Elena Bargues - En el corazón del imperio

Crítica realizada por Nieves Hidalgo

¡Qué maravilla! Aún estoy extasiada.

Leída la trilogía completa de El Ducado de Anizy, he de decir que la primera entrega, El asalto a Cartagena de Indias, me pareció estupenda; la segunda parte, El botín de Cartagena, aún mejor. Pero sin duda, la que ha hecho que caiga rendida ante la pluma de Elena Bargues es la tercera entrega: En el corazón del Imperio. Ella me aviso: es larga. Doscientas páginas más que hubiera tenido, doscientas que hubiera disfrutado. Se me ha hecho corta.

Han pasado los años. Antoine Laver, Duque de Anizy, ya no es ese joven capitán francés que llegó a Cartagena de Indias y salvó la vida, gracias a la ayuda de una española con temple a la que todos llaman Ojos de miel, Mariana, aunque el tiempo no ha podido quitarle su gallardía y arrojo. Tampoco Mariana es ya una jovencita, pero conserva la hermosura de otros tiempos y sigue siendo una mujer que llama la atención allá donde va. Uno y otro siguen amándose cada día más, han conseguido sacar adelante una familia de la que se sienten orgullosos, han creado un paraíso particular en Anizy, lejos de las falsedades de la corte francesa, y han mantenido a su lado a los sirvientes que, más que criados, son amigos cercanos.

La autora nos narra el viaje de Antoine y Mariana desde Santander hasta la amada Sevilla, donde ella nació. Un viaje donde no falta la aventura y la intriga con los constantes intentos de matar a Laver, y a través del cual vamos conociendo también nosotros las ciudades por las que van pasando, viendo sus monumentos y sabiendo de sus costumbres.

Pro al mismo tiempo, tomamos parte de batallas navales y en la conquista de Cerdeña, de la mano de André Laver, uno de los hijos de la pareja. Es fascinante el modo en que la autora nos traslada de una historia a otra hasta que ambas se anudan, cuando André se reúne por fin con sus padres en España.

Algunos de los personajes ya me eran conocidos por las entregas anteriores, y me ha ilusionado volver a compartir aventura con ellos.

Teresa, por ejemplo. La criada personal de Mariana, que ha permanecido con ella desde que hubo de ir a Cartagena de Indias, que ha sufrido los mismos avatares que su señora y amiga, que se ha enamorado, que ha luchado a su lado y que ha sido su paño de lágrimas ─y también su Pepito Grillo─, sigue siendo uno de mis personajes favoritos. Merecería una reseña aparte. Teresa está siempre donde debe, aunque no se deja ver más de lo preciso; si tiene que discutir con Mariana, discute, en ningún momento se calla lo que piensa porque, además de ser su carácter, tanto Mariana como Laver se complacen en consentirle ese modo de actuar. Teresa no es una sirvienta, forma parte del corazón de Anizy, es un punto clave para resolver los problemas. Y me ha fascinado cómo acaban sus propias desventuras en la novela, no podía imaginarme un final mejor después del disgusto que me ha dado la autora cuando... No, no, no. Lo siento, pero eso no puedo contarlo, que descubro parte del argumento.

Don Gonzalo es otro de los personajes que me ha tenido enamorada desde la primera parte de la trilogía, cuando le enseñaba a Mariana las artes de la navegación. En esta tercera, ha terminado por cautivarme del todo. Su buen hacer, su paciencia, su sufrimiento cada vez que mira a Mariana, a la que sigue amando en secreto desde que la conoció, veinte años atrás. Sabe que nunca podrá tenerla, que pertenece a Laver porque ambos están profundamente enamorados, pero se niega a echarla de su corazón.

El capitán Santander, ese español recio que tuvo la fortuna de conocer a Antoine Laver en Cartagena de Indias y que aquí, de nuevo, cruza su camino con él, se hace imprescindible. No solo se convierte en la escota de los duques, salvándoles de múltiples peligros, sino que acaba siendo un verdadero amigo.

Los personajes nuevos que van apareciendo son de lo mejor, ya sean los de la familia de Mariana, la hija de don Gonzalo, María o la viuda Van Hee, como los que interpretan el papel de malvados. Ni uno solo de ellos sobra, todos son indispensables para un argumento que rebosa intrigas políticas, donde a través de las conversaciones entre ellos podemos saber qué tramaba Inglaterra, a qué jugaba Francia, qué perseguía Austria y, sobre todo, en qué cenagal estaba metida España, enfrentada al mundo entero.

Los diálogos, de una agudeza desbordante, además de ser una fuente de información precisa que nos pasa conocimientos, sin aburrir.

Las escenas de acción, un lujo. Un auténtico lujo. Me ha parecido haber participado en las batallas navales, ayudando incluso a cargar los cañones de las naves.
Los momentos románticos, que los hay y varios, una delicia. Parece mentira que en pocas líneas se pueda expresar todo el amor y toda la ternura entre una pareja, sin necesidad de entrar en muchos detalles.

Me pasaría horas hablando de esta trilogía, pero he de acabar. Solo quiero deciros que si os gusta el romance, la aventura, la intriga y la Historia, no podéis dejar de leer El Ducado de Anizy.

Gracias, Elena, por hacerme disfrutar tanto.

 

Crítica realizada por Elsa

Han pasado casi veinte años desde que Antoine y Mariana se conocieron, han tenido seis hijos, sus tierras están bien administradas y se dirigen a España para que Mariana pueda ver a su familia. Reina en España, después de la guerra de sucesión, Felipe V, nieto de Luis XIV y aparentemente el viaje no entraña peligro.

Nos encontramos a Mariana y Antoine más maduros pero sin que ninguno haya perdido atractivo. El viaje que aparentemente es de placer, se va complicando por momentos por una serie de intrigas y atentados contra el duque, de lo que no cuento más por no destripar la novela, pero que aseguro que os va a encantar, y nuevamente nuestros protagonistas lo enfrentan con la valentía y el ingenio que los caracteriza.

La autora nos va describiendo el paso por ciudades españolas, con tal realismo que me ha parecido estar visitándolas, a su vez continúa con la historia romántica de estos protagonistas tan extraordinarios en aquella época, tan adelantados a su tiempo y nos muestra el asombro típico de un francés por las cosas de nuestra tierra, el clima, las costumbres y la gastronomía.

Están arropados por una serie de personajes que ya conocíamos de entregas anteriores, como D. Gonzalo el marino que llevó a Mariana a Cartagena, y que continúa enamorado de ella, provocando los celos de Antoine, me encanta este marino casado infelizmente y ya viudo, que se vuelca en su hija haciendo una compañera excelente para Mariana, hace su aparición el capitán Santander al que Antoine perdonó la vida en Cartagena, además de los secundarios habituales sin olvidar a Teresa, esa mujer pragmática y resolutiva que es capaz de todo por sus señores. También conoceremos a D. Pedro el tío de Mariana, hermano gemelo de su padre, que se preocupó de educar a su sobrina pero que no pudo impedir que el padre la vendiera con un matrimonio arreglado con un personaje oscuro y depravado.

Paralelamente la acción se desarrolla ante las costas de Cerdeña, que el rey español quiere recuperar porque no se contenta con el tratado de Utrech, y nos encontramos a Andrée, tercer hijo de nuestra pareja que sirve a la marina española, junto con el hijo de Clement y Nicole y un jovencísimo guardiamarina que es hijo de D. Gonzalo.

Con todos estos elementos, tengo que decir, que aunque a veces en las series la primera historia suele ser la mejor, no es este el caso porque la segunda me pareció mejor que la primera y esta tercera me ha parecido un magnifico broche final.

La autora sigue dando fe de su buen hacer y de su documentación, porque leerla es recordar la historia y aprender nuevas cosas, sin hacerse pesada, sin obviar la parte romántica, que es importante y es que no se necesitan esas escenas hot larguísimas para transmitir una buena historia de amor, Elena Bargues lo hace estupendamente, nadie puede dudar del gran amor que une a los duque y que se afianza con el paso de tiempo.

Aunque consta de bastantes páginas, se me ha hecho corta y me ha dado pena que se termine, porque me ha dejado con esa sensación de ¿Qué leo ahora que me llene como esto?
Resumiendo que si no sabéis que leer y os gusta la novela histórica, os recomiendo esta trilogía, porque no os vais a arrepentir.

 

Escribir un comentario

Tus opiniones son muy importantes para que esta web siga adelante, por favor ayúdanos comentando nuestros contenidos. Si envías un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2019 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |