Carole Mortimer - La dama dijo sí

Valoración:

Crítica realizada por LILIAN

PUEDE CONTENER SPOILERS

Libro 2 de la Serie "Las hermanas Copeland"

"Lady Diana Copeland fue a Londres sin perder un segundo para decirle a lord Faulkner, el tutor que le habían asignado, lo que pensaba exactamente sobre sus intolerables pretensiones matrimoniales. En realidad, nadie más podía decírselo si sus dos díscolas hermanas se habían escapado... Ese hombre impresionante con aquel brillo altivo en los ojos no podía ser el tutor viejo, necio y presuntuoso que estaba esperando... Diana tomó una bocanada de aire para intentar no caer en las redes de la mirada embriagadora de lord Faulkner... ¡o para no claudicar completamente y convertirse en su esposa!"

Las hermanas Copeland, son un trío de lozanas criaturas, hijas de un conde para más inri, a las que un buen día el destino les juega una mala pasada y pasan de tener una vida del todo campestre, a huir despavoridas para no casarse con el heredero del título de su padre.

Gabriel Faulkner, el nuevo conde de Westbourne, lleva ocho años siendo el paria de su adinerada familia. Una vez que toma posesión de los bienes del anterior conde, no le queda más remedio también de hacerse cargo como tutor de Diana, Caroline y Elizabeth Copeland. Caroline y Elizabeth, se lo ponen fácil porque huyen despavoridas a Londres en busca de anonimato y Diana, la primogénita del clan, se presenta en su casa y acepta la propuesta de matrimonio que Gabriel, en su día, lanzó al aire (por esas cosas que tiene el honor). Y aquí entre nosotras, reconozco que la entiendo. ¿No es mejor ser condesa que pupila de un adonis? Con toda la pereza que tiene que dar ir a Londres para presentarse en sociedad y empezar a buscar marido...

Terminamos aquí el RESUMEN y empezamos con la OPINIÓN que me merece Una dama dijo sí, aunque imagino que más de una, ya sabrá por donde irán los tiros...

No he leído el primer libro de la serie y puede que esta crítica sea un tanto injusta pero no puedo opinar otra cosa. Creo que el argumento de La dama dijo sí, no da para más de una leída. Quizás debería haber empezado por el principio o simplemente es que a Carole Mortimer, se le dan mucho mejor los romances contemporáneos que los históricos. Escenas que en actual, te suben los colores, en histórica te dejan fría. Ese amor, tan poderoso, que se profesan Gabriel y su pupila (a los dos minutos de conocerse) que provoca que a la mínima oportunidad, Diana acabe con el vestido desabrochado, ávida de conocimientos, lo siento, pero no encaja con la idea que tengo yo de una novela ambientada hace 200 años. Incluso me atrevo a asegurar que, llegado un determinado momento, la autora iba tan embalada que optó por enfurruñarlos para poder añadir más páginas.

Los personajes secundarios, por llamarlos de alguna manera, entran y salen de la trama tan rápido, que no acabas de asimilar quien es quien cuando ya está saliendo por la puerta. La sorpresiva aparición de una de las hermanas Copeland, Caroline, con su prometido, el relato de la forma y el lugar donde se conocen o que acabe el harlequin y la otra hermana fugada, Elizabeth, siga sin aparecer y lo único que se la ocurre decir a Diana es que si Elizabeth no está presente en su boda, no se casa... resta más puntos que suma. Yo desde luego, cogería a Diana y le diría: ¿Por qué no la has buscado antes? Si es una dama soltera y joven, que ha huido a Londres para no casarse con un conde y encima eres tú la que se ha llevado el gato al agua... sigue el decálogo de la buena hermana, sal de la habitación del amor, colócate el corsé en su sitio, toma el primer carruaje de los alrededores y ve en su busca, que hay mucho malo suelto.

En fin, que ante tanta incongruencia, mi puntuación es 1,5/5.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |