Sandra Brown - Words of Silk

Crítica realizada por Bona Caballero

Novela sin traducir

SINOPSIS
La vida de Laney McLeod cambia desde el momento en que se encuentra atrapada en un ascensor en un rascacielos de Manhattan. Luchando contra su creciente pánico, confía en el guapo desconocido que la ayuda a superar su claustrofobia. El hombre, Deke Sargent, se siente tan atraído por esta bella y vulnerable mujer como ella por él.

Cuando vuelve la electricidad, Deke y Laney se encuentran en un abrazo apasionado que pronto lleva a una noche de amor en su apartamento. Sin recordar nada de lo ocurrido, y asombrada por su propio descaro, Laney desaparece a la mañana siguiente cuando descubre que está en la cama de un perfecto extraño.

Pero la noche de abandono que ella intenta olvidar tiene sus consecuencias. Meses más tarde, Laney recibe una sorpresa aún mayor cuando Deke aparece en su vida.

Incapaz de olvidar la química entre ellos, pero temiendo que ella sea sólo otra conquista más de este rico playboy, Laney va a descubrir que su resistencia a Deke esconde un temor aún más profundo, al que tiene que enfrentarse porque, si no lo hace, corre el riesgo de perder al único hombre al que no se ha podido resistir.

CRÍTICA

Sandra Brown publicó "Words of Silk" ("Palabras de seda") bajo el seudónimo de Erin St. Claire. Se publicó en junio de 1984 en la serie "Silhouette Desire" con el número 139.

Capítulo 1: La veinteañera Laney McLeod ha ido a visitar a unos amigos en Nueva York. Queda atrapada en el ascensor. El pánico la atenaza y a duras penas consigue responder algo al amable y guapo cuarentón que intenta calmarla, Deke Sargent. Cuando el ascensor reanuda la marcha, Laney se aferra a Deke y se echa a llorar, así que él decide llevársela a su apartamento.

Le sirve una copa de brandy. Laney bebe de su mano, cierra los ojos y se reclina en el sofá. Suspira y le pide que la abrace. Deke la abraza y la besa, y Laney se deja hacer. De lo más normal. Igual es que se ha emborrachado con una simple copa de brandy. Deke decide acostarla. Laney lo sigue y se desnuda con él delante. Deke intenta irse pero ella le grita que no. "Quédate conmigo. Lo prometiste. Dijiste que me abrazarías". Y Deke dice que bueno, que vale. Total, ella está como ida.

A la mañana siguiente Laney se encuentra con que comparte almohada con un perfecto desconocido. No recuerda nada. Horrorizada, descubre manchas de sangre en la cama. Él le explica: "No sabía que eras virgen. ¿Cómo podía saberlo hasta que era demasiado tarde?". Laney le acusa de violarla, y es verdad que no parece que estuviera en plenitud de facultades para consentir.

En cuanto puede, se escapa. Se consuela diciendo que al menos no quedará embarazada, porque es estéril.

Capítulo 2: Pues parece que el médico se equivocó, y sí que podía quedar embarazada. Marcha a trabajar como maestra de infantil en un pueblo de Arkansas. Se inventa que tiene un marido del que está separada porque, al parecer, ser maestra soltera y quedarse embarazada es motivo suficiente para que la echen. La cosa es que los del colegio hacen como que se lo creen, especialmente cuando al poco tiempo aparece Deke Sargent como el marido separado.

Capítulos 3 a 10: Laney embarazada, con detallada descripción de síntomas, libidinosamente constatados por Deke. Deke yéndose a vivir a casa de ella (sin pedir permiso), metiéndose en la cama de ella (sin pedir permiso tampoco), después de haberla espiado, seguido y hasta conseguido datos médicos confidenciales. Obviamente sin consultarla, le cambia los muebles, le compra un coche y contrata señora de la limpieza. Además de seguirla y estar en todo momento diciéndole lo que puede hacer y lo que no. Final feliz, incluida una boda celebrada cuándo, cómo y dónde él dice, y después de amenazas diversas.

Esquema prototípico de jovencita inocente y con poca entereza dominada por un señor mayor, canoso y con dinero, que decide resolverle los problemas, aunque ella le dice que la deje en paz. Y si ella no se pliega a su voluntad, es que es una irracional. Como las mujeres maltratadas, a veces ya no quedan fuerzas para seguir resistiendo.

Quizá esté pasado de moda por ser de los ochenta. Se nota en frases cursis en plan "el frondoso delta de su feminidad". Pero hay muy buenas novelitas de los ochenta que siguen siendo encantadoras.

Esta novela no enfada, sólo aburre. El comienzo no parece mínimamente verosímil. Una se imagina el pánico claustrofóbico con gritos y llanto, no un estado catatónico que te arrastre a la cama de un desconocido. O un desconocido que se aproveche de tu estupor. No atrapa, no hay giros inesperados. Y los personajes, además de tener una notable diferencia de edad, no son muy interesantes.

Hay que admitir que en la lista de nuestras autoras favoritas siempre hay alguna novela mala. Siempre creí que "Temperatures Raising" (1989) era la peor novela de Sandra Brown. Aunque "The Rana Look" (1986) y "Send No Flowers" (1984) eran serias competidoras. Después de releer "Words of Silk" tengo mis dudas sobre cuál de ellas merece tan dudoso honor. Menos mal que no las han traducido y que Sandra Brown no escribe este tipo de cosas desde hace décadas.

Valoración: 3/10. Sólo apta para fans de Sandra Brown que quieran honestamente decir que lo han leído todo de la autora.

 

 

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |