Debbie Macomber - Cruzando fronteras

Valoración:

Crítica realizada por Soraya

Cuando Molly supo, a través de un desconocido llamado Sam Dakota, que su abuelo estaba gravemente enfermo, hizo las maletas sin pensárselo dos veces. El rancho sería un buen lugar para educar a sus hijos.
Una vez allí, enseguida le surgieron preguntas sobre Sam. ¿Por qué estaba trabajando en el rancho de su abuelo? ¿Por qué el sheriff no se fiaba de él? ¿Quién era exactamente? A pesar de todo, se sentía atraída por Sam... hasta que su abuelo intentó persuadirlos para que se casaran.
Ir a vivir a Montana era una cosa, pero casarse con un desconocido otra muy distinta...por muy tentadora que resultara la idea.

El día que Molly recibió la llamada de un desconocido diciéndole que su abuelo no iba a durar mucho más tiempo, su vida cambió para siempre. El abuelo era el único pariente paterno que le quedaba, pues su abuela hacia ya muchos años que había muerto, y su padre murió siendo ella tan solo una niña.

La vida de Molly en estos momentos no está siendo nada fácil, su situación económica es bastante ajustada, tiene dos hijos y ningún ingreso a parte de su sueldo, pues su ex marido recientemente ha entrado en la cárcel por fraude, lo cuál supone que no le pase la pensión de los niños. Ir hasta Montana, para hacer una visita a su abuelo, escapa totalmente a sus posibilidades, así que después de meditarlo decide vender la casa, coger a los dos niños y marcharse a vivir al rancho del abuelo, el cuál como ella ya sabe, algún día va a ser suyo.

Su abuelo lleva años queriendo que ella vaya a vivir allí con él, pero no le ha querido decir que está enfermo, nunca ha querido ser una carga para nadie. La llamada de Sam Dakota, capataz del rancho, la coge totalmente desprevenida. Ella no sabía que el abuelo tuviese un capataz, y mucho menos que estuviera enfermo. Hasta dónde ella sabía, el abuelo era muy autosuficiente y siempre se había encargado de todo él solo.

Cuando llega al rancho todo está distinto a como ella lo recordaba. La casa está demacrada, es como si llevase años sin que nadie la atendiera como es debido. Además el abuelo está postrado a la cama, y todo el peso del rancho recae sobre los hombros de Sam, un desconocido.

Sam es un misterio para Molly, y desde el principio parece que entre ellos surge un acuerdo tácito de evitarse. Aunque todo cambia cuando los accidentes empiezan a ser más continuos y de mayor gravedad. Es entonces cuando el abuelo plantea una posibilidad un tanto descabellada, pero que puede suponer la respuesta a mucho de los problemas. "¿Por qué no se casan?"

Me ha molestado un poco el papel de Molly, se pasa el libro desconfiando de Sam. Es cierto que es un desconocido para ella, pero es evidente que a Sam le importa el racho y aún más, el bienestar del abuelo, al que parece deberle algo. Sam trabaja muchísimo, es el que se enfrenta a todos los incidentes que van sucediendo, y sin embargo ella no duda en sospechar de él cada vez que alguien le va con el cuento de que los accidentes están ocurriendo desde que Sam llegó. Es como si no importase lo que él haga, siempre va a ser el desconocido.

Sam sin embargo me ha gustado mucho. Es un hombre con un pasado que intenta dejar atrás, al que no le asusta el trabajo, y que tiene un sentido muy protector de la familia. Desde que conoce a los chicos, los coge bajo su ala y les enseña a valerse en el rancho. En todo momento les aporta la figura del padre, el mismo que a ellos siempre les ha faltado. Por su parte, con Molly es un poco contradictorio, por un lado la evita, y por otro no puede evitar desearla. Él piensa que cuando ella descubra la verdad de su pasado, lo echará de allí sin pensárselo dos veces. Aun así, se va enamorando de ella y vemos a un hombre más tierno y atento.

Para mí, uno de los personajes más entrañables de esta historia es el abuelo. Un hombre con una gran fortaleza, que no está dispuesto a abandonar este mundo hasta saber que deja a su única nieta en buenas manos. Aunque a veces se muestra inflexible, es un hombre justo que sabe ver más allá de las apariencias.
No hay mucho más que decir de un harlequin tan corto, excepto que hay una historia secundaria muy bonita entre una de las prostitutas del pueblo y el abogado. Por momentos me ha gustado incluso más que la principal. Es bastante agridulce, y la verdad es que me hubiese gustado que la autora le dedicara más página a esta pareja porque pienso que se la merecía.

Mi puntuación es de 3/5. No está mal para pasar el rato, pero poco más.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |