Sandra Brown - Bed and Breakfast

Crítica realizada por Bona Caballero

(Sin traducir)

Herida demasiadas veces en el pasado, Sloan Fairchild no se interesa por el amor. En lugar de ello, vuelca toda su energía en su elegante bed and breakfast en San francisco. Pero cuando su mejor amiga le pide que albergue a su prometido durante un mes, Sloan abre las puertas de Fairchild House a Carter Madison... y conoce a un hombre que pone su mundo (y su concepto de sí misma) patas arriba.
Sloan intenta ignorar los sentimientos que le provoca este hombre tan guapo... intenta no soñar sueños imposibles. Y aún así, cuando Carter manifiesta su propio deseo, Sloan se enfrentará a una decisión desgarradora: amar por el momento, marcharse para siempre, o luchar por tenerlo todo.

CRÍTICA

Sandra Brown no suele escribir series, pero sí ha creado "parejas" de libros relacionados entre sí. Una está formada por "Breakfast in Bed" y "Send no Flowers", no traducidas. No son de los mejores romances genéricos que escribió en los ochenta, pero todavía se pueden leer.

Bantam publicó "Breakfast in Bed" en noviembre de 1983 como el número 22 de la colección Loveswept. "Breakfast in Bed" significa, literalmente, "Desayuno en la cama", y parece un juego de palabras con "Bed and Breakfast" ("Cama y Desayuno"), ese tipo de establecimiento hotelero con media pensión, como una posada.

Los padres de Sloan Fairchild nunca la hicieron mucho caso. Su único novio la dejó por aburrida. Así que Sloan piensa que hay algo malo en ella. Tiene la autoestima por los suelos.

Ha convertido Fairchild House, un antiguo caserón, en elegante "bed and breakfast" para turistas que busquen un entorno agradable, familiar y con comida casera. Como es una chica soltera, sólo acepta parejas o mujeres que viajan juntas. Su vida tranquila y solitaria la satisface. Para Sloan, es un refugio frente a ese mundo exterior que le ha hecho daño.

Pero Sloan tiene una amiga, Alicia. Viuda y con dos niños, se va a casar con Carter Madison, el mejor amigo de su marido. Carter escribe superventas, y necesita tranquilidad para acabar su última novela. Fairchild House es el sitio perfecto para centrarse, ajeno a las interrupciones de Alicia, los niños y los preparativos de la boda. Así que Sloan hace una excepción en su regla, y acepta que Carter se aloje con ella un mes.

El libro empieza cuando Sloan le abre la puerta, y la primera frase es significativa: "En el momento en que lo vio, supo que había sido un error hacerle este favor a Alicia".

Amor y deseo a primera vista. Ayuda a Carter representando una escena amorosa del libro que está escribiendo, hacen la compra, él le echa en cara que lleve el negocio sola, le describe lo atractiva que es, y pasa rápido a psicoanalizarla: "Intentas esconder ese delicioso cuerpo tuyo en ropa desaliñada. Eso es lo que está mal en ti. Intentas esconderte, de ti y de ti misma. ¿Por qué, maldita sea? ¿Por qué?". Y todo ello en las primeras veinticuatro horas.

Después de cenar, la arrincona y le suelta que tiene unos pechos bonitos. Y añade "están temblando, ¿por qué?". Muy de los ochenta: acaba besándola y acariciándola, sin que Sloan le dé pie a ello. Ese beso apasionado, no obstante, le gusta mucho a la joven. Pero Carter está prometido a su mejor amiga.

Sobre ellos planea la sombra de Alicia, a la que no quieren traicionar. Sloan se resiste todo lo que puede, aunque ello signifique renunciar al amor verdadero.

Carter es algo más incongruente. Expresa con insistencia su deseo y se enfada cuando no consigue lo que quiere. Parece olvidar que está comprometido. Como si enrollarse con Sloan no significara traicionar a Alicia. Da por supuesto que se casará con Alicia, aunque ni la ame ni la desee. Se ha comprometido con ella, y con los niños. Aunque parezca algo tonto, ese es el núcleo del conflicto en esta novela.

El origen de este férreo compromiso que siente Carter no queda claro. Tendría alguna lógica si él se sintiera culpable por algo, o si hubiera algo raro en su relación con su amigo muerto, o si Alicia tuviera graves problemas económicos. Pero no. Debe creer que los niños necesitan una figura paterna, o que Alicia estará desvalida sin un hombre, y que él es el único suficientemente bueno para sustituir a su amigo muerto.

La tensión sexual entre Carter y Sloan domina desde el primer instante, y las escenas amorosas son tórridas. En cuanto a la ambientación, hay alguna pincelada turística de San Francisco, aunque desvaída por el mal tiempo. Así la novela resulta algo melancólica, pero perfecta para una tarde de lluvia.

El tema del engaño y la traición no es fácil para una novela romántica. Sandra Brown consigue narrar de forma bastante dulce una historia que en principio puede repelerte: un tipo que le tira los tejos a la mejor amiga de su prometida. O, visto desde la perspectiva femenina: aunque el novio de una amiga te resulte atractivo, no por ello te enrollas con él, ¿qué clase de amiga serías entonces?

En conjunto, puede resultar entretenido. Lo lees de un tirón si te metes en la historia. Pero no descarto que haya quien lo pueda encontrar anticuado, irritante por el tema o aburrido en su desarrollo.

Alicia protagoniza el otro libro de esta serie, "Send no Flowers".

Valoración: 5/10, ni fu ni fa.

------------
Datos de la primera edición en inglés
Título: Breakfast in Bed
Autora: Sandra Brown
Género: contemporánea
Fecha: noviembre de 1983
Editorial: Bantam
Colección: Loveswept n.º 22
Edición: rústica
ISBN13: 9780553216233

 

 

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |