Brenda Novak - Vuelve a casa conmigo

Valoración:

Crítica realizada por Irdala

Libro nº 6 de la serie Whiskey Creek

PUEDE CONTENER SPOILERS

Presley se fue de Whiskey Creek, cuando murió su madre y estando embarazada de Aaron, el hombre del que siempre ha estado enamorada. Sin embargo, cuando huyó del pueblo en el que había vivido siempre, desesperada, hundida y con una fortísima adicción a las drogas, su principal problema era qué hacer con el hijo que estaba creciendo en su vientre y, desde luego, que Aaron nunca supiera que, a pesar de todo el cuidado que había puesto para evitar un embarazo, al final este se había producido.

Tras pasar por un infierno, su hermana Cheyenne consigue rescatarla cuando está a punto de abortar. Por su hijo, deja las drogas, se rehabilita y tras dos años regresa a Whiskey Creek convertida en un mujer diferente, bastante segura de sí misma y dispuesta a montar su propio negocio: un local donde dar clases de yoga y masajes.

Cheyenne y Dylan, el marido de esta y a su vez hermano de Aaron, están dispuestos a ayudarla en lo que sea menester y a tratar por todos los medios de que no vuelva a caer en los brazos de Aaron, algo de lo que están seguros va a ser muy fácil puesto que este está a punto de marcharse del pueblo para poner una franquicia del negocio familiar, un taller de automoción, en una ciudad a tres horas de distancia.

Aaron nunca supo los verdaderos motivos por los que Presley se marchó de Whiskey Creek, siempre creyó que fue él el culpable puesto que la noche que falleció su madre y lo llamó por teléfono, respondió bruscamente y no le prestó la ayuda y el consuelo que precisaba en ese momento. Él siempre fue amable con ella y a pesar de que su relación se basaba principalmente en el sexo, Aaron fue su gran apoyo, jamás la trató mal y siempre supo ver la clase de persona que había en su interior. Pero Aaron también era consumidor de drogas y también, como Presley, pertenece a una familia desestructurada, por lo que arrastra sus propios demonios personales.

Ahora, dos años más tarde, ambos vuelven a encontrarse: ella para establecerse con su hijo en Whiskey Creek ocultando a todo el mundo quién es el padre de su hijo, y él a punto de alejarse de allí y empezar una nueva vida a kilómetros de distancia. Su encuentro es un cúmulo de sensaciones en el que el deseo y el amor derrumban la barrera que Presley cree tener levantada y bien construida; en Aaron, sin embargo, la necesidad de explicarse, de volver a ser amigos y tener nuevamente la relación del sexo fantástico que mantuvieron antaño, es su prioridad. Presley quiere seguridad para ella y su hijo y una promesa de amor eterno, y Aaron no quiere comprometerse con nada ni con nadie, pero tampoco puede verla con otros.

Teóricamente, partiendo de este argumento del pasado y posible futuro de la historia de la pareja, yo creía que me iba a encontrar con una novela profunda y llena de matices, con una historia de amor complicada en la que habría que saltar muchos obstáculos hasta llegar al final feliz. Pero no, ni de lejos ha sido así. La historia de estos dos infelices ha quedado diluida por una subtrama que, no soy capaz de entender por qué, la autora ha inventado para Cheyenne y Dylan. Que digo yo que si estos dos ya tuvieron su preciosa historia en Placeres robados, por qué demonios se la ha tenido que cargar en esa novela con el esperpento que ha montado para ellos en esta. Cheyenne fue una protagonista que me encantó, aquí la he odiado con toda mi alma. No me parece la misma persona que fue, es falsa, mentirosa, egoísta... completamente diferente. El fuerte, duro y tierno Dylan, se convierte en un osito de peluche al que hay que proteger de posibles disgustos y tomar decisiones por él para que no se traumatice. Lo peor de todo es que te pasas toda la novela esperando que al final ocurra algo y que no lleguemos al final tal y como se prevé..., pero resulta que no.

Quienes estén siguiendo esta serie seguro que recuerdan a Riley, un personaje que supongo tendrá su historia en futuras entregas y no entiendo tampoco la necesidad de convertirlo en el fanático pretendiente de una recién llegada Presley, cuyo pasado es conocido por todo el pueblo por su adicción a las drogas y su promiscuidad, y a quien jamás se ha acercado ni le ha interesado lo más mínimo. Ella desde el principio le deja bastante claro que no quiere nada más que amistad con él, no obstante, le da coba y se vale de él para alejar a Aaron y darle celos, algo que no he sido capaz de entender.

Presley, por otra parte, se pasa toda la novela dudando de sí misma, de sus sentimientos, de lo que Aaron le dice, de lo que el futuro le puede ofrecer, de... Ufff, creo que esta protagonista se le ha quedado muy cruda a la autora.

Aaron, tal vez porque todos están empeñados en culparle y alejarle de Presley, es el único que me ha gustado un poco (muy poco) más, porque si bien tampoco entiendo mucho sus reacciones ni su manera de comportarse (cuando en la teoría jamás ha estado enamorado), al menos no deja de ser el mismo personaje todo el rato, aunque para habérnoslo pintado la autora (a él y a sus hermanos, dadas sus circunstancias) como un chico duro, es un pedacito de pan, tierno y sensible. Por otra parte, participa en la gran mentira de Cheyenne, poniendo "mucho" de su parte, y tampoco eso me ha gustado nada.

Para terminar de completar una novela llena de flecos, aparece en la ecuación el padre de los hermanos, su boda y la mujer con la que se ha casado estando en la cárcel. Una subtrama rocambolesca que aquí no termina de cerrarse y que no imagino adónde puede conducir... ni a santo de qué viene.

Este es, desde mi punto de vista, sin ningún tipo de dudas el peor libro de toda la serie. Un libro lleno de engaños, mentiras, secretos y tramas y subtramas, que he terminado a costa de mucho esfuerzo y por ver en qué acababa. Por decir algo a favor, diré que lo más bonito que tiene es el final, aunque tampoco sea nada del otro mundo y, visto lo visto, como había que acabar el libro, pues así se ha quedado. Me ha parecido cogido por los pelos. Una novela que no me ha dejado ningún buen sabor de boca. Un libro que me ha desilusionado muchísimo.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |