Elizabeth Boyle - Cautivada por el duque

Crítica realizada por Anasy

SINOPSIS:

Libro 7 de la Serie: «The Bachelor Chronicles»
Testaruda como pocas, la bella lady Elinor Standon ha decidido que jamás permitirá que su codicioso padrastro entregue en matrimonio a su hermana menor al mejor postor. Pero la única manera para impedir ese diabólico plan es convertirse en tutora de la joven. Y una mujer soltera no puede hacerlo. Ahora, Elinor debe casarse, y, para facilitar los trámites, su matrimonio debe ser con un duque, nada menos. Elinor contrata a un abogado, James Lambert, para que la ayude a localizar a su futuro marido. Pero sus cuidadosos planes se desbaratarán cuando descubre que bajo el ajado atuendo, los arrogantes modales y los consejos poco convencionales de su abogado se esconde un hombre demasiado atractivo como para ignorarlo. Lo que no sabe es que Lambert no es quien dice ser, y lo que para él comenzó como una simple confusión de identidad puede terminar siendo un juego muy excitante y, a la vez, peligroso.

OPINIÓN :

Descubrí a Elizabeth Boyle con el primer libro publicado de ella en España, La condesa perfecta que es el anterior libro a éste en la serie a la que pertenecen, es una pena que la editorial no respetara el orden y no empezara a publicar la serie por el primer libro, ya que hay personajes de los primeros libros que salen en los siguientes, pero volviendo a la autora, me encantó su manera de escribir , la historia tan sencilla pero a la vez tan bonita y el tono simpático que tenía el libro, así que ni me lo pensé a la hora de leerme Cautivada por el duque, que ha cumplido las expectativas que tenía.

En el anterior libro conocíamos a las tres viudas de los diferentes marqueses de Standon. , tres mujeres muy diferentes y con mucho carácter que se veían obligadas a convivir con unos recursos limitados cuando con sus comportamientos cansan a los actuales duques de Hollindrake que les conceden buenas dotes con el fin de volver a casarlas cuanto antes. Una vez que Lucy se casa , sólo quedan dos.

En Cautivada por el duque nos encontramos con la historia de Ellinor Standon , una de las viudas y la que más desesperada está por encontrar marido aunque volver a pasar por el matrimonio no es algo que le atraiga, pero no un marido cualquiera, sino un duque con el suficiente poder para plantarle cara a su padrastro que intenta llevarse a su hermana pequeña, Tia de sólo catorce años para casarla con un hombre rico que le pague sus deudas.

Elinor no tuvo un buen matrimonio, es casada a la fuerza por su padrastro y no quiere que le hagan lo mismo a su hermana, sin embargo Elinor es bastante inocentona en algunos aspectos, lo que la hace aún más irresistible para los solteros de la alta sociedad. En la desesperada situación en la que está de repente se encuentra con un atractivo hombre en el rellano de sus residencia, un hombre espectacular y un poco aturdido con unas pintas sospechosas, un hombre al que Elinor confunde con un consejero que le manda Lucy, lady Clifton y al que contrata en el instante para que la ayuda investigar  a  los posibles duques con los que puede casarse.

Lord James Lambert es el noveno duque de Parkerton, un hombre viudo con una hija que le da muchos quebraderos de cabeza y en edad de casar, un duque acostumbrado a ser servido y obedecido desde el día de su nacimiento, al que nadie le lleva la contraria y muy consciente de su importancia en el mundo, por eso se queda anonadado cuando conoce a Elinor Standon, tanto por su belleza y candor que lo dejan totalmente deslumbrado, como por el hecho de que lo tome por un trabajador común al que contrata como asesor.

Aunque James debería sacarla de su error en ese mismo momento, no lo hace, a partir de ese día el duque de Parkerton dará un cambio radical en su vida, su comportamiento y en su manera de ver las cosas. De ser un hombre demasiado serio, estricto y estirado que sufrió un desengaño en su primer matrimonio, pasa a ser un hombre más abierto, confundido por lo que siente hacia Elinor y las cosas que está dispuesto a hacer por estar con ella y seguir la farsa de ser su empleado, se va abriendo más tanto con su familia como con la gente que lo rodea, ve un nuevo mundo cuando se disfraza de hombre común y corriente que pasea con Elinor y que disfruta de cosas con las que nunca soñó.

Elinor por su parte encuentra en el St. Mour, como se hace llamar James , el hombre con el que siempre soñó, alguien que la cuide, la rescate en los malos momentos, pasee con ella, la abrace y la mime, sin contar la potente atracción que siente hacia él y que nunca pensó que sentiría hacia ningún hombre, aunque también reconoce que es un hombre arrogante y prepotente que da órdenes esperando que todo el mundo lo obedezca, pero sigue siendo el único hombre que ha hecho que Elinor se sienta seducida y querida.

Una historia sencilla, con momentos divertidos, muchos enredos debido a los engaños y la farsa que representa Parkerton, con una narración fluifa en un tono muy simpático característico de la autora, personajes entrañables y divertidos que te hacen pasar un buen rato. Un libro que me atrapó desde la primera página y que me leí del tirón, tal vez me gustara más el anterior libro, pero eso no desmerece a cautivada por un duque que me ha encantado.

Muy bueno. 


Crítica realizada por Mary Jo

Lady Ellinor es una de las tres viudas Standon, que después de pasar años peleando entre ellas son obligadas por la duquesa de Hollindrake a vivir juntas en una pequeña casa que se cae piedra a piedra. Después del reciente matrimonio de una de ellas, Lucy Lady Clifton, Elinor le ruega que le ayude a encontrar un consejero, que pueda ayudarla a investigar a unos posibles candidatos a esposo, pues ha de casarse con celeridad, en un intento de evitar que su padrastro acabe ganando la tutoría de Tia su hermana menor, y la entregue a cualquier viejo pervertido como hizo con ella. Para ello no puede conformarse con cualquier caballero, necesita un duque, uno lo suficientemente poderoso para enfrentarse a su padrastro, y alejarlo para siempre de sus vidas.

James Lambert St Muir duque de Parkerton, es un hombre serio, dueño de su voluntad, con un fuerte sentido del deber, mantiene un férreo control sobre su vida y sus sentimientos, todo en un intento de no sucumbir a la enfermedad de su linaje ducal, y volverse tan loco como el resto de sus parientes. Se ha pasado la vida sacando a unos y a otros de todos los líos en los que se han metido, debido a su falta de control y un exceso de frivolidad. Siempre temiendo que en cualquier momento el mismo muestre síntomas de locura.

Y su mundo se viene abajo el día de acude a un pequeña casa a pedir disculpas a Lady Standon, y queda atrapado y embobado por otra de las viudas Standon. Porque seguramente ese es el motivo por el que el gran e infalible duque, con toda su dignidad ducal, sigue la corriente de esa mujercita cuando lo toma por un simple empleado, y lo hechiza de tal modo que acaba ayudando a una perra a traer a sus cachorros al mundo. Y si su intención es pedir disculpas, achacarlo a una enajenación mental transitoria, su decisión se tambalea cuando ella le entrega una hoja con los nombres de los candidatos ducales a esposo, a los que tiene que investigar....y ¡él no está en ella!

Y con este argumento comienza una historia divertida y muy entretenida, de enredos, malentendidos, y todas las situaciones cómicas que dan lugar debido al intento de su gran magnificencia ducal, en pasar por un empleado a sueldo. Los giros cómicos que tiene la novela son desternillantes, sobre todo cuando los empleados del duque meten las narices en los asuntos de su patrón, convencidos de que el linaje Parkerton a atrapado por fin a su Excelencia, que este se ha vuelto tarumba (incluso el mismo se abre las puertas, dónde va a parar!!) y comienzan a boicotear el cortejo de Lady Standon.

Otros secundarios de interés son el hermano del duque al que apodan el loco Jack y su esposa Miranda, al que la autora hace referencia de su historia en este libro, y cuya novela me encantaría leer. Tia la hermana de Elinor, también tiene mucho que decir en el libro, puesto que al descubrir la verdad se convierte en una chantajista de cuidado.

En resumen, una historia divertida, son situaciones muy cómicas, con un trasfondo romántico muy intenso, narrado con humor y pasión, con esas escenas que te ponen la piel de gallina al describir una mirada, un roce, un beso.

A mí me ha gustado mucho y la recomiendo para pasar una tarde divertida y leer una preciosa y sencilla historia de amor. 


Crítica realizada por Katon

Segunda entrega de las viudas Standon y me ha gustado tanto como el primero, incluso algo más porque en el primero la segunda parte para mí quedó un poco coja, y aquí no me ha dado esa sensación. El primer encuentro entre Elinor y el que ella cree es el enviado de Lucy no tiene desperdicio. Me encanta cómo refleja los pensamientos del duque, es tan estirado que parece como si otra persona controlara su cuerpo, hay escenas muy divertidas.

James Lambert había ido a la casa de las viudas Standon para disculparse con Lucy, actual lady Clifton, pero nada más llegar Elinor lo confundió con otra persona y le rogó que le ayudara con un asuntillo algo complicado. El duque de Parkerton casi no pudo ni reaccionar. Más tarde, cuando Elinor le habla de su necesidad de encontrar un duque en el menor tiempo posible, James no puede negarse y continúa la farsa. Elinor, ayudándose del libro que les prestó la actual duquesa de Hollindrake, hace un listado de posibles duques. Su primer matrimonio fue una mala experiencia para Elinor, pero está dispuesta a sacrificarse para proteger a su hermana Tia de las garras de su padrastro, y solo un duque puede darle el apoyo que necesita.

Tras ese primer encuentro el duque se queda prendado de Elinor, de su actitud, pero también de cierta inocencia que percibe en ella, así que decide seguir la farsa y ayudarla a encontrar marido, a pesar de que su propia familia y sus criados empiecen a pensar que, el hasta ahora siempre serio y riguroso duque, está cayendo bajo la maldición familiar, la locura. Cuando Elinor le diga sobre qué duques debe investigar será una razón más para estar a su lado y protegerla, aunque ni ella misma lo sepa.

Elinor no entiende muchas veces la actitud de St Maur ya que se muestra tan altanero y arrogante como los propios duques y su manera de vestir con casa con su forma de actuar. La joven es demasiado inocente en algunos aspectos pero me ha gustado cómo no se pliega a los deseos o a las órdenes de St Maur y hace lo que le da la gana, aunque esté llevando al duque de Parkerton por la calle de la amargura, o por la calle de un mercadillo de ropa de segunda mano.

Hay escenas que me han provocado más de una carcajada, cuando el propio James descubre que su nombre no está en la lista de Elinor ¡¿cómo puede ser, si él es uno de los mejores partidos de Inglaterra?! Los diálogos entre los dos no tienen desperdicio y más de una situación con dobles sentidos.

La trama es sencilla, pero está escrito de tal manera que no hace falta más, es divertida, ágil y con unos personajes fantásticos. Tanto Elinor con su carácter y sus ideas, como James y su cambio de actitud y su renacer a la vida son los personajes perfectos para esta historia. Además de los protagonistas hay que mencionar a Minerva, la otra viuda Standon, a Tia, al hermano del duque y a los criados. La de situaciones que provocan sin ser plenamente conscientes.

Estoy deseando leer la historia de Minerva, la última de las viudas Standon.

 

 

Comentarios (1)

  • Silvia77

    03 Marzo 2014 a las 19:43 |
    Me lo he pasado muy bien y me ha gustado, aunque al principio heché en falta saber las razones del duque para disculparse con Lucy, que tiene relación con el libro que le antecede. Lo único que no me ha convencido ha sido el final. Mi nota 8/10

    responder

Escribir un comentario

Gracias por tu colaboración.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2019 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |