Domingo, 13 Octubre 2013

Olivia Ardey - Regálame París

Crítica realizada por Irdala

Yolanda tiene una habilidad especial para hacer felices a todos, excepto a sí misma. Maestra de niños sordos, sueña con viajar a París. Cuando por fin consigue volar a la ciudad del amor, su novio la deja tirada en el apartamento que había alquilado para el fin de semana. Por suerte, Patrick, su guapísimo casero, le dará alojamiento a cambio de que ella le ayude con el cortometraje que su productora realiza sobre esta mágica ciudad. Él le pide que le regale París a través sus cinco sentidos y Yolanda, mientras recorre sus calles, descubrirá que la dos cosas que su padre le dejó en herencia: el amor por el francés y la lengua de signos, no fueron al azar.
La fuerte atracción hacia Patrick, las divertidas y alocadas vecinas de rue Sorbier y alguien muy especial que irrumpirá en su vida, harán que el regreso a Valencia le resulte mucho más difícil de lo que imaginaba...

Hacer la reseña de una de las novelas de Olivia Ardey me cuesta una barbaridad. Me paso las horas muertas mirando el papel en blanco sin saber por dónde empezar, qué decir, qué contar del libro sin destriparlo y cómo plasmar, para que se me entienda bien, la cantidad de sensaciones que me produce la historia. Y es que es ahí donde radica mi problema para hacer la crítica: en las sensaciones. Porque no es solo que la trama sea bonita, distinta y original, que los personajes parezcan seres reales y que las situaciones que viven sean totalmente creíbles, es que sus libros transmiten emociones. Muchas.

"Regálame París" es una novela preciosa escrita con la calidad, la sencillez, el sentimiento y la calidez que Olivia pone en todas y cada una de sus novelas. Pero es que en esta, además, me he reído a carcajadas en muchas de sus páginas porque tiene unos golpes buenísimos.

Ya solo el título me tenía ganada, así que estaba bien dispuesta a abrir la novela con hambre, con ganas de leerla del tirón. "Regálame París". No me digáis que no es un título precioso y que induce a soñar. Pues con esa intención inicié la lectura.

Y, sí, soñé un sueño precioso durante toda la novela.

Soñé desde que abrí la primera página porque su autora me hizo ver (lo vi, lo vi, lo prometo) el edificio donde se ubicaba la buhardilla en la que habita la pareja protagonista.

Soñé porque vi el barrio y a los vecinos y los conocí como si fuera yo la que hablaba con ellos.

Soñé y viví las emociones de Yolanda en el cementerio, en el tiovivo, cuando fue por primera vez a casa de Sylvie, cuando hablaba con ella, cuando recordaba a su padre, cuando empezó a enamorarse de Patrick...

Soñé a Patrick y sentí su historia personal y lo vi hacer cosas por Yolanda y realizar su cortometraje desde los ojos de ella y quererla poco a poco y cada día más.

Soñé a las mujeres de la historia y las sentí amigas cercanas y participé de sus charlas como una más y me reí y me lo pasé en grande con ellas.

Soñé con el pequeño Didier, con el encantador Marc, con Madame Lulú, con la entrañable Odile, con la fantástica Violette...

Y soñé París y lo vi de nuevo como si fuera yo quien anduviera por sus calles, quien se mezclara con sus gentes, a quien envolvieran sus colores, su sol y su lluvia. Y me volví a enamorar de la ciudad recordando cosas que se habían quedado olvidadas en mi memoria. Y la vi de noche desde una minúscula terraza en lo alto de un viejo edificio, rodeada de un mar de tejados y brillando a lo lejos, romántica, la Torre Eiffel mientras Yolanda y Patrick se amaban.

Y se acabó la novela y desperté con esa pena que te invade cuando se acaba un sueño muy dulce y muy bonito.

Gracias por "Regálame París", Olivia, de nuevo ha sido un inmenso placer leerte. 


Crítica realizada por Lady Macbeth

Ufff!!! me siento como dice Irdala, que he acabado el libro hace unas horas y quiero plasmar lo que he sentido al leer esta maravillosa historia pero ni las palabras me salen..... si, quizás sea esa la palabra para definir este libro: MARAVILLOSO!!!

Qué maravilla de historia, qué maravilla de personajes, qué maravilla de entorno y ciudad, y qué maravilla de escritora que me ha hecho sentir cada una de las palabras que he leído... y qué pena que se me ha acabado el libro en un suspiro.

Lo que más me ha gustado es que no es una típica historia de novela romántica, además de una preciosa historia de amor con dos personajes fantásticos, me he encontrado con un sinfín de emociones y sensaciones, y me he emocionado... buff!!! Cómo me he emocionado en el primer encuentro entre Yolanda y Sylvie, y también como me he reído con ellas dos. Y es que igual se me han saltado las lágrimas por la emoción como por la risa.

Sin duda parte del encanto de la historia son todos los personajes que acompañan a Yolanda y Patrick, me niego a llamarlos secundarios pues todos tienen su protagonismo. Qué dulce y tierna la historia de Violette, qué divertido el personaje de Odile o Madame Lulu, los fruteros, el pequeño Didier y sus porqués...

Y París... ahhh!!! París.... creo que me voy a dormir a ver si consigo soñar como Irdala 

En definitiva, una novela recomendable no, SUPERrecomendable!!! 


Crítica realizada por Nieves Hidalgo

Catalogar "Regálame París" como una novela romántica simplemente, debería estar penado por la Ley.

Porque es mucho más. Pero mucho, mucho.

¿Qué es lo que buscamos en una novela romántica actual? Personajes que agraden, situaciones divertidas, sentimientos y, claro está, un romance bonito.

A mí, como a Irdala, me cuesta mucho decir lo que Olivia me hace sentir, porque son tantas cosas a la vez que es complicado enumerarlas sin parecer una soñadora empedernida y hasta ñoña.

Desde que leí "Dama de Trébol" supe que esta escritora daría la nota. Y sin querer alardear de tener poderes adivinatorios, tengo que decir que acerté de pleno. Vamos, todos los números del Euromillón, sin fallar uno solo.

No voy a extenderme mucho puesto que ya han dicho otras lo que es la historia: un verdadero regalo para quienes disfrutan de la buena lectura.

Afortunadamente, conozco esa maravillosa ciudad. Pero es que de no conocerla, tendría que ir obligatoriamente después de leer la novela.

He vuelto a caminar por sus calles, a oler los castaños en flor, pasear junto al Sena, saborear un buen café en sus terrazas, perderme en las escalinastas de la Basílica del Sacré Coeur, escuchar la musiquilla que desgrana el carrusel cercano, delitarme con la visión de Notre Dame y perderme por el barrio de Montmartre.

He sentido que se me ponían los pelos como escarpias oyendo en mi cabeza La vie en rose de Edith Piaf, una canción de la que no me canso nunca, mientras leía.

He oído violines pasando sus páginas.

Desde su divina portada, pasando por los títulos de los capítulos, continuando por sus maravillosos personajes y acabando por las emociones que despierta esta historia, tengo que afirmar que Regálame París me ha hecho gozar desde la primera línea hasta la última.

He reído con ganas, he llorado, me he enternecido y, sobre todo, he soñado.

Y ante una escritora que consigue hacerte sentir tantas cosas con una historia, me quito el sombrero y hasta el corsé si lo llevase.

Doña Olivia, gracias por despertar en mí emociones que creía perdidas.

Gracias por ilusionarme.

Gracias por dejarme volver a ver la ciudad a través de tus ojos.

Gracias, por regalarme París.

Cuando vuelva allí, si Dios quiere, lo haré llevando en la mano tu novela. 


Crítica realizada por Rosamoni

Nada más enterarme que Oliva Ardey publicaba un libro nuevo ya lo había anotado en mi lista y es que desde su primera novela es una autora que me encanta pero que suerte la mía cuando me toco en un concurso, estaba loca de contenta porque tenía la sensación de que iba a disfrutar de una buena novela y debo decir que mis sensaciones se quedaban cortas porque Oh la la Mon Dieu!!!!! Me he encontrado mucho mas de lo que esperaba.

Estamos ante una historia de amor preciosa, donde sin ningún sobresalto ni nada fuera de lo común te desvía de su camino, es una historia de un amor que se va afianzando a base de pequeños detalles, de una cotidianeidad que hace la relación creible, es un amor que se crea con unos cimientos basados en la amistad, en la convivencia, en los pequeños detalles que hacen que una relación sea real como la vida misma.

Yolanda y Patrick son dos protagonistas de carne y hueso, que trabajan, que tienen sus problemas familiares, laborales, sus relaciones con el vecindario, con sus amistades, algo con lo que la lectora se siente cómoda, dos personajes que son normales, con sus días buenos y sus días malos, eso si con muchos sentimientos que avanzan y se van fortaleciendo conforme avanza la historia, sin salidas de tono ni nada especialmente rebuscado.

Página tras página he conocido Paris, me he sentido una observadora más de la ciudad del amor, a través de los ojos de Yolanda y de sus palabras ha sido como si el viaje lo estuviera haciendo yo misma, he visto La Tour Eiffel, los Campos Eliseos, Montmartre, el cementerio de Pere Lachaise y demás y sobre todo me siento como si hubiera vivido en ese maravilloso barrio parisino de Belleville, lleno de gente maravillosa, divertida, original y sobre todo de gran corazón. He subido a esa romántica terracita y he visto los fuegos artificiales y he sentido que mi corazón se emocionaba ante tanta belleza.

Contada de una forma divertida, tierna, amena, y fluida he devorado este libro y por un lado tenia sentimientos encontrados quería que no acabara pero a la vez quería saber el final, un final que esperaba pero no por eso ha sido menos emotivo.

Una novela llena de ternura, de amor, de pasión, de dulzura y de escenas que arrancan la carcajada y es que cada vez que me acuerdo de la visita de Odile y su zapatilla al club nocturno no puedo dejar de reir.

Yolanda y Patrick son unos personajes maravillosos, de los que te enamoran y conquistan tu corazón a base de pequeños detalles pero si además están rodeados de unos secundarios geniales pues tenemos una novela increible, porque ¿con cual me quedo? Pues no lo sé porque todos me han encantado, desde la anciana Odile, a la dulce y bondadosa Violette, a Sylvie y Henry, Madame Lulu, el matrimonio Laka, Marc, el pequeño Didier y demás.

Dicho lo dicho creo que poco más puedo añadir, salvo que quiero más novelas de esta gran escritora, y darle las gracias por su dedicatoria y por hacerme pasar unas horas llenas de magia y de amor.

Valoración: Muy bueno 


Crítica realizada por Katon

Regálame París ha sido uno de mis descubrimientos de 2013, y una de las novelas más bonitas, divertidas y estimulantes que he leído. Ha sido una delicia de principio a fin.

Empezamos descubriendo a Yolanda que llega a París con su novio para disfrutar de un fin de semana. No voy a decir qué pasa con ese novio, sí debo reconocer que me encanta cómo Yolanda solventa ese problemilla. Ahora debe enfrentarse a un fin de semana ella sola en su añorado París. París es mucho más que una ciudad para Yolanda, allí vivió su padre y siempre soñó con viajar a la ciudad de la luz. Por un giro del destino debe alojarse en casa de su casero, Patrick, que resulta vivir en el otro apartamento del ático.

Patrick es un hombre fascinante, director de cine, y que paga las facturas gracias a un programa de televidencia muy rentable. Su próximo proyecto es un documental sobre París, y la llegada de Yolanda será providencial. Ella le regalará París a través de sus ojos; esas calles llenas de contrastes, famosos lugares vistos por primera vez, callejuelas escondidas con un encanto aún más poderoso y así podría seguir. Cada párrafo, cada mirada, cada descubrimiento de Yolanda era una vuelta a esa ciudad, Olivia ha creado una novela llena de magia y de sentimientos. La imagen del tiovivo, el cementerio, creo que serán escenas que recordaré durante mucho tiempo.

En cuanto a los personajes; perfectos, todos y cada uno de ellos. Desde la alocada, llena de vida y chispeante Violette con la que me he reído muchísimo ¡adoro a esa chica! Y ese Marc tan sexy, qué decir de ese médico, que su historia me ha encantado tanto como la de Patrick y Yolanda. La señora Laka, Madam Lulú, Sylvie, Didier, nunca las palabras personajes secundarios me había parecido tan injustas y poco acertadas, aquí todos y cada uno de ellos tienen su protagonismo, y no se merecen menos.

Con esta novela he disfrutado de un viaje maravilloso, me he reído a carcajadas, he suspirado y he soñado con ellos. Una de las cosas más cautivadoras de este libro son los pequeños detalles, como la razón por la que su padre instó a Yolanda a aprender francés y la lengua de signos, esa foto en la lápida, cómo la llegada de Marc será una gran noticia para el matrimonio Laika, esas imágenes finales en el cortometraje…

Esta novela no es solo un viaje a París, que lo es con todo el encanto que esa ciudad puede albergar, si no que es una historia maravillosa, llena de segundas oportunidades, sueños alcanzados y amistades sinceras y refrescantes. Para mía ha sido una maravilla poder disfrutar con su lectura.


Crítica realizada por Dougless

 

Cuando ví las buenas criticas que tenia esta novela me lancé de cabeza a por ella y es que esta autora me gusta mucho. Sabiendo que me iba a gustar todavía me ha sorprendido lo que me ha hecho sentir y es que sin conocer Paris y sin saber ni una palabra de francés me he sentido transportada a la ciudad de la luz, he podido pasear por su calles y sentir el ambiente de la gente corriente.

La trama ya es sobradamente conocida, Yolanda acaba en Paris y en casa de Patrick, allí empieza a conocer la ciudad desde varios puntos de vista o como le dice Patrick, desde todos los sentidos pero además aprende a conocerse ella misma y a reconciliarse con su pasado donde había muchos interrogantes que en Paris se van despejando.

Los personajes son dos personas de a pie, tan reales y cotidianos que podrían pasar por nuestros vecinos. Sus diálogos, su comportamiento y sus reacciones son completamente creíbles y adaptadas al tiempo en el que estamos. En esto Olivia se ha superado porque la historia podría ser la de cualquier vecino nuestro.

El ambiente que se respira en el barrio de Belleville es mágico y de los demás protagonistas que decir, que son todos geniales. Desde Violette, con su dulzura y buen hacer con todo el mundo ¡qué bonita su historia con Marc!, la anciana Odile y Madame Lulu,¡ lo que he podido reirme con ellas! Que marchosas para su edad y que buenos consejos, jajaj. Sylvie, que bien me calló está chica y eso que la principio le habría arrancado la cabeza. El matrimonio Laka, Didier ... En fin, en esta historia todos son importantes y le dan en conjunto un toque humano a la historia importante.

Alguien muy sabio me dijo hace poco que es mas fácil hacer llorar que hacer reir y no le dí mucha importancia pero ahora veo por donde iban los tiros. En este libro he reído como loca, hay varias situaciones muy divertidas gracias a Odile (zapatillas y vicks vaporus) y a Madame Lulu que hicieron que llorara de la risa y no pudiera seguir leyendo pero también habido momentos en que se me saltaban las lagrimas por los sentimientos que transmitían los personajes así que creo que la autora ha logrado su objetivo, he quedado completamente enganchada a esta historia. Le doy un muy bueno y ya estoy deseando que publique mas.

 

Comentarios (4)

  • Dougless

    14 Octubre 2013 a las 11:25 |
    ¡Qué crítica tan buena te ha quedado Idarla!
    Me ha emocionado solo de leerte y estoy ansiosa por poder comprarme el libro. He leído "Dama de tréboles" y acabé enamorada completamente de la forma de escribir de Olivia.
    Espero que este libro sea también otro regalo tan maravilloso.

    responder

  • Miryam

    20 Octubre 2013 a las 11:38 |
    Ciertamente después de la crítica de Irdala y dado que París es una de mis ciudades favoritas, que puedo pasear sin mapa, donde siempre que voy hay algo diferente que ver, y donde pese a lo que dicen, nunca he tenido problemas con los parisinos, pues creo que voy a ir a por este libro de cabeza. Ya os contaré.

    responder

  • Elena

    28 Octubre 2013 a las 11:02 |
    Tengo que felicitar a Olivia por esta novela.
    Me ha encantado su manera de escribir, me ha recordado tantos detalles de cuando fui a Paris... detallitos tan insignificantes como el código para entrar en el portal, lugares tan preciosos, con Trocadero, Montmatre...
    y también me he reído muchísimos con las vecinas, ohhhhh!!! Maravilloso.

    responder

  • yolita

    30 Octubre 2013 a las 07:49 |
    Creía conocer bastante bien París, pero con este libro, he descubierto un par de rincones, que debo visitar. Es un libro agradable de leer, y fácil.Desde luego no me hizo llorar para nada( y leído libros que lo han hecho y mucho), pero el libro, para mi, se salva con la escena del "vick vaporub" Es hilarante y ahí si lloré, pero de risa.

    responder

Escribir un comentario

Tus opiniones son muy importantes para que esta web siga adelante, por favor ayúdanos comentando nuestros contenidos. Si envías un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2018 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |