Patricia Sutherland - Princesa

Crítica realizada por Sara

Theresa "Tess" Gibb es una inglesa culta e independiente que desde hace quince años vive en Boston (EEUU). Trabaja en una editorial, y acaban de nombrarla editora de la nueva sección de novela romantica, de la que se hará cargo cuando vuelva de Londres de visitar a su familia.

Pero estas pequeñas vacaciones transformarán completamente su vida. Todo continua igual, su familia, su casa, su barrio, su hermana pequeña que sigue igual de enamorada del vecino de al lado... todo excepto él, Dakota el vecino, un anti-héroe, por el que Tess se siente inexplicablemente atraída.

Tess lleva en Boston la vida que le gusta y para la que se ha preparado toda su vida, tiene un trabajo que le gusta y más ahora que la han nombrado editora de la sección de novela romantica . Tiene por delante un gran reto, que es convencer a su autora preferida, que vuelva a escribir. Diana Austin quedó viuda al morir su marido en un accidente y a pesar de haber transcurrido cinco años aún no ha podido recuperarse del golpe sufrido. Desde entonces ha sido incapaz de escribir una sola pagina.

A pesar de trabajar muchas horas diarias, Tess es feliz por tener el trabajo y los amigos con los que queda una vez por semana para cenar o tomar una copa y sobre todo tiene a Terry, un hombretón de piel color café, con un cuerpazo de infarto y que se dedica a fotografiar por todo el mundo para el National Geografic. Pero que cuando está en Boston , él y su familia se han convertido para Tess en algo muy valioso.

Tess, después de llevar quince años en Boston, sigue echando de menos a su familia y a Inglaterra, y decide pasar unas pequeñas vacaciones con los suyos.

Todo sigue igual, su ciudad, su barrio, su familia, y su hermana once años menor que ella y que está enamorada de su vecino, Dakota,- desde que iban al parvulario juntos. El unico tema para Abby es Dakota; se hace la encontradiza siempre que puede, le facilita mucho el vivir uno junto a otro y los jardines de las dos casas separadas por una simple valla. Pero a pesar de todo aún no ha podido salir con él, y es invisible para el vecino.

Cuando al llegar Tess, se cruza con el vecino y su hermana se lo presenta diciendole que es Dakota, Tess se siente atraida por él, sin explicarse como puede haber surgido tal atracción.

Aquí ya tengo que empezar con mi opinión personal del protagonista, Dakota, no puedo esperar más.

Cuando la autora comenzó a describir a Dakota, me dije: ¡Dios mío! esto no me va a gustar. Aún estabamos en las primeras páginas del libro, pero soy muy responsable y continué leyendo.

Dakota... 24 años, melena por mitad de la espalda, a veces con coleta, ojos castaños, patillas largas, y media perilla, vestido casi siempre de negro o con pantalón de cuero, con cazadora de motorista llena de clavos y con las botas de militar llenas de hebillas, el cuerpo tatuado, viviendo con sus padres, sin trabajo, sin estudios, vulgar, zafio, irónico, maleducado. Solo tiene un credo y es todo lo que envuelve el mundo de Harley Davidson, y un único y verdadero amor PRINCESA , su moto de esta marca, y con la que pasa horas de placer, cambiándole piezas o sacandole brillo.

La vida de Dakota consistía en hacer algún trabajillo de mecanico para ir tirando y poder pagar sus vicios, todo dentro del mundo de los moteros. Su fama en el barrio era de pendenciero, promiscuo, borrachín y algún otro vicio más que le colgaban los vecinos y de los que jamás hizo caso alguno. Su madre estaba harta de tener a su único hijo en casa, y sin dar un palo al agua, levantándose a mediodía y dedicándose exclusivamente a su mundo.

Pero el mundo de Dakota iba a dar giro, cuando coincidió con los ojos de Tess. Jamás habia sentido tal atracción por nadie, y aunque trataba de quitárselo de la cabeza era imposible.. Tess no era su tipo, con su vocabulario repipi, sus modelitos de ejecutiva elegante,que sin entenderlo lo volvían loco, y no se explicaba como le había calado tan hondo. Al mismo tiempo, su padre, dueño de un Pub que era el único sustento de la familia, tuvo un accidente que lo dejó imposibilitado para llevar el negocio, y Dakota tuvo que hacer frente a los momentos más duros de su vida.

Tess se repetía una y mil veces que ella era once años mayor que él, que no era su tipo, que le gustaban los hombres elegantes y cultos y que había un océano entre ellos dos, pero no había contado con la férrea voluntad de Dakota.

Los dialogos entre ellos, son hilarantes, el vocabulario de Dakota no llega ni a 100 palabras, mientras que Tess, se dedica a enriquecer aún más los escritos de las autoras que publica.

Hay una marcada diferencia de cultura entre ellos que la autora ha sabido plasmar muy acertadamente, y la personalidad de cada uno queda perfectamente explicada y definida. Son dos mundos opuestos pero que se atraen como los imanes.

La lucha que mantienen los dos - sobre todo Tess - por no caer en brazos del otro, y una vez que han caído en la tentación hacer lo imposible para que su familia no se entere, pues quiere decirselo ella en persona, es sobrecogedora.

No solo tiene que explicarlo a su madre, su padre y su hermana, sino que también a sus tías y tíos, puesto que la familia de su madre lleva sangre italiana, y se reunen todos cada dos por tres para meter baza en los asuntos de los demás.

La editorial cataloga este libro como Muy sensual. Y yo lo afirmo y reafirmo. Todo esto gracias al trabajo y la forma de escribir de la autora.

Debo confesar que en el transcurso de la historia yo, que en un principio aborrecí a Dakota, quedé enamorada del personaje, y acabé igual que Tess, bebiendo los vientos por él.

Y al terminar el libro, me seguía preguntando ¿cómo es posible que me guste tanto un hombre como él?.

Es lo primero que leo de esta autora, pero me ha gustado mucho su forma de escribir y de transmitir sentimientos, y la atracción entre los protagonistas. Desde ahora me declaro fan de PATRICIA SUTHERLAND

Mi valoración del libro : 4,5/5

 


 

Crítica realizada por Malory

(Puede contener spoilers)

Las impresiones y sensaciones que me ha producido esta novela, más en concreto sus personajes, han ido cambiando a medida que abanzaba en la lectura.

Al principio me preocupó no ver química entre los protagonistas. Aunque sí que es cierto que Dakota se siente tremendamente atraído por Tess desde el primer instante, y trata de acercarse a ella con su peculiar e irreverente forma de ser.
El rechazo de ella es más que comprensible. Dakota es el muchacho por el que suspira su hermana pequeña desde siempre, a pesar de que él jamás ha mostrado ni la más mínima señal de interes por ella, es vecino de sus padres, y por añadidura es once años menor que ella.
Hasta aquí todo muy normal.
Aunque viendo la reacción de Tess me debané los sesos imaginando como esta pareja podría llegar a estar junta, más teniendo en cuenta, que viven a cientos de kilómetros el uno de la otra.

Dakota desde el principio me agradó, a pesar de su pasotismo y sus modales bruscos. Tan solo el echo de tener vienticinco años me mantenía, al igual que a la protagonista, un poco reacia a pensar que de allí podía salir algo bueno.
Pero poco a poco fui descubriendo a un hombre, que a pesar de su juventud, no era tan duro como pretendía demostrar al mundo. Y poco a poco fui prendándome de él y sus maneras, según iba leyendo y conociéndolo. Eso sumado a su espectácular y llamativo físico, alto, pelo largo, patillas, perilla y un cuerpo de escándalo con un maravilloso tatuaje recorriendo su espalda.

La hermanísima, Abby, desde el primer momento me pareció una niña caprichosa y cansina, que a pesar de poder conseguir que cualquier muchacho caiga rendido a sus pies, se ha empecinado en perseguir al único que parece inmune a sus encantos, resultando pesada y hasta un poco patética. Insistencia que además, está respaldada por las mujeres de su familia (por parte materna) que la alientan a continuar con su acoso, a pesar de que es más que evidente que Dakota no siente ningún tipo de interes por ella.
Al final, y a pesar de que puedo entender su dolor, me parece desmesurado el trato que ofrece a su hermana, llegando a caerme realmente mal.

Tess me ha encantado desde el principio. Una mujer inteligente, trabajadora e independiente que tiene las ideas muy claras o eso cree hasta que Dakota irrumpe en su vida. Y ve como poco a poco sus prioridades y sus principios cambian sin apenas darse cuenta de ello.

El padre de las chicas me ha parecido el más cabal y suspicaz de toda la familia, al que no le pasa desapercibida la atracción que el joven vecino siente por su hija mayor y aunque sabe que de eso no saldrá nada bueno, en nigún momento la juzga, cuando todos parecen dispuestos a sacrificarla.
Tan solo le reprocharía el no haber tomado partido, de forma más a bierta a favor de su hija Tess, dejándola en manos de las duras críticas de su familia.

Mi preocupación del principio, por la falta de química entre la pareja, se ve recompensada por la fuerza y la pasión que surge cuando se encuentran tras meses de mantener un tira y afloja mediante emails.
No es que salten chipas, es que se produce una explosión en toda regla.
Pero a pesar de que es más que evidente que ambos están locos el uno por la otra, no será tan sencillo llevar a buen puerto esa relación, que desde un principio parece abocada al fracaso.
La distancia, la diferencia de edad, los sentimientos de Abby y su familia son razones de peso que pondrán en peligro la fogosa y fragil realción de Tess y Dakota.
Sin duda esta es una de las partes de la novela que me han conmovido con mayor intensidad. Al borde de las lágrimas (si hubiera estado sola, seguro que más de una hubiera escapado de mis ojos) y con un nudo en la garganta, devoré los últimos capítulos, deseando que todo se arreglara y que Tess y Dakota lograran salvar sus diferencias, enfrentando a todos y no dejando pasar la oportunidad de ser felices.

Me ha encantado la forma de resolver de la autora. Y sobre todo la forma en que Tess afronta sus sentimientos y toma las decisiones que considera oportunas para lograra la felicidad, pese a quien pese y dejando muy claro a todos cual es su punto de vista en
aquella situación que ha puesto patas arriba la vida de demasiadas personas.

Estupendamente escrita, con buenos diálogos y una lectura fluida, me ha mantenido pegada a sus páginas deseando llegar al final para conocer el desenlace de lo que en principio parece una relación imposible.
Cuenta con unas descripciones estupendas, que te meten en situacuión sin problema y con las que logras imaginarte a los personajes a la perfección.
El aspecto de motero, duro y revelde de Dakota me ha encantado, ya lo he dicho. Pero sus sentimientos y la madurez que demuestra a pesar de que todos opinan de él que es un bago y un irresponsable, lo hacen muy atractivo, al menos para mí.

Resumiendo, "Princesa", es una historia diferente, apasionada e intensa que me ha emocinado como hacia tiempo no lograba hacerlo ninguna novela.
imagino que alguien con más capacidad que yo para hacer críticas sabría sacarle más jugo a esta obra y posiblemente se me han quedado muchas cosas en el tintero. Pero vaste decir que me ha encantado y que he disfrutado enormenmente con su lectura.

Valoración: 4,5/5

 


Crítica realizada por Yluna

Pues yo soy la nota discordante. A mi el libro me ha parecido de lo más normal.
La historia de amor si me ha gustado, la diferencia de edad, de gustos, de personalidades ha hecho que el libro haya sido interesante. Pero creo que para mi gusto tendría que haber dedicado más libro a la historia de amor en si, ya que no me ha interesado mucho leer del trabajo de ella, creo que hay mucho sobre este tema en el libro y me hubiera gustado que se centrara más en la relación de ellos. Lo único que me ha emocionado ha sido el final, pero quitando cuando el se quita la ropa y le enseña a toda su familia el dragón, esto me ha parecido fuera de lugar y he sentido vergüenza al leerlo.

Los protagonistas están bien perfilados, pero ninguno me ha caído simpático ni me ha resultado entrañable. Ella me ha gustado más que él, porque a mi Dakota no me ha gustado mucho, bueno, físicamente si, pero su personalidad no, ni su forma de hablar y expresiones fuera de lugar (todo el tiempo llamandola a ella "bollito" y diciendo "melones" en lugar de pechos (ha sido cuando me he dado cuenta de que la autora era española)), que no, que no me ha gustado.

En cuanto a la forma de narrar de la autora, pues, está bien, pero en algunos momentos me ha parecido difusa y desdibujada, me explico, a mi me gusta que en una escena se explique todo, y por tanto me ha costado seguir algunas escenas, por ejemplo la escena en el baño del aeropuerto, una mano aquí y una mano allá y la boca no sabía donde estaba (bueno, me lo imaginaba). Luego se enrolla cuando explica algunas cosas, por ejemplo la ropa que lleva o lo que le ocurre en la aduana y luego no detalla más concienzudamente otras cosas más importantes como por ejemplo el email con lo emoticonos que no he logrado entender o el resto de los emails que se mandan antes de enrollarse. Luego ya, casi al final, si aparecen los diálogos cuando chatean.

Y ya por último el título, pensé que era debido a que él la llamaba a ella Princesa y no, es porque la moto de él se llama Princesa, que al final no me ha quedado claro su papel en el final.

En fin, siento mucho la crítica y mas siendo de una autora española, pero creo que todo ha sido debido a las buenas críticas que tenía y por tanto esperaba más del libro. Que conste que la idea de la historia me ha gustado mucho y la causa de la discordia también (por eso he dicho que el desenlace es lo más emocionante), además de la evolución de los personajes a lo largo de la historia, pero al libro, para mi gusto, le ha faltado algo.


Crítica realizada por Mafede

 

CONTIENE SPOILERS

Acabo de terminarlo, y aunque ha estado bien no es un libro que volveré a leer.

Al principio tenia mis dudas sobre leerlo o no, pero al final me puse con él y ha sido entretenido.

Me ha gustado como se ha ido desarrollando la historia entre ellos dos, y la evolución de él como personaje y sobre todo como persona, de ser un chico macarra y pasando de todo, por circunstancias, tiene que madurar un poco pero sin dejar de ser él mismo.

Ella es un poco fría y racional, pero poco a poco va sintiendo cosas por él que no había sentido jamás y para ella es algo terrorífico, por la edad de él y por que su hermana está coladita por el vecino.

El padre de ella me encanta, es un hombre observador y pendiente de todo, no se le escapa ni una. La madre, uff, un pelín insoportable, pero la que se lleva la palma es la hermana y la tía Stella, uff me he pasado medio libro queriendo estrangularlas jajaja.

La hermana es una caprichosa y mimada, la tratan como si tuviera 15 años, y es una envidiosa sin remedio, no me ha gustado para nada el acoso que a tenido con él, si tan fastástica eres, hija, espabila y date cuenta que él pasa de ti, mujer, no seas pesada. La tía es la que la ha ido animándola al acoso hacia Dakota. El mote que le pone él a la hermana de Tess me encanta "morticia" jajaja le iba muy bien al personaje.

Las primeras escenas con la familia me podían. se me hizo pesado el libro, pero poco a poco va mejorando.

En fin un libro que ha estado bien pero sin más.

 

 

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |