Samantha Young - Calle Londres

Valoración:

Crítica realizada por Anasy

Me gustó mucho Calle Dublín y el relato Calles de Edimburgo, historias intensas y bonitas, por eso cogí Calle Londres con muchas ganas, pero claro, sea la historia buena o mala, no hay nada que hacer cuando la traducción no está bien, porque a mi personalmente ya me fastidia mucho toda la lectura, y este libro está mal traducido y contiene muchos errores, aún así pude disfrutar de la historia de Jo y Cam, aunque no tanto como me habría gustado.

Conocimos un poquito a Jo en Calle Dublín siendo la compañera de trabajo de Joss, ambas son camareras en el mismo club y en la actualidad son grandes amigas, pero Jo es conocida por salir con hombres más mayores que ella, la primera impresión es que es una aprovechada que se vale de su físico para salir con tipos adinerados, pero tras todo eso se esconde un trasfondo mucho más complicado.

Ahora sale con Malcom, un hombre maduro y cariñoso al que tiene mucho cariño y espera que sea el definitivo aunque sigue siendo reticente a presentarle a su madre y a su hermano, todo va bien hasta que en la exposición de Becca, una ex novia de Malcom, conoce a su actual y joven pareja, Cameron McCabe.

Jo es una chica que lo ha pasado mal, maltratada por su padre, con una madre alcohólica que les hace la vida imposible a ella y a su hermano pequeño Cole, del que se ha encargado desde su nacimiento y por el que lucha, trabaja y ahorra todo lo que puede, quiere darle un buen futuro y seguridad. La llegada de Cam pone su mundo patas arriba, la tensión entre ellos se corta con un cuchillo, y todo empeora cuando le consigue trabajo en el club, ya que Cam aunque es diseñador gráfico, está en el paro, pero si las cosas se complican trabajando juntos, cuando Cam se muda al piso de abajo y descubre la verdad sobre Jo y su familia se descontrolan.

Cam juzga mal a Jo al conocerla, pero cuando reconoce que se ha equivocado, sabe pedir perdón y se convierte en su máximo defensor y apoyo, y cuando ambos dejan a sus parejas, ya no hay nada que les impida estar juntos, pero los miedos y el pasado de Jo, no pondrán fácil el camino.

La historia me ha gustado mucho, los protagonistas también, tal vez no me ha gustado tanto como Calle Dublín pero es un buen libro al estilo del primero, lo malo, la traducción.

Muy bueno.

 

Crítica realizada por Mencía

Sin duda alguna Samantha Young constituye para mí la autora revelación de este año. Calle Dublín me sorprendió y estimuló mi apetito por volver a tener la oportunidad de hincarle el diente a otra de sus obras, Calles de Edimburgo consiguió arrancarme un trocito de mi corazón y en cuanto a Calle Londres, me ha cautivado de principio a fin.

A veces, como ahora, cuando disfruto tanto con una novela apenas encuentro palabras con las que poder transmitir el placer que me ha provocado su lectura. A mi mente acuden en cascada un torrente de imágenes a las que no puedo ni quiero poner freno y el recuerdo de las emociones que me provocaron hace que vuelva a sentir ese misterioso y visceral latido del que me declaro adicta.

Calle Londres es una sucesión de escenas inolvidables. Sus diálogos son estimulantes, precisos, naturales y están llenos de vida. La definición de los personajes se desarrolla través de ellos, por lo que nos procura una lectura sencilla y con un ritmo estupendo. La historia de amor que narra se nos antoja real, cercana, humana...

Sí, Calle Londres es una novela vital donde podemos hallar unos protagonistas con sus aristas, sus luces y sus sombras, y sobre todo, con alma. El resultado de tan cuidada construcción -de la que también dan muestra los personajes secundarios- es un carrusel de maravillosos momentos que vamos descubriendo según avanzamos en su lectura.

Momentos que nos robarán el aliento y otros que sabrán arrancarnos esa sonrisa llena de complicidad. No faltarán los que nos sumerjan en el desconcierto, aviven nuestra rabia o nos insten a revolvernos; los que nos den oportunidad de revivir recuerdos de juventud, los que dejen paso a la ternura y, claro está, los que estimulen y alimenten nuestra sensualidad.

Sin duda Calle Londres incluye escenas sexuales: descriptivas, directas, lujuriosas. En ellas el lenguaje de la piel toma la palabra, pero constituyen una expresión más del amor. Desde el primer encuentro la tensión sexual entre sus protagonistas es patente y adictiva en extremo. La descripción de un mínimo detalle: un roce, un cruce de miradas, un susurro... nos catapulta a otra dimensión, embriagadas de placer y ansiosamente expectantes.

Reconozco que, para una fría tarde de invierno, una novela donde pasión y amor van de la mano resulta de lo más apetecible. Pero si es Samantha Young la que la firma la obra pasa a ser altamente recomendable en cualquier estación del año.
Algún día volveré a perderme entre sus páginas, a disfrutar con sus dudas y certezas. Oh, sí, no cabe duda, volveré a pasear por Calle Londres ...

 

Crítica realizada por Katon

Jo tiene dos empleos, tres días a la semana va por las mañanas a una oficina donde tiene que aguantar al déspota del jefe, y lo compagina con su trabajo en el Club por las noches. Jo maduró muy joven y debe hacerse cargo de su hermano adolescente y de una madre alcohólica. Para complicar aún más su vida al piso de abajo se muda su nuevo compañero de trabajo y por el que siente una atracción que no puede controlar. En resumen, una protagonista con un pasado difícil y un hombre que llega y pone su mundo patas arriba. Había leído que era una novela muy original y siento disentir a esa afirmación.

Yo no sé qué me pasa con esta autora que no ha terminado de gustarme. En Calles de Edimburgo el protagonista masculino me cayó regular, pero es aquí a quien no soportaba era a la protagonista.

A Jo le sentaba fatal cuando la gente pensaba mal de ella, que solo salía con hombres más mayores y ricos por su dinero ¡pero si es que es verdad! Y sus justificaciones eran más una excusa tras la que se escondía que un de todo aquel que no estaba dentro de "su muralla personal". No aceptaba un buen trabajo que le ofrecía Braden, el novio de su amiga pero no le importaba que hombres ricos le regalaran ropa y demás complementos para luego venderlos. No, no y no, no entendía esa actitud y creo que ha hecho que leyera todo el libro con una actitud reacia. Hacia el final ha mejorado un poco, pero no lo suficiente. Aunque eso no ha sido lo único que no me ha gustado.

No sé ni por dónde empezar, la traducción me ha parecido nefasta, no sé quién se estará encargando últimamente de esa sección o de su revisión, pero la novela está llena de palabras que chirrían y frases que hay que leérselas más de una vez para entender qué nos está diciendo la autora.

Pero debo reconocer que lo que menos me ha gustado del libro es que me han saturado las escenas de cama, si es que cada pocas páginas te encontrabas una, he acabado saltándome párrafos enteros. Sin hablar del vocabulario, que yo lo siento mucho pero leer la palabra polla cada pocas páginas no me gusta y ya cuando habla de la vena en esa parte del protagonista me causa más repulsión que otra cosa, al final solo tenía ganas de acabarme el libro de una vez. Sin mencionar que ambos se ponían cachondos con una sola mirada ¡durante todo el libro! Qué hartura de novela. Qué lástima que suceda eso, y qué rabia por el dinero perdido.

Resumiendo, que dejo a esta autora aparcada de momento por no decir indefinidamente.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |