Jane Feather - La guerrera

Crítica realizada por Carmela

Inglaterra está al borde de la Guerra Civil. La joven Portia Worth, sobrina bastarda del Marqués de Granville, es confundida con la hija de éste y raptada por Rufus Decatur, feroz enemigo de Granville y líder de un grupo de insurgentes.

El objetivo de Rufus es apoyar al Rey en contra del Parlamento y al mismo tiempo, vengarse de quienes lo despojaron de sus tierras y de su título nobiliario. Portia comprenderá pronto que es una proscrita, lo mismo que Rufus, y nacerá entre ellos una mutua comprensión que florecerá en un amor sincero y apasionado.

Alguna vez he dicho, no sé dónde, que las novelas de esta autora son unas de las que compro, leo y guardo. ¿Motivo? Pues que me parece que narra estupendamente las épocas que elige, su forma de escribir me gusta, sus personajes son intensos y sus argumentos bien trabajados. En ésta, en que nos traslada al siglo XVII, creo que demuestra su innegable capacidad para la escritura.

Pero el título no me gustaba, parecía que me iba a encontrar una historia de la chica de Connan el Bárbaro o similar. Sin embargo después de leer la novela te das cuenta del motivo de haberla titulado así.

Salvando el comentario, trataré de decir lo que me parece esta novela con la mayor objetividad posible.

Rufus es hijo de un conde, exactamente del conde de Rothbury, que se quitó la vida cuando él era un niño pequeño. Desde ese momento y a tan corta edad, Rufus no tiene más remedio que hacerse cargo de todo, incluso de velar por su madre. Tiene que recuperar como sea las propiedades de la familia. El rencor hace mella en él y lo lanza contra el hombre al que cree responsable de la desgracia de su padre, de la viudedad de su madre y de su triste infancia: Grenville. La venganza es lo único que le deja dormir por las noches y se deleita en ella. La autora nos lo pone como un ser lleno de frustración y resentimiento, que ha trabajado duramente para abrirse camino en la vida y que, para ello, se convierte en líder de un grupo de rebeldes. Sus acólitos le temen y le espetan.

Porthia tampoco ha llevado una vida llena de comodidades, sino todo lo contrario. Hija de un padre sin recursos que se ha dado a la bebida y al juego, ha tenido que trabajar para ganarse el sustento, viendo luego cómo su progenitor se logaste en juergas. El destino parece ir a cambiar cuando su padre fallece después de escribir a su hermanastro, el marqués de Grenville. Entonces ella se va a vivir con el marqués. Lo que no sabe es que casualmente esa circunstancia la va a poner en manos de Rufus y su vida estará en peligro.

El personaje es el de una mujer fuerte de carácter y de ideas, a la que no le importa trabajar para salir a flote, que odia el engaño y la hipocresía.

El personaje del padre de la protagonista está divinamente detallado, su modo de vivir, su dejadez, sus borracheras. Nos lo ha hecho odioso y acabas, en efecto, por encontrarlo repulsivo. Pero es un punto importante en la historia porque de otro modo no vendría cuento el sufrimiento de la heroína.

Cuando las circunstancias ponen a la protagonista en manos de Rufus, empieza la guerra de verdad. Ninguno de los dos quiere dar su brazo a torcer, ninguno se deja amilanar por el otro. Los desafíos están a cada paso. Esos son los que hacen la novela intensa y entretenida.

El modo en que ambos se rinden, se dan cuenta de la atracción que siente por el otro y deciden trabajar juntos, me ha parecido estupenda.

Puede que esta novela sea una de las que más me han gustado de la autora. La he encontrado intensa, sensual, activa, entretenida y de una fácil narrativa que te envuelve en la época con sus buenas descripciones y grandes diálogos.

Del 1 al 5, le pondría un 4.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |