Sandra Brown - El sabor del escándalo

Critica realizada por Paciencia68

Jade Sperry es una jovencita que vive con su madre en Palmetto un pueblo pequeño en el que todos se conocen y donde la mayoría de los vecinos dependen de una familia adinerada (los Patchett), que proporciona trabajo a la mayor parte de la comunidad.

Jade no sólo es guapa sino una maravillosa estudiante. Sale con Gary, un chico que aunque pobre, tiene un gran afán por abandonar el pueblo y comenzar en otro lugar. Ambos esperan con inquietud las becas que les permitirán alejarse de Palmetto y lograr sus sueños, pero mientras tanto disfrutan de su amor y la alegría de estar juntos.

Una noche, Jade se ve sometida a la peor pesadilla que puede vivir una mujer, tres de sus compañeros de clase (Hutch, Neal y Lamar) la violan, una degradación que será el principio de un periplo para esta jovencita cuyo mayor delito es amar a Gary. Desesperada, abandonada a su suerte en la fría noche, malherida y asustada, consigue llegar al hospital, donde tendrá que pasar todos los exámenes necesarios para llevar a cabo su denuncia. Si ya el hecho de la violación supone un trauma el enfrentarse a preguntas de policía, médicos y demás, se convierte en una nueva pesadilla. Los días siguientes son un recordatorio constante de su sufrimiento, lo cual la lleva a huir de su ciudad. Jamás olvidará lo que vivió en ese lugar y quizás pueda lograr justicia en algún momento.

A medida que Sandra Brown nos va explicando la evolución en la vida de Jade nos permite leer retazos de la vida de Dillon Burke, el constructor que ayudará a Jade cuando ella inicie un nuevo negocio. Dillon es un hombre con un pasado doloroso y quizás el único que podrá entender a Jade o que tendrá la paciencia necesaria para esperar hasta que ella se explique.

Esta escritora se caracteriza por mostrar en sus libros la cruda realidad, ya que describe casi siempre la vida de forma descarnada, sin medias tintas y sin dulcificar. Nos encontramos ante el que considero por ahora (me quedan algunos por leer), su libro más duro y con las escenas más difíciles de digerir para el lector.

No recomiendo este libro para aquellas personas que tengan un estómago sensible, porque durante la mayor parte de la historia me sentí atrapada por el dolor de la protagonista. ¡¡Qué impotencia!!!. Si ya los violadores merecen un castigo ejemplar, las personas que están a su alrededor y los aceptan en la sociedad necesitarían lo mismo o algo peor.¿Cómo se puede ser tan mala persona?. No quiero contar porqué digo esto, sería como destrozar el libro y dar demasiados detalles, pero he sentido tanta rabia y "odio" como la protagonista. El hecho de tener que leer partes de la violación me ha parecido demasiado intenso como para no sentirme involucrada, incluso en un momento determinado he querido gritar por tanta injusticia. No creo que nadie pueda leer esta historia y sentirse alejada de lo que cuenta.

En algún momento no he entendido las decisiones tomadas por Jade, pero creo que si se está sometida a presión y sin saber bien hacia donde tirar, una hace lo que considera más correcto, quizás no lo mejor, ni lo más fácil; pero muchas veces la educación, las influencias religiosas, los miedos a incumplir determinadas normas etc, inclinan la balanza hacia un determinado lugar.

Jade es la mejor protagonista femenina que me he encontrado, fuerte, luchadora, con iniciativa, con unas ganas inmensas de salir adelante y con las agallas suficientes para lograrlo. Encontrará en Dillon el compañero perfecto, un hombre que con su ternura, su cariño y su gran comprensión conseguirá llegar hasta su corazón.

Los secundarios son importantísimos en este libro, dotados algunos de ellos de una maldad que sobrevive a los años, otros tan faltos de carácter que son incapaces de pensar por sí mismos y algunos ajenos a la realidad o escondiéndose de ella, logran un collage que lleva al lector a una ávida lectura por llegar al desenlace.

Dejaría un lugar destacado para la madre de Jade, su dureza es muy difícil de digerir, porque desde luego no soy capaz de entenderla. Su comportamiento con su hija, su egoísmo, y sus ganas de medrar en la vida, la convierten en unos de los personajes más odiosos de este libro.

Es un libro que recomendaría con los ojos cerrados, sobretodo si sabéis lo que podéis encontrar y aún así os interesa. Es desgarrador, real, cruel; pero también tierno, dulce y perfectamente narrado. No lo catalogaría como 100% romántico, pero desde luego el romance cubre con creces el mal sabor de boca que deja la violación. Desde luego con este libro me reafirmo en que Sandra Brown es una buenísima escritora, aunque a mí algunos de sus personajes masculinos no me gusten, pero aún así ha conseguido engancharme y espero leer los libros que todavía me faltan, porque siempre atrapa al lector con sus historias.

-----------------------------------------------------------------------------------------------

Critica realizada por Mariam

A pesar del tema tan crudo y violento que aborda la novela, El sabor del escándalo es un libro que me impresionó sobremanera. Por un lado por la trama en sí. No es la típica novela romántica que parte de la relación entre la pareja protagonista, sino que parte de Jade, como un trauma del pasado la lleva a madurar y crecer, pese a que antes de todo, ya era una mujer con carácter. Eso me gustó mucho, sinceramente.

No tenía muchas referencias de esta novela cuando la leí por primera vez, hace años. Pero me llamó la atención por su autora: Sandra Brown, una de mis favoritas.

Creo que es capaz de lograr que entiendas y conozcas a sus personajes con todo detalle, así no pienses como ellos o no lleguen a agradecerte, al llegar a la última página tienes la sensación de conocerlos.

¿Por qué me gustó la novela?

Por la actitud de Jade. Me parece la de un mujer luchadora, tenaz que jamás se rinde. A veces actúa movida por el dolor o la furia del momento, pero al final como digo la puedes comprender.

Me gusta por Dillon, el protagonista masculino. Un hombre al que ves caer y levantarse.

También por la historia de amor en sí, pese a que tarda en iniciarse, me atrapó totalmente desde sus inicios al final. La química entre Dillon y Jade es palpable. Hay escenas entre ellos que me encantaron, tanto que las he releído muchas veces.

Es una novela que pese al punto del que parte, el que marca la vida de Jade, nos lleva a adentrarnos en su lectura, siendo testigos de cómo la voluntad de una mujer, humillada hasta los límites más intolerables, puede doblegar cualquier obstáculo y resurgir. Esto, junto a un protagonista igual de atormentado y herido (aunque de otra manera) la hacen una novela diferente, pero, en mi opinión, una novela muy buena.

 

 

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |