Sandra Brown - Resplandor secreto

Crítica realizada por Bona Caballero

"Resplandor secreto" (título original en inglés, "A Secret Splendor") es un romance genérico que Sandra Brown publicó en julio 1983 como Erin St. Claire. Fue el n.º 29 de la colección Silhouette Intimate Moments. Es, por lo tanto, una novelita corta de los años ochenta.

Empieza con un tenista profesional entrenándose en un club. Un grupo de fans lo jalea. Pero él sólo está pendiente de una elegante mujer, sentada a una mesa, que se dedica a escribir y no hacerle el menor caso. Esto le pica la curiosidad, así que hace una apuesta consigo mismo. Si cuando él salga del vestuario, ella sigue allí, le hablará.

Drew McCasslin es un tenista profesional en horas bajas. Su mujer Ellie falleció, él le dio al alcohol y su juego se fue por el desagüe. Ahora ha dejado de beber y está dispuesto a ponerse en forma de nuevo para volver a ser el número uno.

Arden Gentry tampoco lo ha tenido fácil. Un matrimonio desastroso y un hijo, Joey, enfermo. Aceptó ser madre de alquiler para tener dinero que le permitiera divorciarse y pagar las facturas médicas del niño. Cuando éste murió, empezó a pensar en ese otro hijo que tuvo por inseminación artificial. Querría conocerlo, hacerse amiga de la familia, incluso poder verlo de vez en cuando. Después de investigar y pensar, cae en la cuenta de que el hijo que tuvo fue entregado a Drew, el tenista, y Ellie, su hoy difunta esposa.

Por ello Arden ha viajado hasta Hawai, para conocer a Drew y a su hijo, y ha conseguido llamar su atención con el truco más viejo del mundo: no hacer caso a una superestrella del deporte acostumbrada a que todo el mundo esté pendiente de él. Logra intrigarlo precisamente porque no aparenta curiosidad alguna.

Cuando Drew sale del vestuario, sigue allí. Él se presenta con la frase "Debes tener un montón de amigos y parientes". Lo dice porque cree que ella ha estado escribiendo tarjetas postales. Ella le aclara que no es así, y a partir de ahí, empiezan a hablar. Luego hay citas, besos, y surge algo con lo que ella no contaba: enamorarse del padre de su hijo biológico.

Ella no le dice quién es. Y cada vez le resulta más difícil confesar que fue la madre de alquiler con la que él y su esposa tuvieron un hijo. Toda la tensión del libro gira en torno a ese secreto, algo que podría haberse resuelto con una conversación de adultos en la página 20.

Por lo que se refiere al enamoramiento y la pasión que se desarrolla entre Drew y Arden, es una novela Harlequin/Silhouette buena y sensual. Los personajes son muy creíbles y, además, distan de ser perfectos, lo que les hace muy humanos. Y en su época trató un tema novedoso, como era el de las madres de alquiler.

Pero todo gira en torno a un secreto que ella no revela, y que va retrasando una y otra vez. La novela se alarga demasiado. Así que puedes acabar perdiendo el interés. De hecho, te dan ganas de darle dos tortas a esta heroína procrastinadora, a ver si espabila.

Valoración: Pasable, 4/10.


Critica realizada por Shani

Después de morir Joey, Arden pensó que no le quedaba nada por lo que luchar en la vida. Pero el recuerdo de otro bebe, al que ni siquiera había visto cuando dio a luz, le dio esperanza. Ser madre y vientre de alquiler había sido una bendición cuando tuvo que escapar de su matrimonio y atender a Joey. Pero ahora, encontrarlo y explicar al padre por qué lo hizo era algo que le daba miedo.

Por su lado Drew se había quedado solo con Matt, después de la muerte de Ellie, su mujer. Tras caer en el pozo del alcohol, empezaba a recuperarse, para él, Matt era lo mejor que tenia en la vida.

Y tras un encuentro "casual" provocado por Arden, lo que en principio iba a ser entablar amistad con el padre de su hijo, se complico y paso a ser algo mas serio.

En este libro Sandra Brown ha reflejado tanto el dolor por la perdida de un hijo, como de la pareja dando al lector detalles que le hacen ponerse en el lugar de los protagonistas. Cada uno tiene una perdida. Y al mismo tiempo recupera algo. Arden el hijo que tuvo como madre de alquiler y al que ni siquiera había visto, y de esta forma los sentimientos contradictorios y de culpa por lo que siente tanto por el niño como por el padre de éste. Además del hecho de querer gritar la verdad y por miedo dejar que todo siga su curso. Drew se enfrenta a su adicción al alcohol y a la perdida de su mujer, con el reto de volver a las canchas de tenis y cuidar de su hijo Matt. También él tiene sentimientos encontrados, al sentirse atraído por una mujer, e incluso enamorarse más de lo que estaba de su mujer Ellie.

Esta muy bien escrito, para mi un libro imprescindible de Sandra Brown, no tan duro como libros anteriores y si con muchos sentimientos y escenas eróticas entre los protagonistas. Sus primeros encuentros con tensión sexual al no querer Arden ceder sin contar la verdad mientras Drew no entiende sus negativas. Más tarde con escenas muy intensas. Sandra Brown ha sabido reflejar a la perfección tanto el amor de una madre, capaz de abandonar a un hijo por el bien y la felicidad de éste, como el amor de pareja y la superación de posibles problemas. Con descripciones mas de sentimientos y sensaciones que de lugares, es en mi opinión un gran libro.

 

 

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |