Karen Marie Moning - Fiebre sombría

Visitas: 5067

Crítica realizada por Mc2

MacKayla Lane y su hermana Alina eran apenas unas niñas cuando fueron entregadas en adopción y enviadas lejos de Irlanda. Ahora han pasado veinte años, Alina está muerta y Mac ha regresado a su país de origen con la intención de dar caza a quien le arrebató a su hermana. Ella sabe que proviene de un linaje especial, que le ha llevado a sumergirse en un mundo lleno de secretos y de sangre; un mundo en permanente conflicto con los humanos, una raza de seres inmortales que han vivido a nuestra sombra durante miles de años.

La lucha está por terminar, la última batalla está por librarse y sólo una mujer tiene en sus manos el destino de toda una raza. Acompañada de férreos guerreros Mac intentará proteger nuestro mundo de las criaturas mágicas del otro lado del velo.

Quinto y último libro de la serie Fiebre.

MacKayla no sabía ya en quién confiar. Contemplaba desolada el cuerpo ensangrentado de Barrons, el hombre que le había dicho que nunca la abandonaría. El hombre que la excitaba con su sola presencia y del que no esperaba separarse jamás. Había llegado a pensar que no era humano, que no podía morir. Lo peor de todo era que ella era responsable de su muerte y ahora se encontraba sola para enfrentarse a su peor enemigo, lord Master. También llamado Darroc, era el líder de los fae oscuros, y había sido el amante de su hermana Alina. Mac estaba segura de que también era su asesino, y estaba decidida a acabar con su vida.

Además Mac tenía otra misión imprescindible; encontrar el Sinsar Dubh, el libro que todos están empeñados en encontrar por un motivo u otro. ¿Podría utilizarlo ella en su propio beneficio? Según la información obtenida contiene hechizos para hacer y deshacer mundos con los que podría regresar al pasado y crear un futuro diferente. En medio de la lucha por hacerse con el libro uno de sus mayores enemigos pierde la vida, y descubre que el hombre al que amaba no está muerto. Ahora, para conseguir encerrar de nuevo al Sinsar Dubh precisa de la ayuda de los últimos cinco druidas vivos pertenecientes a la familia Keltar: Dageus, Drustan, Cian, Christian y Christopher. Unos hombres dispuestos a seguir honrando el pacto con los Tuatha Dé Danann y la sabiduría antigua.

Fiebre sombría está escrita en cinco partes. La primera, salvo por algunos detalles, rememora hechos acaecidos en los cuatro libros anteriores; sus orígenes, porqué regresó a Dublín, los recuerdos que guarda de su hermana, su secuestro por lord Master y la violación por los príncipes unseelie, su estancia en la Abadía, su relación con Barrons. Es la parte de la novela que circula más lentamente. Sobre todo porque abusa de la primera persona verbal y las frases son muy cortas; a veces sólo tres palabras, consiguiendo un tono excesivamente monótono. Pero, pese a estos detalles, aconsejaría leer primero los cuatro libros anteriores. Yo me he visto releyendo párrafos, e incluso ojeando los libros anteriores, porque me perdía con la historia. Además, esta serie dista mucho de la serie Highlanders. Es completamente diferente. Si no supiera el nombre de la escritora, y me dieran esta única novela para averiguar su nombre, no estoy segura de que hubiera sido capaz de adivinarlo, pese a encontrar los nombres de los conocidos druidas e incluso de Adam, el Sin sirichu du de la reina Aoibheal.

En la novela se sigue cuestionando el poder del libro, qué es y como puede ser utilizado. Crea dudas sobre las verdaderas intenciones de cada personaje del libro. Algunos que se pensaban "buenos" no lo son tanto; y otros que estaban entre los malos, no eran tan malvados como se creían. La novela da continuamente giros y pone en entredicho el verdadero significado de lo sucedido en los otros libros de la saga. Las escenas románticas no me han parecido tales, eran apresuradas (poco más que un párrafo, generalmente), y sólo reproducían momentos de lujuria relacionados con el ambiente claramente sexual que rodeaba a algunos de los implicados en la novela. Es más, cada vez que salía algo de esto me venía instantáneamente a la cabeza la crítica que Irdala realizó de El traje nuevo de la Emperatriz de Jaid Black.

En cuanto a los protagonistas, Jericho Barrons no es un "hombre" (no termino de aclararme qué tipo de ser es), tan controlado como en novelas anteriores. Pierde en más de una ocasión el control, además de parecer celoso y despiadado. A Mac se la ve más madura, aunque la autora nos lía con los orígenes de la protagonista. A veces parece ser la reencarnación del rey, otras la concubina... La participación de los Keltar como secundarios se me ha hecho excesivamente corta. Aparecerán en una diez páginas de las quinientas sesenta y siete que forman la novela. Incluso Adam figura sólo en un par de ellas. Con todos los giros, dudas, rememoraciones que hay en la novela, la captura y neutralización del libro se me hace precipitada.

En conclusión, por una vez no soy capaz de inclinarme a decir si me ha gustado el libro o no. Lo único que se es que tiendo a devorar libros, cuando puedo. Si me apasiona alguno, no puedo dejar de leer, o me cuesta un montón aparcarlo hasta otro momento. En este caso, sentía la necesidad imperiosa de dejarlo, sobre todo en la primera parte. Era como si necesitara descansar para que mi cerebro pudiera asumir la historia. Hasta el sol me pareció más brillante cuando salí a la calle nada más terminarlo.

Últimos libros añadidos

logo-face

Blog colaborador

banner-marta11

Blog colaborador

banner-sandram

Blog colaborador

banner-los-libros-de-maribel

Blog colaborador

banner-blog-hermanastras