Sandra Brown - El retorno de Sunny

Critica realizada por Mariam

El nombre de Sunny Chandler está en boca de todos los habitantes de Latham Green, la pequeña población que la vio nacer, crecer y desaparecer, cual novia a la fuga. La causa de su notoriedad fue uno de esos pequeños escándalos que sirven para amenizar conversaciones y que perduran años y años en la mente de todos, pese a que sucedió tres años atrás: Sunny dejó a su novio plantado en el mismísimo altar.

Desde entonces la simple mención de su nombre basta para encender un reguero de especulaciones y chismorreos a su costa. Se ha forjado una fama de femme fatale, rompecorazones, calientabraguetas... entre otros muchos y poco halagüeños calificativos.

Herida, aunque finja lo contrario, la chica se juró a sí misma que nunca volvería a poner un pie en ese "pueblo de catetos", pero la boda de Fran, su mejor amiga, le obliga a incumplir tal promesa.

Así que, a regañadientes, Sunny Chandler regresa Latham Green rodeada de una gran expectación y convirtiéndose en el foco de todas las miradas indiscretas. Y, sin ella saberlo, en la causa de una apuesta.

Ty Beaumont es el sheriff de policía de la pequeña población. Puesto que su llegada a ésta se produjo casualmente tres años atrás, no conoció a la famosa Sunny Chandler. La primera vez que la ve es en la fiesta de compromiso de Fran y Steve.

Su primera impresión es que la mujer es, sin duda, una firme candidata para convertirse en su próxima amante. Así que acaba haciendo una apuesta con su amigo y compañero, George Henderson. Según éste, Ty no podrá llevarse a la cama a la inaccesible Sunny, y según el sheriff antes de la boda -que tendrá lugar exactamente en una semana- la chica habrá visitado, el por otra parte concurrido, lugar. No en vano, Ty tiene fama de ser un mujeriego de mucho cuidado. El premio a tal apuesta: una caña de pescar nueva si George es el vencedor y una caja de whisky para Ty si es el ganador, aparte del hecho de lograr a Sunny, claro está.

Así que enseguida se lanza al ataque de la conquista de la chica. Después de todo su fama de conquistador y su fama entre las sábanas no pueden ponerle las cosas muy difíciles... ¿o sí?

El "inocente" coqueteo y las continuas negativas de Sunny no amedrentan en absoluto al hombre, sino que al contrario le hacen mantenerse más firme aún en sus propósitos. Pero poco a poco va descubriendo que Sunny no es la frívola mujer que aparenta o todo indica. Bajo esa fachada cosmopolita que luce se esconde una chica herida y desconfiada que le atrae poderosamente. Hasta el punto que empieza a estar en juego mucho más que una caja de su whisky favorito: su propio y oxidado corazón.

Sunny se prometió a sí misma no volver a permitir que un hombre le destrozara el corazón. Pese a la fama que la precede, ella alza la cabeza ante las miradas especulativas que pululan a su alrededor. Total, sólo será una semana y es por una buena causa, la boda de su mejor amiga. Así que el sacrificio merece la pena.

Pero ante el insistente flirteo del sheriff Ty Beaumont siete días se le antojan eternos, mas aun cuando debe fingir indiferencia y desdén por el atractivo hombre que tan poderosamente le atrae, aunque el muy patán le confesara la misma noche que lo conoció que va a llevarla a la cama para ganar una apuesta.

Quizá el argumento de El retorno de Sunny, a primera vista, no resulta innovador ni original. Pero desde la primera a la última página os encontraréis una novela ágil, intensa y que os garantizará una buena dosis de carcajadas. Escrita con la pluma inconfundible de Sandra Brown, nos encontramos con unos protagonistas que sencillamente destilan pasión. Sus personalidades no pueden ser más explosivas y las confrontaciones entre ellos hacen que salten chispas a su alrededor.

En un principio, para quienes no halláis leído el libro, seguro que pensaréis que Ty Beaumont es el mayor arrogante, prepotente y vanidoso protagonista con que os podáis encontrar. Sin duda, pensaréis bien: creo que se pueden añadir algunos calificativos más, pero al margen de eso es un hombre irónico y mordaz, cuyos diálogos están plagados de comentarios tan insidiosos y descarados que no puedes menos que reírte, haciendo que se te olvide el deseo de retorcerle el cuello.

Sunny es una chica que se oculta tras una capa de frío desdén. A ojos de sus propios vecinos es una mujer sin escrúpulos que no dudó en abandonar a su pobre novio en el altar el mismo día de la boda. Pero las apariencias no son lo que parecen, como se descubre más adelante, y Sunny no es tan frívola como todos creen.

Aunque parece regresar como una joven sureña con la nariz alzada y mirando con desprecio a las ignorantes gentes de Latham Green con inferioridad, enseguida compruebas que no es más que una fachada para protegerse de los comentarios malintencionados y las burlas de los demás.

Como comento antes, el argumento no es nada del otro mundo, pero el libro está plagado de escenas sugerentes, sensuales e irónicas. Uno de los rasgos predominantes de la novela es el sentido del humor que destila en cada página.

Lo más negativo que tiene el libro es que se trate de una novela tan corta, porque ciertamente yo habría agradecido unas cuantas páginas más.

Lo más positivo: sus protagonistas y los diálogos repletos de ironía y mordacidad.

Ty Beaumont es uno de esos protagonistas directos y brutalmente conciso a la hora de expresarse, claro que el pobre hombre se topa con Sunny Chandler que le iguala en mal genio, sinceridad e irreverencia.

Con estos personajes, ya os podéis hacer una idea del resultado.

El retorno de Sunny es un libro que, sin ser inolvidable, proporciona una lectura bastante divertida, con escenas sensuales y una historia de amor bastante buena. No es una novela que te haga emocionar o suspirar, desde luego, pero es fresca, ágil, mordaz y, a su modo, bastante romántica.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------

Crítica realizada por paciencia68

Siempre soy tan dura con los protagonistas masculinos de Sandra Brown que tengo que dejar mi comentario, porque por una vez(quizá sea la segunda o tercera, puesto que se salvan también los protagonistas de "Imagen en el espejo" y "Sedas de Francia") este espécimen masculino ha conseguido divertirme. Al inicio del libro me pareció que nuevamente tendría otro hombre "made in Brown" que conseguiría un mote específico. Casi todas las características de este personaje parecían encaminadas a dar como resultado a un : prepotente, borde e inaguantable machista y machito de los que Sandrita retrata estupendamente; pero a medida que iba avanzando páginas me dí cuenta que a pesar de reunir muchas de las cualidades por las que no soporto a la mayoría de sus protagonistas, éste en concreto tenía un punto divertido-tierno y protector que consigue que lo salve de la "quema".

El personaje de Sunny no ha llegado a convencerme, la escritora pretende colarnos a un personaje que no existe, para redescubrirnos a esta protagonista cuanto más avanzada está la historia. Es una mujer incongruente, que quiere pero que no se atreve, y cuando recibe su misma medicina se enfada. No sé, igual a esta chica le venía mejor uno de los muchos petardos que crea Brown y no Ty, que a pesar de su cinismo y prepotencia, conserva un punto tierno y cariñoso que le hace comprender muy bien la personalidad de Sunny.

La historia no aporta nada nuevo, no es imprescindible, pero a mí ha conseguido engancharme y provocarme risa. Quizás han sido los momentos más tontos de esta historia los que me han divertido y hecho pasar un rato muy agradable.

Le pongo un 3. Regularcillo, pero sirve para pasar el rato.


Crítica realizada por LadyZarek

OPINIÓN:

"El retorno de Sunny", de la reconocida escritora Sandra Brown, es uno de esos libros que prometen poco y dan menos. Sus escasas páginas, unidas a unos protagonistas olvidables, le han quitado puntos a un libro que podría haberme divertido, pero eso se ha quedado en agua de borrajas.

Sunny Chandler regresa para la boda de su mejor amiga tres años después de haberse marchado del pueblo, tras haber abandonado a su novio en el altar. Se quedará una larga semana, y luego volverá a su vida en la ciudad. Pero no cuenta con que el pertinaz (que yo llamará acosador directamente) Ty Beaumont va a perseguirla para que se acueste con él. Sus ojos azules la fascinan, pero le rechaza una y otra vez...

Hubiera podido disfrutar de este libro, de no haber sido por los protagonistas: ambos son repelentes, para empezar. La edición de Talismán falla en cuanto a ortografía y puntuación, lo que le resta puntos.

Voy a centrarme en los dos protagonistas, que tienen tela para cortar los dos...

Sunny parecía una mujer segura de sí misma y con coraje, pero a medida que iba leyendo la historia, he descubierto a una quejica que se irrita por nada. ¿Sabe lo que es estar contento? ¡No puede dejar de chinchar por un rato y relajarse como cualquier ser humano normal? No. Porque doña remilgada y perfecta tiene que quejarse de todo, y no tolera las bromas. Menuda pesada.

Ty no es mejor que Sunny. Lo suyo roza el acoso sexual, y es me parece de todo menos romántico. ¿Y trabaja para la ley y el orden? Muy irónico, sí señor. Cuando alguien te rechaza una y otra vez, hay que dejar de perseguir a dicho alguien.

La historia en sí es pasable, pero los protagonistas dejan muchísimo que desear, así que el libro se lleva un suspenso.

Nota: 2/5.

 

 

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |