Carolyn Davidson - Obligados a casarse

Valoración:

Crítica realizada por Anasy

En cuanto llegó al Oeste, la señorita Emmaline Carruthers tuvo que olvidarse de sus planes para conseguir tener una vida digna y tranquila. Y eso ocurrió cuando se vio casada con un exaltado vaquero por culpa de un matrimonio de conveniencia.

Matthew Gerrity, capataz de un rancho, estaba acostumbrado a que las cosas se hicieran a su manera. Así que no entendía por qué le estaba costando tanto hacer entender a su nueva y bella esposa del Este que él era el que mandaba.

Desde que descubrí esta autora estoy encantada con la manera de escribir que tiene, con sus historias sencillas , sin sobresaltos pero llenos de sentimientos y personajes enternecedores que enamoran.

Obligados a casarse cuenta la historia de Emmaline , una joven que vive en Kentuky con sus abuelos y que un día se entera de que su padre ha muerto junto a su segunda esposa y que tiene una hermana pequeña. Emmaline no veía a su padre desde que siendo muy pequeña, su madre lo abandonó y se marchó con ella lejos de Arizona y el rancho. Emmaline crece bajo la rígida educación de sus abuelos con una madre que apenas reparaba en ella y pensando que no le importaba a su padre. Pero en cuanto recibe la noticia de que tiene una hermana de cinco años, Theresa, pone rumbo hacia Arizona para hacerse cargo de ella.

Pero cuando llega la esperan unas cuantas sorpresas, para empezar Matthew Gerrity, el hijo de la segunda esposa de su padre y también hermano carnal de Theresa, que es el encargado y administrador del rancho y el que manda en todo.

Tanto Matthew como Emmaline chocan desde el principio, tanto por los aires señoriales y remilgados de Emmaline como por la arrogancia y prepotencia de Matthew que está acostumbrado a mandar y hacer las cosas a su manera sin que nadie le rechiste, pero lo peor viene cuando se abre el testamento.

A los dos no les queda más remedio que casarse si quieren quedarse con el rancho y Theresa, aunque Emmaline es la que más se resiste a este acuerdo, no le gusta que le manden y que le digan lo que tiene que hacer, y Matthew hace precisamente eso, los dos chocan en genio y voluntades, pero también se sienten poderosamente atraídos el uno por el otro.

Los dos tendrán que adaptarse a su nueva vida, Emmaline se irá habituando a Arizona, y al inflexible Matthew , también tendrá que conseguir que su hermana aprenda a quererla e irá descubriendo que las cosas que pensaba de su padre, no eran completamente ciertas. Por su lado Matthew demuestra ser un hombre muy tierno que disfruta al lado de su mujer que no teme hacerle frente. Y entre medio, alguien intenta que Emmaline desaparezca por lo que la tensión está asegurada.

No es el libro que más me gusta de los pocos que me leí hasta el momento de la autora, pero aún así me parece una historia muy bonita, sencilla, que se lee rápido y que te hace pasar un buen momento.

Bueno.

 


 

Crítica realizada por Mariam

Tras la muerte de su padre, Emmaline Carruthers viaja hasta el Oeste para hacerse cargo de su hermana pequeña. Pero al llegar se encuentra con una inesperada sorpresa: el testamento de su padre, Samuel Carruthers. La última voluntad de éste la obliga a casarse con Matthew Gerrity, el hijastro de su padre y por tanto su hermanastro, para compartir la custodia de la pequeña Theresa, la hermana de ambos.

Emmaline no está dispuesta a casarse con el altanero vaquero pero si no acepta, la niña se quedará con Matthew. El testamento está lleno de condiciones para que tanto uno como otro hereden, pero en resumidas cuentas, eso implica que se casen y que en un periodo de dos años tengan un hijo.

Tras la separación de sus padres, cuando Emmaline tenía dos años, ésta siempre vivió en Kentucky donde sus abuelos la criaron y educaron. Tras el divorcio, su madre se convirtió en una sombra de sí misma y nunca prestó atención a su hija. Fue educada como una dama pero sin demasiado cariño y nunca tuvo noticias de su padre, creyendo que éste no pensaba en ella.

Tras la muerte de éste descubre que éste volvió a casarse y que tuvo una hija, Theresa, que en la actualidad tiene cinco años, pero que siempre la tuvo presente. Su segunda mujer tenía un hijo, Matthew, quien trabaja como capataz en el rancho de Carruthers.

Para Matthew es una sorpresa conocer a la altiva hija de su padrastro, quien según a él le consta nunca tuvo contacto con el hombre. Pero al conocerla se da cuenta que no es tan altiva e inaccesible como parece a primera vista, y aunque el suyo es un matrimonio de conveniencia, no tarda en surgir la atracción y el deseo entre ambos.

Obligados a casarse parte de un testamento y la obligación de que Emmaline y Matthew contraigan matrimonio. La verdad es que la novela no es especialmente original ni novedosa, pero a mí las novelas ambientadas en el Oeste y los matrimonios de conveniencia son temas que, en principio, me atraen mucho. Razón por la que me interesó esta novela. Además es la primera novela que leo de Carolyn Davidson.

La novela me ha hecho pasar un rato entretenido. La trama no da pie para grandes sorpresas ni misterios, pese a que existe un misterio a resolver: la identidad de alguien que intenta matar a Emmaline o, en su defecto, hacerla volver a Kentucky.

El que haya pocos personajes no da pie a que la identidad de esa persona sorprenda demasiado, al menos a mí no me ha sorprendido, ya que desde el principio se barajan dos sospechosos y hay poco margen de error.

Aun y todo, sin ser una novela inolvidable, es agradable de leer y entretenida.

Obligados a casarse es una novela que parte de varios estereotipos: un matrimonio de conveniencia y unos protagonistas también un tanto estereotipados, rudo vaquero y dama de buena familia.

Emmaline es una joven educada para ser una dama, inacostumbrada a trabajar y mucho menos a estar rodeada de hombres rudos, ganado y polvorientos parajes.

Matthew es un rudo vaquero, habituado al trabajo duro. Desde que su madre se casó con Carruthers ha vivido en el rancho y trabajado para él.

Así pues, los protagonistas provienen de dos mundos muy diferentes, pero como es de esperar la atracción nace entre ellos y entonces... cualquier cosa puede pasar.

La novela me ha parecido amena, pese a que hay muchos clichés, tal vez se deba a que este tipo de argumentos me entretienen. Aun así reconozco que es una novela a veces un poco lenta y que en cuanto a misterios no sorprende demasiado: la llegada de Emmaline parece inquietar a alguien que trata de obligarla a marcharse o bien matarla.

Creo que éste es el punto más débil de la novela, ya que podría haber dado más juego, introduciendo sospechosos o dando pistas más inquietantes sobre la identidad de esa persona. No sorprende.

En cuanto a la relación entre Matthew y Emmaline no carece de interés, pero también creo que le falta más chispa. Emmaline se enamora muy rápido y Matthew no muestra demasiada contrariedad por verse obligado a casarse y no da muchas muestras de ese carácter rudo que se le presupone. Al menos en mi opinión.

En cuanto a los secundarios creo que podrían haber dado más juego, pero como ya he dicho, a grandes rasgos la novela me ha parecido amena.

Teniendo en cuenta que estamos hablando de un harlequín, con lo que las escenas no permiten tanto desarrollo como una novela más larga, me ha parecido una novela agradable de leer.

Con un ritmo un poco lento, unos personajes y argumento poco sorprendentes ni novedosos, Obligados a casarse me parece una lectura entretenida y sin mayores pretensiones, aunque me quedo con la sensación de que la historia daba para más.

 


Crítica realizada por Mencía

 

Debo reconocer que me encantan las novelas ambientadas en el Far West americano, y de todas ellas, aún siento mayor inclinación por las que basan su trama en un matrimonio de conveniencia. Siento un extraño placer al poder ser testigo de una unión, a todas luces inconveniente, entre una refinada dama y un rudo vaquero. Estaba claro que tras leer la sinopsis de la novela Obligados a casarse de Carolyn Davidson tenía que leerla.

Emmaline Carruthers viaja al Oeste tras enterarse del fallecimiento de su padre y su segunda esposa. Después de tantos años sola, al cuidado de unos abuelos bastantes estirados, descubrir que tiene una hermana de cinco años la llena de alegría. Lo que no podía prever antes de emprender su viaje es que la niña también tiene un hermano por parte de madre, con lo que si no quiere separarse de su ella deberá contraer matrimonio con él, tal y como estipula el testamento de su padre.

No cabe duda que el rudo vaquero, tan varonil como atractivo, con el que terminará por casarse, no se lo pondrá fácil, por lo menos al comienzo de su relación. Al fin y al cabo Matthew Gerrity lleva hasta el momento una feliz existencia como capataz de rancho, pudiendo disfrutar de su hermana pequeña y de las no pocas féminas que beben los vientos por él.

Estamos pues ante una de esas novelas en las que la señorita del Este tiene que acomodarse a una vida bien distinta a la que acostumbra y a un marido que parece desconocer las normas básicas de educación. No faltarán las escenas de celos, ni una pequeña trama de intriga que permita al vaquero demostrar cuánto se preocupa por su joven y díscola esposa.

A pesar de ser una novela corta no son pocos los acontecimientos y personajes que nos presenta, por lo que en ese aspecto cumplió ampliamente con mis expectativas. Quizá a mi gustó particular hubiera deseado mayor grado de confrontación entre sus protagonistas, y no es que no tengan sus buenas escenas de enfrentamientos, sino que al no ser una novela extensa no da margen a recrearse en ellas. Obligados a casarse es una novela muy entretenida donde podemos disfrutar de una buena ambientación y unos protagonistas realmente atractivos. La trama es bien sencilla, con sus buenos y sus malos, con sus momentos de tensión y también con sus escenas divertidas o emotivas. Es una novela estupenda para disfrutar de un rato de fácil lectura tapaditas con una manta en el sofá.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |