Carole Mortimer - Perdida en el deseo

Valoración:

Crítica realizada por Lilian

Quinn Taylor, es un adorado cantante de masas que recae por casualidad en la pequeña casita donde vive Lise Morrison con su familia. Lise tiene 17 años y se ha criado con sus tíos y su primo Fergus. Fergus es un compositor principiante que ha trabado amistad con el cantante, y ante el acoso de las fans que sufre Quinn le ofrece pasar unos días en el hogar familiar para darlas esquinazo. Lise está extasiada ante la mera presencia del canadiense. Sueña despierta con su pelo negro y sus ojos azules. Quinn lejos de desalentarla, cae subyugado ante su inocencia y le concede un par de besos. Lise cree haber alcanzado el Nirvana pero al escuchar una conversación entre Quinn y la novia de su primo, roza el infierno.

Seis años después, la cándida Lise Morrison ha sido devorada por la madura Elizabeth Farnham pero Quinn sigue siendo igual de atractivo...

Una vez más, me he dejado llevar por la narrativa de Carole Mortimer y me he tragado tan contenta cada situación imposible que plantea. Si la autora quiere sembrar dudas en el lector sobre la identidad de Elizabeth no lo consigue, si Quinn está afectadísimo por los desplantes de la dama te lo crees, si aparece la hija de 15 años de Quinn y es encantadora sonríes, si el abuelito de Elizabeth ejerce de casamentero te enternece... Total que con esta entrega era lógico que me haya encantado esta novela. Creo que el quid de la cuestión radica no sólo en el sello Mortimer, sino también en que adoro las historias románticas sobre segundas oportunidades. Pensar en Lise recomponiendo su vida tras la desilusión mientras Quinn (que no se ha enterado de nada) sigue con su vida... y pasados los años, en circunstancias parecidas, los protagonistas te ofrecen una visión distinta de aquel amor. Elizabeth piensa que ha sustituido sus sueños por rencor pero no puede evitar sentirse de nuevo atraída por Quinn. Mantiene una permanente lucha consigo misma porque no quiere sentir lo que siente. Cree que está traicionando a Fergus y no se deja llevar. Intenta dar esquinazo a Quinn, una y otra vez, pero éste no entiende nada y le dedica una canción. Son estos momentos los que te llevan a pasar páginas como loca.

Suelen gustarme mucho los protagonistas de esta autora. En este caso, me decanto por el masculino; Quinn es un tipo corriente que hace arte con su música. No posee la vanidad ni la ambición, que se le presupone a una estrella. Le humaniza todo lo sufrido en su matrimonio y te identificas fácilmente con él.

En resumidas cuentas, aunque reconozco que el harlequin es algo pueril le puntúo con un 4/5

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |