Johanna Lindsey - Amor eterno

Valoración:

Crítica realizada por Lilith

¿Quien, después de leerse El hombre de mis sueños, no se quedó con ganas de saber más sobre ese apuesto y risueño escocés que secuestra a Megan Penworthy durante su fuga a Escocia?

En Amor eterno, Johanna Lindsey nos explica las circunstancias que hacen de Lachlan McGregor (antes McDuell) un ladrón y un bandido.

Resulta, para sorpresa de todos, que Lachlan no mentía cuando afirmaba ante Megan ser el Lord de un clan escocés. Privado de su herencia se ve obligado a robar (eso si solo a sus ancestrales enemigos, los molestos ingleses) para mantener a su gente unida, pero después de una última aventura de la que sale malherido (precisamente por no haber olvidado a la dulce Megan) decide que las cosas no pueden continuar así eternamente y es persuadido por sus parientes (y compañeros de fechorías) de que ha llegado el momento de tomar esposa (a ser posible, una muy rica que le saque del apuro económico en el que se haya). Para tal fin, solicita la ayuda de su tía abuela Margaret, una mujer inglesa que se casó con su tío abuelo por amor y que es pariente del todo poderoso Duque de Wrothston.

Por su parte Kimberly Richards es la hija del conde de Amburough y acaba de poner fin al luto por su madre. Kimberly y su padre no están muy unidos (lo más suave sería decir que se soportan mutuamente) así que el conde deseoso de librarse de su molesta hija para poder casarse con otra mujer, decide que lo más apropiado es casar a la niña lo más rápido posible. Como el duque de Wrothston le debe un favor, envía a su hija a la residencia ducal con el encargo de que encuentre pronto a un marido, el único requisito que tiene que cumplir su futuro yerno es el de no ser escocés, pues los tiene manía y amenaza a Kimberly con desheredarla en caso de que se case con uno de ellos.

Como es de suponer Kimberly y Lachlan se atraen nada más verse, pero la amenaza de ser desheredada por su padre no es el único obstáculo para su relación. Ya que en la residencia ducal, Lachlan encuentra a su amada Megan y está firmemente decidido a conquistar su amor..siempre y cuando sea capaz de sacar a Kimberly de su cabeza el tiempo suficiente para centrarse en su objetivo. Por su parte, Kimberly no está dispuesta a ser el segundo plato de nadie, por muy atractivo y divertido que le resulte el gigante escocés.

Puestas así las cosas la diversión está asegurada en esta novela, que no tiene nada que envidiar a su primera parte. Lachlan es un hombre amable y risueño que enamora con su sentido del humor. Kimberly es el tímido capullo que con las atenciones y cuidados adecuados (los de Lachlan en este caso) florece convirtiéndose en una hermosa pero nada delicada flor.

Este libro es otro más de mis favoritos de Johanna Lindsey, tiene muchas escenas entrañables y muchas más muy divertidas. No os perdáis el modo "civilizado" de Kimberly de discutir las cosas ni la sorpresa de Lachlan al descubrir que no es a Megan a quien ama.

Escribir un comentario

Gracias por tu colaboración.

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |

We use cookies

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.