Rachel Gibson - The trouble with Valentine's day

Valoración:

Crítica realizada por Mariam

Novela sin traducir

Mientras Kate, a la barra de un bar, piensa en lo deprimente que es el día de San Valentín cuando no tiene con quién celebrarlo, un desconocido se sienta a su lado. Cuando lo estudia por el rabillo del ojo se percata de que es un hombre muy atractivo que encarna sus fantasías sexuales más alocadas, aquéllas en las que por una vez se atreve a seducir a un desconocido, pasar una noche de sexo con él y abandonarlo después sin mirar atrás ni sentir remordimientos.

El último San Valentín fue un fiasco para ella, ya que su por entonces novio la abandonó cuando ella mencionó la palabra prohibida -matrimonio- pero eso sí tras disfrutar del "regalo" que Kate tenía preparado.

Un poco achispada, Kate se le insinúa al desconocido del bar, quien parece interesado en ella, pero quien al instante no sólo la rechaza brutalmente, sino que sale por patas de allí.

Deprimida ante su desastroso intento de seducción, ante su patética vida amorosa y el fin de su carrera, después haber renunciado a su trabajo en Las Vegas, como investigadora privada, tras haber sido contratada por un psicópata que la usó para dar con su familia, Kate decide que necesita un cambio de aires.

Así que se marcha a Gospel, en Idaho, donde vive su abuelo. Su idea es acompañar al anciano y ayudarlo a reponerse del dolor por la muerte de su mujer, dos años atrás, de la que aún no se ha recuperado. Pero a la vez piensa que se encuentra ante una excelente oportunidad para cambiar un poco de vida.

Así que mientras decide que hará con su futuro, vive con su abuelo y le ayuda a regentar la tienda que esté posee en Idaho.

Pero un día aparece en la tienda el misterioso dueño de la tienda de material deportivo, Deportes Sutter, situada enfrente, del que todos especulan en Idaho, quien no es otro que el hosco Rob Sutter, ex-jugador de los Chinooks y... el desconocido del bar.

Kate no sabe donde esconderse, pero el hombre tiene el buen tacto de fingir que no la conoce, al menos delante de su abuelo.

Sin embargo, más tarde Rob la sermonea sobre los peligros de seducir a desconocidos en los bares.

Rob está quemado de las relaciones amorosas. Atrás ha dejado un pasado loco, repleto de líos de faldas y mujeres, juergas desenfrenadas y locuras constantes, hasta que estuvo a punto de perder la vida. Lo que le ha llevado a replantearse su vida y a evitar no sólo las relaciones serias, sino los escarceos puntuales. No le interesan en absoluto.

Sin embargo se siente poderosamente atraído por Kate Hamilton, la independiente, respondona y entrometida nieta de Stanley Hamilton.

Kate está decidida a ignorar a Rob, después de todo hay mil cosas a hacer en Idaho, así sea escuchar el desalentador club de poesía de los viernes por la noche, irse a jugar al billar con los conflictivos hermanos Buckhorn...o chismorrear como cualquier otro vecino de Gospel.

Rob evita las relaciones, pero poco a poco con Kate se siente relajado, sin recelos ni desconfianzas, aunque no por ello ha cambiado de parecer. Kate se siente más atraída por Rob con cada día que pasa, pero no puede dejar de temer que su corazón pueda volver a resultar herido, como tantas veces le ha sucedido en el pasado.

Pero mientras uno y otro aclaran sus sentimientos, sus encuentros y desencuentros dan mucho trabajo a las cotorras de Gospel...

The trouble with Valentine's day transcurre en Gospel, Idaho, así como Confesiones Verdaderas. De hecho se mencionan a algunos de los personajes de esta novela, con lo que el marco no resulta desconocido. Además, por otra parte, Rob Sutter es un ex-jugador de hockey sobre hielo, con lo que se mencionan a personajes de los Chinooks como Luc Martineau, protagonista de Jane juega y gana.

Es decir que en The trouble with Valentine's day nos reencontramos con personajes de otras novelas de Rachel Gibson, así sea de pasada.

Sin embargo, la trama se centra sobre todo en Rob y Kate. De entrada diré que a mi me ha gustado mucho la novela porque la historia de amor que cuenta es complicada, difícil y un tanto diferente. Describe una historia de amor que pese a lo que puede parecer en un inicio, por el perfil de los protagonistas, creo que da pie a una trama muy intensa y amena.

Principalmente lo que hace que la historia de amor sea tan complicad se debe a un hecho: Rob, el protagonista, que muestra una actitud muy cínica ante el amor. No cree en el amor, desconfía de las mujeres hasta llegar a extremos muy radicales.

Por su parte Kate es una mujer que no ha tenido demasiada suerte en el amor, pero que en el fondo no deja de creer en él. Con lo que ella y Rob encaran de un modo muy diferente la relación que surge entre ambos, y en consecuencia les lleva a un nuevo conflicto.

Hay escenas un tanto duras, a causa de cómo digo antes del cinismo de Rob, pero a la vez la historia está repleta de diálogos con dobles significados y claras connotaciones al sexo que dan pie a momentos entretenidos y con chispa.

Me ha gustado sobre todo el modo en que evoluciona la relación entre Rob y Kate. Considero que pese a lo que pueda parecer inicialmente, Kate no se deja pisotear por Rob, sino que le encara y establece su punto de vista.

Sin embargo, el desenlace me parece un poco apresurado, pero no me ha desagradado en absoluto.

Como personajes secundarios destacaría al resto de habitantes de Gospel, pero sobre todo a Stanley, el abuelo de Kate, y Grace, la madre de Rob, que protagonizan una historia paralela muy entrañable.

Pero en definitiva, la novela me ha gustado mucho a pesar que los primeros capítulos describen un inicio de relación complicado y que la actitud del protagonista es muy cínica. En mi opinión es una novela muy interesante y que a mí me ha dejado con muy buen sabor de boca, ya que me ha atrapado de principio a fin y se adentro en una trama diferente. Por otra parte la visión cotilla de los vecinos de Gospel da mucho juego y describe escenas bastante divertidas.

Valoración: 4/5

 


Crítica realizada por Bona Caballero

 

RESUMEN DE LA TRAMA 
Hay un día del año en el que estar sola es un pecado... ¿Cuál es el problema con el día de San Valentín?
¡Simplemente, apesta! Especialmente si tu novio te ha dejado y un atractivo desconocido te rechaza.
A Kate Hamilton le ha dejado su novio. Está quemada en el trabajo. Decide ir a pasar un tiempo con su abuelo en Gospel, Idaho, el lugar donde lo más emocionante que hacer un viernes por la noche es escuchar la poesía de las Mountain Momma Crafters.
Durante el viaje por carretera, se ve obligada a parar en centro turístico de esquí. Allí, en un bar, decide poner en práctica una de sus fantasías: liarse con un tío macizo en un bar. Pero él, simplemente, la rechaza. Genial para la autoestima, ¿qué más puede salir mal?
Kate ayuda a su abuelo en la tienda. Le presenta al dueño de la tienda de deportes que queda justo enfrente. No es otro que Rob Sutter, antigua estrella del hockey sobre hielo y el desconocido que la rechazó sin contemplaciones. Ella confía en que él no se lo cuente a su abuelo. Desde luego, a Rob le sorprende encontrarse con la chica que se le ofreció en un bar en el pueblo y buscando problemas. Pero él ha resultado quemado por el amor, y lo último que quiere es una relación... A pesar de lo atractivos que le resultan Kate y sus problemas, y acaban en posiciones más que comprometidas en el pasillo cinco.

CRÍTICA

"The Trouble with Valentine's Day" (literalmente, "El problema del día de san Valentín") se publicó en 2005. Es una novela romántica contemporánea, la cuarta de la serie dedicada a los Chinook de Seattle y la segunda que se desarrolla en Gospel, Idaho.
Kate Hamilton trabajaba de detective privado en Las Vegas. Pero conoció a tipo aparentemente normal que perpetró la mayor de las barbaridades. Y su novio, con quien estaba dispuesta a dar el gran paso y casarse, la abandonó un día de san Valentín.
Así que, quemada por el trabajo, se dirige a Gospel, Idaho, decidida a pasar un tiempo con Stanley, su abuelo viudo. Confía descubrir qué va a hacer el resto de su vida y, además, echarle una mano a Stan. La nieve la obliga a parar en una estación de esquí. Y mientras se toma ron caliente en un bar decorado con corazoncitos, rosas y velas, por ser el día de san Valentín, empieza a fantasear con atractivos desconocidos.
Y a tontear con un tío cachas que se le pone a tiro. Uno de metro ochenta y ocho y ciento cuatro kilos de peso. Por una vez, se dice, voy a dejar de ser cauta y tener un ligue de una noche. ¿Qué puede pasar? ¿Acaso me va a decir que no? Vamos, los tíos son tíos. Pues sí que la rechaza. "No te lo tomes como algo personal, pero no follo con mujeres que conozco en los bares". Y sale prácticamente corriendo.
El problema se plantea cuando Stan le presenta a Rob Sutter, el dueño de la tienda de deportes que queda justo enfrente del supermercado. Esta antigua estrella del hockey no es otro que el macizo que la mandó a paseo el día de san Valentín.
Rob no tiene intención de contar nada, ni de ceder al atractivo de Kate. Ya ha pasado por ese tipo de vida. Ligando con desconocidas, una relación intermitente con su novia que acabó en embarazo y matrimonio, pero él volvió a las andadas, y su rollo de una noche acaba poniendo fin a su vida tal como la conoció.
La novela se centra en la atracción que sienten Kate y Rob, en el marco de un pueblo cuya principal ocupación es el cotilleo, el tipo de juego cuya única regla es que en cuanto sales por la puerta, ya pueden empezar a hablar de ti. Un patio de recreo demasiado pequeño para que puedan ignorarse el uno al otro. La evidente tensión sexual acaba estallando en escenas explícitas muy excitantes, típicas de Gibson.
Una segunda historia es la de Stanley. Intenta seguir adelante con su vida, sobrellevando como puede las nada sutiles insinuaciones de todas las viudas del pueblo y escuchando poesías ripiosas en el club local,... hasta que una de ellas le llega al corazón.
Aunque forma parte de la serie Chinook, no se desarrolla en Seattle y el hockey se menciona de manera muy esporádica. Gospel ya apareció en "Confesiones verdaderas" (2001), y aquí reencontramos a varios de sus personajes. Aunque Rachel Gibson mantiene siempre un buen nivel, me resultó un poco desganada. No la encuentro particularmente graciosa, y eso que los habitantes de Gospel siguen pareciéndose mucho a aliens, que miden el tiempo según si votaron a Bush padre o a Bush hijo.
Tengo un problema estrictamente personal con el aspecto del héroe. Estará muy bueno, pero tiene un bigote a lo Fu Manchú (Rachel Gibson dixit, no yo) y un "soul patch", lo que en España llamamos "mosca", o sea, un poquito de vello facial justo debajo del labio inferior. Y es que a mí las pilosidades faciales me gustan más bien poco.
Pero dejando a un lado mis problemas con los bigotes, a veces es difícil que te caigan bien unos protagonistas que parecen un poco perdidos, aunque Kate sigue creyendo en el amor y sueña de verdad con encontrar a un tipo con el que comprometerse. Su relación sexual es ardiente, pero no se acaba de ver la parte emocional del asunto. Aunque es novela contemporánea del género "ligero" o humorístico, siempre esperas que haya "algo" por lo que son perfectos el uno para el otro, como personas, para compartir el resto de su vida.
Si eres fan de Gibson o de la romántica contemporánea con increíbles fantasías sexuales y con toque de humor, no debes perderte esta novela y ojalá la tradujesen. Pero si Gibson no es de tus favoritas, o no has leído nada de ella, no empieces por aquí. No es Gibson en su mejor forma.
Valoración: 6/10.

 


Crítica realizada por Broken

 

No hay nada como un día entero dedicado a los enamorados para que hacer que una chica se sienta como una absoluta perdedora.
Abandonada por su novio, que resultó ser un psicópata, y hasta las narices de su trabajo, Kate Hamilton necesita poner en orden su vida y recuperar un poco de su pérdida autoestima. Así que decide trasladarse desde la caótica y brillante ciudad de Las Vegas a las tierras salvajes de Gospel, en Idaho, para ayudar a su anciano abuelo. Está claro que es una decisión acertada... ¿qué podría salir mal?
Bueno... para empezar, que lo mejor que puede encontrar un viernes por la noche para entretenerse es leer un poema... hasta que decide echar una cana al aire con el primer hombre que merezca la pena. Pero da la casualidad que ese primer hombre resulta ser Rob Sutter, una antigua estrella de hockey sobre hielo, actual propietario de la tienda de Deportes Sutter, colindante a la tienda de su abuelo, y que no sólo la rechaza sino que termina sermoneándola.
Rob está harto de todo lo relacionado con el amor y no quiere involucrarse en una nueva relación. Pero cuando él y Kate son pillados in fraganti en una posición más que comprometedora en el supermercado local –dándole un nuevo sentido a la frase "limpiando el pasillo cinco"– empieza a replantearse su punto de vista.
Lo malo es que acaban de dar una importante carnaza a todas las cotorras de Gospel.

Crítica:
Este libro relata la historia de Rob Sutter y Kate Hamilton y para ello, regresa a un pueblo que ya conocimos en “Confesiones verdaderas”. El pueblo sigue siendo tan raro como siempre y ella consigue deleitarnos con las aventuras de estos dos personajes tan diferentes entre sí y con mucha química pero que se inician con muy mal pie.
A lo largo de la historia, veremos como Rob tiene que superar su pasado para poder llenar una vida que, hasta que no llegó Kate, no notó que estaba vacía.
Por contrapunto, tenemos a Kate, que está cansada de que la historia le salga “rana” y que aún no ha tomado conciencia de que es una chica fantástica y se merece un hombre que lo dé todo por ella.
Y así entramos en la “cuarta dimensión” cuando introducimos a nuestra independiente Kate, en un pueblo en el que todo lo nuevo asusta y es criticado. Vemos como poco a poco, Kate consigue ganarse al pueblo y, al mismo tiempo, veremos desarrollarse la historia paralela del abuelo de Kate. Un hombre de 70 años que perdió a su mujer y que se ha resignado a aguantar lo que le queda hasta que una luz brillante en forma de poema, entra en su vida.
Es una historia divertida, con momentos curiosos y apasionados en la línea que caracteriza a Rachel Gibson. Es amena, cortita y fácil de leer de principio a fin. La pega principal en mi opinión es que dada la brevedad de la misma, los protagonistas pasen tanto tiempo evitando iniciar una relación y podamos disfrutar tan poco de la misma.
Por ello, le pongo un 7 sobre 10.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |