Leanne Banks - Sin ataduras

Valoración:

Crítica realizada por Soraya

Jenna Jean Anderson no pensaba dejarse llevar fácilmente al matrimonio. El doctor Stan Michaels no había nacido para marido. Lo conocía desde que era uno de los chicos malos del barrio y ella se enorgullecía de ser muy buena. Pero eso no quería decir que hubiera pasado por alto su sonrisa atractiva y pícara o el brillo seductor de sus ojos...
Ahora que Jenna Jean se había convertido en una mujer fantástica, Stan deseaba acercarse a su enemiga de la infancia. Pero ahora sabía que ya no tenía que lidiar con una princesita infantil. Ella era toda una reina y la única que podría hacer caer de rodillas a un soltero empedernido.

En el comienzo de la novela nos encontramos con una niña de doce años, la tierna edad en la que aún no se tiene muy claro si los chicos te gustan o te disgustan, o ambas cosas al mismo tiempo. Jenna Jean sabía que Stanley Michaels era su acérrimo enemigo, siempre quería ser mejor que ella, hasta que un día le intentó quitar una de sus galletas y ella terminó mordiéndole el dedo y haciéndole sangre. Lo que no sabía en ese momento era que el destino los iba a volver a cruzar, y que él seguiría logrando sacar su lado más salvaje a la luz.

Desde pequeña Jenna Jean había tenido claro que ella iba a aspirar a lo máximo, ya les había avisado a sus amigas que a ella no le bastante con ser una princesa, ella quería ser la reina. Ahora muchos años más tarde, Jenna es ayudante del fiscal, pero no conforme con eso, y a pesar de tener una gran trayectoria a sus espaldas, ella sigue teniendo grandes aspiraciones, quiere ser jueza.

Jugando un partido de baloncesto sufre una lesión y tienen que llevarla inmediatamente al hospital para ser intervenida, con la gran suerte de que el cirujano que la va a atender no es otro que Stan Michaels, el monstruo de las galletas. Cuando Jenna descubre que es él, no puede creer que uno de los chicos malos de su infancia haya llegado a ser médico, si ella imaginaba que estaría en la cárcel metido.

Sin embargo, lo que empieza con una relación médico-paciente, da paso a un trato más personal, así que él decide ceder su historial a un compañero, y empezar a tratarla de nuevo, esta vez con la vista puesta en conocer más íntimamente a la maravillosa mujer en la que se ha convertido.

Ambos personajes me han llegado. Él es divertido, gracioso, elocuente, sincero y muy paciente. Desde el principio sabe que quiere que lo suyo con ella vaya a más, y no ceja en su empeño por conseguirlo. Ella por su parte, es seria, formal, muy segura en todo lo que hace, pero a la vez muy insegura en sus relaciones sentimentales. Tiene muy claro que sea lo que sea que está surgiendo entre ambos, no tiene ningún sentido, pues ella no podría ser más diferente al tipo de mujer a la que él está acostumbrado.

Estamos ante una novela tierna, dulce, y muy bonita. En la que ambos protagonistas se complementan maravillosamente, dándonos la certeza absoluta de que están hechos el uno para el otro. En cuanto ella necesita espacio, él no pone impedimentos en dárselo, pero si alejarse demasiado para que ella vaya habituándose a su presencia, hasta caer rendida a sus pies.

Si la anterior novela que leí de esta autora me supo mal, con ésta ha acertado de pleno. Es cierto que es una historia corta, pero pertenece a una serie, ésta es la tercera, con lo cual supongo que podremos seguir sabiendo más de los protagonistas.

Yo recomiendo su lectura, sinceramente se pasa un rato muy agradable con esta autora tan divertida.
Le doy un 4 sobre 5.

Escribir un comentario

Gracias por tu colaboración.

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |