Debbie Macomber - La caricia del mar

Valoración:

Crítica realizada por Soraya

Desde el momento en que vio a Brandon Davis al otro lado de aquella sala abarrotada, Erin MacNamera supo que su vida no volvería a ser la misma. El sexy, tierno y fuerte alférez de navío tenía todo lo que ella soñaba en un hombre, pero pertenecía a la Marina. Como hija de uno de sus miembros, Erin sabía que no había nada peor que entregar el corazón a uno de aquellos hombres.

Cuando aquel viejo amigo le pidió a Brandon que cuidara de su hija, él jamás creyó que Erin resultaría ser una mujer tan hermosa y testaruda. Pero él iba a enseñarle un par de cosas sobre los hombres de la Marina... y sobre el amor..

Cuando un buen amigo te pide un favor tan sencillo como asegurarse de que su hija esté bien, uno lo hace, y eso es precisamente lo que hizo Brandon Davis. Brandon nunca podría imaginar que lo que en un principio sería, acercarse a ella, charlar un rato y cumplir con el favor que le había pedido su viejo amigo de la marina, se iba a convertir en amor a primera vista.

Erin tiene un par de cosas claras en la vida, que ahora que por fin ha echado raíces en una ciudad, no las piensa arrancar por nada del mundo, y que nunca, pero nunca jamás, se enamoraría de un marine. Así que cuando Brandon se le acerca en el bar y la invita a una copa, no tarda ni dos minutos en darse cuenta (por la jerga que éste usa), que pertenece a la Marina, así que intenta por todos los medios, alejarse de él lo antes posible, sin ser demasiado brusca. Lo de brusca es un término relativo, porque aquí la muchacha le deja bien claro que no quiere saber nada de ningún hombre que tenga relación alguna con la Marina, y que si para otras el uniforme es un incentivo (como me ocurriría a mí), para ella es un recordatorio de su pasado y todo lo que no ha podido tener por culpa de la profesión de su padre. (Ex marine)

Brandon que es un hombre increíblemente atractivo, acostumbrado a tener que quitarse a las mujeres de encima y no precisamente perseguirlas, no puede creerse que ésta lo esté despachando así como así. Y tal y cómo viene siendo común en el género humano, cuánto más difícil es algo, más lo quieres. Así que el muchacho decide ir a por todas, y no para hasta que consigue cenar con ella, y entablar una amistad. Esto último decisión de ella, pues es lo máximo que puede ofrecerle a ese pedazo de hombre. Por supuesto que Brando no piensa dejar su relación como una sencilla amistad, así como así.

En fin, como podéis imaginaros, estamos ante una novela bastante sencillita, en donde el eje está en el típico tira y afloja de los protagonistas. Él parece tener claro desde el principio que la quiere, y no para un rato, sino de por vida. Mientras que ella no puede evitar sentir algo fuerte por él, pero no deja libertad a sus sentimientos, pues sabe cómo son los hombres como él, siempre viajando de un lado para otro, con la casa a cuestas y sin rumbo fijo, a donde la Marina te mande. Ella ya vivió su infancia así y no quiere casarse con un hombre que le aporte un futuro semejante.

Por un lado la entendí, la autora logra plasmar bastante bien todas las carencias que tienen las familias de hombres de la Marina. Estar de un lado para otro del mundo, cuando ya tienes amigos, te va bien el colegio y demás, abandonarlo todo y vuelta a empezar, debe ser bastante complicado, en especial para un niño pequeño. Pero no sé, por momentos llegó a cansarme con tanto no. Reconozco que sin tantas negativas no habría novela pero me habría gustado que tuviese más esencia.

Me gusta mucho el tema de los marines, y creo que Macomber sabe tratarlo bastante bien, incluso le da la importancia que se merece a las mujeres de estos hombres, lo cual me gusta mucho. Pero con esta novela no ha terminado de engancharme, quizás le falta más acción... Aún así está bien para pasar una tardecita entretenida como hice yo ayer, así que le doy un 3 de 5 (para un harlequín cortito y sin mucha sustancia). Eso si, sí nunca habéis leído nada de esta autora yo os recomiendo que probéis suerte mejor con Un mar de nostalgia ó El mar entre los dos, ambas me encantaron, y en mi opinión superan con creces a ésta, que es bastante más flojita.

Página de la autora y bibliografía: Debbie Macomber

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |