Debbie Macomber - El mar entre los dos

Valoración:

Crítica realizada por Soraya

En cuestión de amor, no hay nada como un hombre de uniforme...

El oficial de la marina Rush Callaghan era fuerte, sensible y sexy; el hombre soñado por Lindy Kyle. Por eso no dudó ni un instante en casarse con él. Pero Rush se debía a su patria por encima de todo, y su matrimonio corría peligro por culpa de su carrera militar.

¿Podría su amor por Lindy competir con su devoción al trabajo y al mar?

Lindy llega a Seattle, concretamente a la casa que su hermano comparte con un amigo, buscando un refugio donde curar su corazón. Necesita alejarse de todo y de todos para poder comenzar de nuevo, y dónde mejor que en el solitario apartamento de su hermano Steve (protagonista de la novela siguiente).

Cuando no lleva en la casa más que un par de días, aparece Rush Callgham, oficial de la marina, que supuestamente estaba de misión durante seis meses en un punto desconocido y perdido de la mano de Dios. Rush ha tenido que volver repentinamente, después de zarpar hace tan sólo unas semanas, debido a una avería, que ha hecho que el Mitchell haya tenido que regresar a puerto para ser reparado.

Cuando llega a su casa, lo único que espera es poder estar tranquilo y sentarse a relajarse viendo la tela y tomándose unas cervecitas bien fresquitas. Sin embargo, un ruido en el baño le hace saber que por lo pronto solo no va a estar. Cuando ve a Lindy en el baño, lo primero que piensa es que ésta lista se está aprovechando y viviendo a costa de Steve, su amigo y compañero de piso, que acaba de divorciarse y no lo está pasando nada bien. Por esa razón decide echarla de su casa, todo esto sin saber que ella es la hermana de Steve, claro está. Lindy, la cual había oído maravillas del caballeroso Rush, descubre que su hermano no podía estar más equivocado, vive con un patán de cuidado, aunque no sabe de qué se sorprende, a fin de cuentas todos los hombres son iguales.

Por suerte para ambos, algo de lo que dice Lindy, le hace descubrir a Rush que ella no es la novia de turno de Steve, sino su preciada hermana, y aquí queda pactada la convivencia entre los dos.

Lindy, no sólo está mal emocionalmente, sino que además no tiene trabajo, y necesita de la ayuda de su hermano, pues no se puede permitir pagar el alquiler de un apartamento, para poder alejarse de la ciudad que le trae tantos recuerdos dolorosos. Es por esto, que a pesar de que Rush se vaya a quedar en la casa durante un tiempo indefinido, ella decide permanecer con él, a fin de cuentas no tiene muchas más opciones.

Aquí, cuando ambos tienen que compartir piso, cuando Rush sabe que no es una de las mujeres de Steve, es cuando empieza a surgir entre ellos la chispa del amor. En un principio parece que ella lo está utilizando para sanar su corazón, pero lo cierto es que ambos se están enamorando, otra cosa es que su amor vaya a resistir lo que se les viene encima. Precisamente cuando mejor están, él es llamado para volver al Mitchell y permanecer en el mar durante muchos meses.

Es fácil ser feliz junto a alguien cuando se le tiene cerca. Es fácil enamorarte si lo tienes al lado, compartiendo cada momento, pero podrá el amor de ambos, que tan reciente es, resistir tantos meses de separación. Podrá ella aceptar que Rush siempre ha amado al mar, más que ninguna otra mujer, que es precisamente el mar, la amante más caprichosa que éste ha tenido. Si es difícil el tener que luchar por alguien que se ama cuando hay de por medio otra persona, imaginad lo que es que esa cosa no sea ni siquiera humana.

Me encanta esta novela, principalmente porque trata el tema de los marines, y cómo se pasan 6 meses fuera, sin apenas contacto con su familia. La autora nos muestra cuánto sufre la pareja de alguien que tiene esta profesión. También, en esta novela en concreto, muestra el amor que siente un hombre, de esta profesión, hacia el mar, y cómo es tan fuerte que a pesar de amar a la mujer que deja en tierra, una parte de él no puede evitar sentir placer cuando zarpa.

Debbie Macomber ha sabido mostrar el peligro que ataña a semejante profesión, la impotencia de las mujeres que se quedan en tierra esperando ansiosas que su amado vuelva sano y salvo, y la mínima comunicación (escrita) que puede haber entre ellos. Es la primera novela que leo de este tipo, y la verdad es que a mí me ha encantado.

La escritora como ya dije en la crítica anterior que hice, tiene fluidez a la hora de escribir, sus libros te los bebes en una tarde, y te quedas con la sonrisa tonta en la boca.

Es un harlequín y por lo tanto cortito, pero a mí no me ha sabido a poco. Particularmente la recomiendo, eso sí, no esperes encontrar la novela del año, porque como digo, cumple lo esperado, que es entretener.

Le doy un 4,5 de 5 (calificado en consecuencia de su número de hojas y de su precio). Muy buen harlequin.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |