaciones, metáforas y símiles. Aunque esto es así, evidentemente, porque yo prefiero un estilo narrativo más sencillo y no tan recargado. Creo que se extiende demasiado. En mi opinión, para describir un beso no se necesitan cuatro páginas.

Para aquellas personas que sean admiradoras de la Saga Cynster encontrarán una novela entretenida y amena, con una bonita y apasionada historia de amor.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |