Mar Carrión - Senderos

Valoración:

Crítica realizada por Malory

Acabo de terminar "Senderos" y me ha gustado. Quizás no tanto como las otras novelas de Mar, eso es cierto, pero de todas fromas me ha agradado que sea una historia totalmente diferente a las anteriores.
Me encanta la forma de escribir de Mar y se ve que ha trabajado duro informándose sobre los lugares en los que transcurre la novela, pero estoy de acuerdo con las chicas, en algunos momentos las descipciones me han resultado un poco pesadas (reconozco que yo no soy mucho de descripciones y será por eso que el exceso de estas me cansa un poquito)

Por otro lado me ha encantado el prota, Jesse, un hombre que va de duro, pero que en el fondo es muy dulce.
Ella también me ha gustado, por su manera tierna y cariñosa de ser, pero sí que me ha fastidiado bastante el que no se hubiera enfrentado antes a su padre. Ese señor me ha resultado del todo odioso.
La madre y al hermana de Jesse también me han gustado, han dado un toque muy familiar a la historia con el trato que se dispensan entre ellos y con el cariño con el que acogen a Erin.

Si que me ha chocado bastante el final, también lo he encontrado un tanto chocante.

Me han encantado las escenas en que los protas discuten y se enfrentan, dejando clara evidencia de la química que existe entre ellos, y los momentos de pasión, sin duda, son memorables.

En cuanto al tema de los juicios, sí que me da la sensación de que queda algo pendiente, la verdad no me esperaba ese resultado, aunque el padre de Erin es un capullo integral, nunca pense que estuviera al tanto de todo. Al final además de déspota,cretino... y muchas más cosas, era un hipócrita y de los gordos.

En resumen, una novela amena, facil de leer y que me ha hecho disfrutar mientras la he leido.

Mi valoración : 3,5/5

 

Crítica realizada por Andromaca

Los caminos de Erin y Jesse se cruzan de forma fortuita en un parque. Aunque trabajaban para la misma empresa, nunca habían tenido gran relación por lo diferente de sus funciones. Y es a raíz de su encuentro, cuando sus vidas parecen enlazarse de forma irremediable.

Cuando Jesse ve a Erin, no puede sino mostrarse hostil y desagradable con ella. Considera que es tan culpable como su padre de que su vida se haya ido al carajo, por lo que su presencia le resulta intolerable. Erin no le da excesiva importancia, hasta que días después descubre que Jesse puede servirle de gran ayuda. En su trabajo secreto como investigadora de fenómenos paranormales, la leyenda de los amantes de la luna llena resulta de lo más atrayente, pero es conocedora de la reticencia de la gente a hablar de estos temas. Por ello, se arma de valor y se planta ante la casa de Jesse. Le pide que la ayude con la investigación de la leyenda que transcurre en Beaufort, su localidad natal, y ella a cambio le dará una sustanciosa cantidad de dinero. Jesse prácticamente le da con la puerta en las narices, pero a causa de una jugarreta de su mejor amigo, y sus deseos de descubrir más cosas sobre los negocios del padre de Erin, acaba por proponerle un trato: deberá acompañarle durante un fin de semana a Beaufort, haciéndose pasar por su novia. A cambio, él le allanará el camino con los vecinos.

Y ahí comienza un viaje para los dos que les cambiará la vida para siempre. Las cosas no salieron como esperaba ninguno de los dos, y descubrieron en el otro, cosas que no creyeron posibles.

Jesse, dolido y cauteloso a causa de una relación fallida, es un tipo duro y con las ideas muy claras, que difícilmente deja entrever sus sentimientos. Erin, por el contrario, es espontánea y cariñosa. No puede ocultar lo que siente y piensa, pues es muy fácil adivinarlo tan solo con mirarla.

Desde la primera página hasta la última, la autora consigue mantener el interés de forma increíble. Apenas he podido despegarme del libro, deseando conocer cómo continuaba la historia.

Las descripciones detalladas que realiza página tras página, lejos de parecer aburridas, completan la historia de forma muy interesante. Uno se pregunta cómo es posible que describa esos lugares con tanta precisión y realismo si nunca ha estado allí.

Por otro lado los personajes están muy bien construidos, desde los principales, hasta los secundarios, y se muestran coherentes con su personalidad.

Me han encantado Erin y su hermana, y sobre todo la complicidad entre ambas. Y Jesse, bueno...es un hombre por el que cualquiera babearía.

Senderos me ha entretenido, divertido y emocionado a partes iguales. Sin duda es un libro que merece la pena ser leído y lo recomiendo encarecidamente a las amantes de la novela romántica actual.

Valoración: Muy bueno


Crítica realizada por Dougless

Jesse en piloto de aviación y mientras trabaja para la compañía Mathews & Parrish descubre que hacen contrabando con drogas. Con su buena conciencia les lleva a juicio pero le pierde y además le retiran la licencia de vuelo por seis meses. Con tiempo libre y mientras espera un segundo juicio decide construirse su propio barco ; su padre era carpintero y  él le ayudaba mucho en la juventud.

Erin es la hija de Wayne Mathewss, uno de los dueños de la empresa. Es un ser déspota e irraconal que maneja la empresa con mano de hierro y que nunca ha sabido darle cariño a su familia. Sus hijas, Erin y Alice, trabajan para él y tienen que aguanta su mal genio y su pésimo cararter.  ¡Qué odio le he cogido a este hombre!
Erin trabaja en recursos humanos y además en su tiempo libre estudia fenómenos paranormales, una pasión que oculta a  todos, sobre todo a su padre por las posibles consecuencias que podría traer.

Una de sus historias le lleva a Beatour, lugar de nacimiento de Jesse y por eso decide pedirle ayuda para poder acercarse a la gente y al lugar durante su investigación. Al principio Jesse no quiere pero después piensa que a lo mejor se puede aprovechar de ella y sacar algo de información que le favorezca en el jucio.
Me ha gustado el libro. La ambientación es magistral, no me ha parecido excesiva y sí muy precisa. La autora ha sabido describir perfectamente cada lugar de manera que me siento identificada con todo; tanto el ambienta que reina el a empresa, la vida en la ciudad,  la cotidianidad de la vida en un pueblo pesquero, etc.
Jesse me ha encantado, es honrado y cariñoso aunque alguna acción de su trato con Erin me han dado ganas de darle un bofetón.

Erin  es un poco mas compleja y aunque me ha gustado su lado  tan dulce y bueno no he podido con ella es la actitud pasiva que mantiene con su famila. Sus padres no las quieren y ella no deja de hacer de mediadora y esperar que muestren cariño por ellas. La bofetada del padre me ha parecido el no va mas y lo que dice después, ¡imposible! No creo que nadie sea tan racional y bueno en esta vida.

La trama es sencilla aunque sí que me hubiera gustado que la parte del juicio y los asuntos legales salieran mas porque al final esa parte me parece un poco apresurada. También la decisión de Erin de romper con todo y seguir su corazón, que le lleva a Jesse, me ha parecido poco creíble, y aunque me ha parecido bien creo que después de treinta cuatro años que tiene estando a la sombra de sus padres y siendo sumisa creo que ha sido precipitado.

Hay muchos secundarios que merecen mención, como Alice, de la que estoy deseando leer su historia, la madre de Jesse y Maddie, su hermana. Sus amigos, Chad, June y los demás y Neil el supuesto caballero que va de flor en flor.

Le pongo un bueno

 


Crítica realizada por LadyZarek

Cuando empecé a leer "Senderos", me hice ilusiones con la historia y los protagonistas. Mar Carrión sabe escribir, pero pronto comencé a entender que utiliza muchas descripciones, y las parrafadas largas no me gustan mucho. Prefiero los diálogos. Lo que nos cuenta esta autora es una historia sencilla, pero ha metido cosas que a mí no han terminado de gustarme. Una vez que pasé la mitad de la novela, mi interés empezó a decaer.

Erin y Jesse parecían los protagonistas ideales, pero poco a poco dejaron de entretenrme, y empecé a pensar que me daba igual lo que les ocurriera. Jesse es un cabezota, y Erin es débil con respecto a su padre, aún sabiendo lo tirano que es. Creo que debería haber presentado más pelea, y confiar más en Jesse.

Tanta descripción de paisajes, tanto pensamiento sin sentido, y una ridícula escena con el robo del coche de ella por su estupidez, que no inocencia o bondad, han acabado con mi paciencia, y simplemente me terminé el libro por acabarlo, no porque tuviera ganas. Hay que ser tonta para dejar subir en el coche a un desconocido. Esa escena no me gustó nada.

Y los secundarios... pues qué voy a decir, la mayoría son puros tópicos con piernas. El típico tío que tras años de repente se interesa por la protagonista y es más soso que una comida sin sal (va por Neil), la típica madre cocinera y bondadosa, y la hermana buena (la de Jesse). El padre tirano. La hermana rebelde (la de Erin). Todos estos estereotipos ya los he leído mil veces.

Con esto quiero decir que la historia es buena, pero nada original y tirando a aburrida. Me apena no poder darle el aprobado, porque tenía ganas de leer algo de Mar Carrión, y deseaba que el libro me gustara. Pero Mar Carrión tiene talento, eso se lo voy a reconocer.

Para quienes les gusten los paisajes y las historias sencillas, es recomendable, pese a que no me ha terminado de llegar.

Nota: 2/5.


Crítica realizada por Artemisa

No sé por qué pero este libro lo empecé un poco confusa, me había hecho una idea diferente y me pareció que empezaba de una manera un tanto dispar en cuanto a lo que yo me imaginaba... claro que eso me duró apenas unas poquitas páginas.
Cuando conocí a los personajes, nada mas hacer su aparición me parecieron muy creíbles y la historia, la manera de avanzar y desarrollarse me atrapó totalmente, avanzando por la lectura con ganas de más a cada página que pasaba.

A quien primero conocemos es a Erin, una chica con un corazón de oro, una chica encantadora que vive bajo el yugo de un padre que es poco más que un tirano. El es poseedor de una gran empresa junto con otro socio, una gran multinacional donde Erin trabaja y que si bien le da para vivir cómodamente no es que su trabajo la haga feliz precisamente, al contrario. Su padre es exigente y autoritario y tanto a ella como a su hermana las tiene bajo su mano de tal manera que se cree con derecho no solo a dirigirlas en su trabajo sino a dirigir también su vida privada.
Jesse es piloto, o al menos lo era hasta que la empresa en la que trabajaba, la del padre de Erin, truncó su trabajo haciendo que le retiraran la licencia por un acontecimiento del que Jesse fue testigo y en el que con valentía se enfrentó a los peces gordos.

Aunque se conocen y no es que se profesen mucho cariño que digamos, el encuentro entre ambos me gustó mucho y sobre todo el giro que da la historia para que irremediablemente sus caminos acaben juntándose. El avance de esta historia y la relación entre ambos me ha parecido muy real, pausada, sin grandes sobresaltos pero al mismo tiempo con giros impredecibles.

En este libro cada detalle hace un papel fundamental para que la historia fluya, desde lo maravillosos personajes segundarios y su propias inquietudes, hasta las excelentes descripciones de la autora de cada uno de los lugares y personas que aparecen en esta novela.
Al igual que con el primer libro de la serie Montana, me he quedado con la sensación de que sería capaz de estar leyendo sobre estos personajes eternamente y me encantaría conocer las historias de otras de las personas que hemos conocido en este libro.
Para terminar he de reconocer que me ha quedado un pequeño vacío en cuanto al juicio final, me hubiese gustado saber más de esa parte, verla más desarrollada, pero bueno, así nos ahorramos pasar un mal rato.

Valoración: 4/5

 

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |