Beatriz Williams - Más allá del océano

Valoración:

Crítica realizada por Mariam

Nueva York, diciembre 2007

Kate Wilson es una joven de veinticinco años que trabaja como analista financiera en una importante firma de Wall Street. Tras meses de arduo trabajo, preparando la presentación de un fondo de cobertura para la firma Stenfield, cuyo propietario es Julian Laurence, es reemplazada en el último momento por su inescrupulosa jefa. Pero el que se preveía un día pésimo no resulta ser así cuando conoce en persona al mismo Julian Laurence.
Algo extraño sucede.
Cuando se ven por primera vez, él parece sentirse atraído por ella. De inmediato. Más allá que eso, la trata de un modo sorprendente, con familiaridad, como si ésa no fuera la primera vez que se vieran.
A Julian Laurence lo rodea un aura enigmática. Británico pero afincando en Manhattan, es poco dado a codearse con "celebrities" o acudir a eventos sociales. No le gusta llamar la atención. Sin embargo la precaución que rige su vida parece no ser tan importante cuando está cerca de Kate. Y desde ese primer encuentro sus caminos se cruzan una y otra vez.
¿Es posible que ese hombre apuesto, carismático y poderoso se haya enamorado de la sencilla Kate Wilson, de Winsconsin?
Pero entonces un día Kate recibe un misterioso paquete, en cuyo interior descubre una biografía de un poeta y oficial británico fallecido durante la Primera Guerra Mundial. Su nombre le resulta muy familiar, Julian Laurence Spencer Ashford, pero más aún el rostro que las fotografías recogen...

Amiens, marzo 1916

Frente a la catedral de Amiens una mujer aguarda entre la niebla, bajo la lluvia que cae sobre París, a que los oficiales del frente occidental abandonen el edificio hasta que ver salir al hombre al que conoció hace un año, en otra época y otro lugar...

Más allá del océano es una historia de amor más allá del tiempo y la distancia.
A caballo entre la Francia de 1916, durante la Primera Guerra Mundial, y el Nueva York de 2008 narra una historia de amor pero también de intriga.
Después de todo, ¿cómo puede ser que el joven oficial Julian Laurence Spencer Ashford, al que se dio por muerto durante una patrulla en el frente, se encuentre en pleno siglo XXI bajo la apariencia de un exitoso y enigmático millonario?

Narrado en primera persona, a través de los ojos y las palabras de Kate Wilson, las diferente piezas de este puzzle van ocupando su lugar, poco a poco, entrelazando los hechos acontecidos en Amiens casi cien años atrás, y la conspiración financiera perpetrada para ensuciar el nombre de Kate en el siglo XXI. Porque de algún modo todo está relacionado, y pasado y presente parecen inexorablemente unidos. ¿Cómo?
Para eso hay que leer la novela.
Pero, en cualquier caso, Julian Laurence, cual caballero de brillante armadura, se convertirá en el principal apoyo y protector de Kate, y hará todo cuanto esté en su mano por la mujer que ama.

¡Qué historia más bonita y conmovedora!
Beatriz Williams debuta en el mundo literario con esta, en mi opinión, maravillosa historia de amor y viajes en el tiempo. Es cierto que también ha publicado varias novelas bajo el seudónimo de Juliana Gray, en histórica, pero Más allá del océano supuso su debut. Un debut, en mi humilde opinión, muy exitoso.
Pues para tratarse de una primera novela, y pese a que creo que no es una novela perfecta -sin duda se irá puliendo cada día más- a mí, sinceramente, me ha mantenido en vilo, cautivada por las intrigas que rodean a esta peculiar pareja.

Kate Wilson es una joven moderna. Nació y se crió en Winsconsin. Su vida ha sido como la de cualquier mujer de hoy en día. Se centró en cursar sus estudios universitarios y luego, poco a poco, con mucho esfuerzo, entró a trabajar en una importante firma financiera de Nueva York. Su vida es sencilla, está centrada en su trabajo y no vive muy holgadamente. Desde su época universitaria, y tras algunas relaciones truncadas, no se ha implicado ni emocional ni sexualmente con ningún hombre.
Hasta que conoce a Julian Laurence.
Bajo la apariencia de un hombre moderno, millonario, apuesto y carismático, se esconde un hombre con valores de épocas pasadas, para quien el honor lo es todo.

Pese a tratarse de una novela que parte de un viaje en el tiempo, Más allá del océano transcurre en su mayor parte en el Nueva York de 2008. Es una historia moderna, actual, envuelta en intrigas, secretos y misterios, pero también nos cuenta una romántica historia de amor, a su modo, con un héroe salvador y una heroína, independiente, que no cree necesitar ser salvada.
Pero siendo Julian un caballero a la antigua usanza...

Tengo que confesar que en algunos momentos, mientras leía esta novela, sentí el mismo cosquilleo que me recorrió cuando leí por primera vez Forastera. En algunos puntos me la ha recordado un poco. No por la historia en sí, ni los personajes, sino la esencia de aquella historia donde no sabías cómo podían acabar juntos, en un mismo tiempo, un hombre de una época y una mujer de otra.
Kate es divertida, extrovertida y muy independiente. Le cuesta creer que en pleno siglo XXI exista un hombre como Julian, galante, honorable, con gestos caballerosos de siglos pasados. En fin de esos hombres que se dice que ya no existen.

Como digo antes, no puedo decir que la novela sea perfecta. Por ejemplo me ha sabido a poco la parte que transcurre en Amiens, pues la trama recae en su gran mayoría en la época actual. Pero lo cierto es que me ha parecido una novela preciosa, dulce, romántica, de esas que te hacen suspirar con héroes de ensueño. Porque Julian Laurence es un héroe de los de antes. Romántico, leal, protector. Creo, sinceramente, que es de esos que se ganan el corazón de las lectoras porque bajo esa apariencia un poco antigua no se esconde nada más que galantería.

No quiero desvelar nada más. Es una historia que hay que descubrir leyéndola porque saber nada de antemano rompería la magia. Y envuelta en intrigas, es una historia de amor dulce y romántica, donde las escenas de sexo no son muy explícitas, pero no las notas en falta porque la lectura te cautiva de principio a fin. Al menos a mí...


Crítica realizada por Nieves Hidalgo

Amiens, 1916. Una mujer aparece entre la lluvia y la niebla en la ciudad francesa donde se alojan los oficiales del frente occidental. Pregunta por un hombre al que conoció hace un año: el honorable Julian Laurence Spencer Ashford, al que tiene que dar información confidencial.

Nueva York, 2007. Kate Wilson trabaja como analista en una importante firma de Wall Stree, un mundo competitivo y frenético. Cuando conoce al legendario millonario británico Julian Laurence, no puede evitar sentirse fascinada. Pero ¿cómo puede haberse enamorado de ella tan rápida y profundamente?

Pobre. Muy pobre la sinopsis para lo que me he encontrado después entre las páginas de esta novela escrita en primera persona. A simple vista parece que Kate se siente fascinada por un tío guapo y millonario, y que él corresponde a esa atracción. No os dejéis engañar. La novela es una maravilla de narración, de diálogos, de situaciones bien documentadas y de escenas románticas maravillosas. Una intriga de 490 páginas en la que ninguna tiene desperdicio.

Una amiga me dejó el libro, leí el primer capitulo (muy corto) y le dije: me va a gustar, lo sé. No me confundí: para mí es un 5 estrellas. He disfrutado cada minuto, cada diálogo, cada personaje. Un lujo de novela, lo digo en serio.

La autora nos hace ir constantemente desde Amiens, en 1916, en plena Primera Guerra Mundial, al mundo frenético y despiadado de las finanzas en Wall Street. El entramado de la historia está tan bien narrado, tan bien colocado que te atrapa. ¿Que son las 3 de la madrugada y mañana se trabaja? ¡Pues mira qué bien! Te importa un pimiento, tienes que seguir con la lectura.

Quiero hablaros de Kate: es una muchacha joven, activa, de Wisconsi, con una familia normal, unos camaradas de trabajo, unas amigas y una compañera de piso (que curiosamente no sale en ningún momento, aunque se dejan notas y mantienen contacto). Esto me ha parecido una curiosidad. Hace años que no ha tenido relación con hombres, pero cuando conoce a Julian Laurence se enamora rápidamente de él. No lo entiende, pero no es para menos: imponente, guapo, inteligente, al que todo le sale bien, valiente, atento, discreto, toca el piano y, además, es multimillonario. Eso sí, todo pastel tiene su lado oscuro: el pastel engorda y Julian tiene sus secretos. Secretos que no quiere revelar a Kate porque teme por su vida y quiere protegerla por encima de todo.

Julian Laurence es realmente Julian Ashford, todo un aristócrata inglés del siglo XIX que, por alguna extraña circunstancia, ha viajado en el tiempo hasta nuestros días.

He de decir que es tan, tan, tan perfecto que hasta me ha resultado a veces agobiante con sus constantes detalles y su obsesión protectora. Y es que a mí, como a la protagonista, me ahogan tantas atenciones. En Julian tiene explicación, ya que sabe que Kate está en peligro y, no hay que olvidarlo, es un caballero inglés de otra época. Se lo he perdonado; cuando una se enamora del protagonista le perdona casi todo.

No voy a desvelar nada de la trama, no sería justo para las lectoras que compren la novela. Solo adelantaré que Kate deberá viajar al 1916 para entrevistarse con Julian antes de que él salga para el frente, intentar que crea lo que tiene que contarle y hacerle desistir de ir a una misión que va a costarle la vida... lo que impediría que pudiese estar con ella en siglo XXI.

Es una historia preciosa, con una narración buenísima, documentada, sensual e intrigante. Hasta casi el final no comprendes realmente qué está pasando, el motivo por el que Julian quiere mantener a Kate a salvo a toda costa, incluso arriesgándose a enfrentar su genio. Un descubrimiento que no me esperaba y que os recomiendo porque os va a entusiasmar.

Lo dicho: 5 estrellas rutilantes.

Escribir un comentario

Gracias por tu colaboración.

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |