Susan Elizabeth Phillips - Heaven, Texas

Valoración:

Crítica realizada por Mariam

A consecuencia de una grave lesión en la rodilla, el quaterback estrella de los Chicago Stars, Bobby Tom Denton se ve obligado a abandonar su prometedora carrera como deportista y empezar una nueva vida. Desde muy joven, Bobby se acostumbró a ser un ídolo de masas, a deslumbrar, a ser adorado y mimado, tanto por sus logros en el terreno como por su atractivo, así que cuando le ofrecen un papel protagónico en una película, aunque no tiene la menor idea de interpretación, acepta. Sólo pone una condición, que la película se ruede en Heaven, en Texas, su población natal, ya que eso le reportará una fuerte de ingresos económica, en una época en gran inestabilidad.

No obstante, al cabo de un tiempo, una vez firmado el contrato, se replantea su postura y mientras decide si quiere o no grabar esa película, no da señales de vida a los productores de dicha película.

Cada día que se retrasa el rodaje es una pérdida de dinero para la productora quien, para obligar a la caprichosa estrella a cumplir su contrato, envían a Gracie Snow, la nueva e inexperta asistente de la productora.

Tras la muerte de sus padres, Grace ha estado viviendo y trabajando en una residencia de ancianos, con lo que gran parte de su vida la ha pasado rodeada de personas de avanzada edad. Tímida y un tanto solitaria, no está acostumbrada al bullicio del mundo del cine ni a relacionarse con gente joven, mucho menos con hombres atractivos y adinerados, como Bobby Tom Denton.

Pese a su inexperiencia, Gracie no se amedrenta y se toma muy en serio su nuevo trabajo, el que espera le abrirá las puertas a una nueva vida: a ganar autoestima, independencia, conocer mundo, hombres, gente joven... y perder la virginidad, algo que parece pesarle como una losa.

Su trabajo depende de obligar al irresponsable Bobby Tom Denton a cumplir con el contrato, con lo que se presenta ante él sin aceptar ninguna de sus negativas y excusas, ni caer en sus trampas para deshacerse de ella.

Con tal de librarse de la asistente de la productora, una joven con ropa de solterona y un peinado espantoso, Bobby no escatima en estratagemas, aunque ninguna parece lo suficientemente buena para ahuyentar a la mandona y tenaz Gracie.

Una lucha de voluntades se entabla entre ellos, ninguno dispuesto a dar su brazo a torcer, pero en el proceso algo nace entre ellos. Gracie se siente muy atraída por el atractivo ex-quarteback, y éste no deja de pensar que debajo de esa horrible ropa y peinado se esconde una mujer con un gran potencial.

Heaven, Texas es la segunda de las novelas que componen la saga de los Chicago Stars cuyo protagonista es Bobby Tom Denton, secundario de Tenías que ser tú. Entonces era la joven promesa del equipo, ahora, varios años después, esa promesa ha logrado brillar con luz propia hasta que una lesión lo aleja del terreno de juego.

A diferencia de la novela anterior, Tenías que ser tú, el mundo del deporte no está tan presente, puesto que el protagonista es un jugador retirado. El libro parte del cambio de vida que eso supone para Bobby Tom que, impulsivamente, acepta convertirse en actor, aunque en realidad no sabe que desea hacer con su vida.

Entonces entra en acción Gracie, una joven, tímida, de apariencia anticuada pero carácter firme que no deja de incordiarlo recordándole a todas horas y en las situaciones más alocadas, cuáles son sus obligaciones y cuáles las consecuencias de su irresponsabilidad. Está dispuesta a todo para conservar su nuevo y maravilloso trabajo, que pende de un hilo a causa del ex-quarteback y que en caso de perder la obligaría a regresar a su anterior vida gris. Algo que no desea en absoluto.

Como es habitual en las novelas de Susan Elizabeth Phillips, el libro está plagado de escenas divertidas y chispeantes. Los enfrentamientos entre la pareja protagonista dan pie a numerosas, en ocasiones provocando hasta carcajadas.

Tanto Bobby como Gracie van evolucionando según avanza la historia, presentado nuevas facetas sobre sí mismos, descubriéndonos poco a poco su carácter y sus sentimientos.

La relación entre ambos es una confrontación constante pero bajo tanta desavenencia surge una atracción muy fuerte.

A Gracie le atrae Bobby, por su carisma y atractivo, porque a su lado se siente diferente y ser consciente que es una mujer joven con los sueños y anhelos de todas.

A pesar de su tendencia darle órdenes, a Bobby le atrae la inocencia y sencillez de Gracie, rasgos a los que no está muy habituado a encontrar en las mujeres con las que se relaciona. La atracción y curiosidad que despierta en él llega a tal punto de no cejar en su empeño hasta descubrir cómo es ver a Annie vestida y peinada como una joven de su edad, mostrándole su atractivo... además de los demás hombres.

Poco a poco la relación va cambiando y dando lugar a una nueva, donde cada uno conoce las debilidades del otro, sus miedos e incertidumbres, donde descubren que aún siendo tan diferentes como el día y la noche hay algo que los une y acerca.

Por otro lado, entre los personajes secundarios, destacaría a Suzy, la madre de Bobby, y a Way Sawyer, el hombre más repudiado y criticado en Heaven, un hombre con un pasado difícil y que guarda un hondo rencor a la población que le dio la espalda a su madre. Aunque es un hombre odiado y temido, una relación surge con Suzy tras haber quedado viuda. La de ellos me ha parecido una historia realmente preciosa, romántica y muy tierna.

La verdad es que las tramas secundarias de esta autora siempre logran engancharme, gustándome tanto como la principal. La de Suzy y Sawyer me parece una historia que guarda mucho dolor pero a la vez es muy bonita y emotiva.

En definitiva Heaven, Texas no deja de ser una versión del patito feo y el príncipe consentido, donde Gracie la protagonista cambia pero tanto físicamente como en su manera de actuar, y donde la ex-estrella deportiva descubre su lado más humano y humilde pero es una novela que atrapa.

Aunque esta novela no es mi preferida de la saga, me parece una muy buena novela, ágil, emotiva, alocada, chispeante..., como el resto que componen la saga, y una muestra más de la capacidad narrativa e imaginativa de la que hace gala Susan Elizabeth Phillips.

Valoración: Muy Buena

----------------------

Crítica realizada por Bona Caballero

Esta novela romántica contemporánea que data de 1995, es la segunda de la serie dedicada a los Chicago Stars. No es una de las mejores novelas de SEP, pero se deja leer muy bien.

La pareja protagonista es bastante improbable. Bobby Tom Denton, una estrella del deporte profesional y retirado inesperadamente por culpa de una lesión, no tiene muy claro su futuro. Aunque le duele lo ocurrido, siente que tampoco puede quejarse porque sigue teniendo una vida mucho más cómoda que la de la inmensa mayoría de las personas. Una de las cosas que se ha comprometido a hacer, sin mucho interés, ha sido rodar una película de acción en su pueblo natal.

La productora decide que Gracie Snow, una novata a la que acaba de contratar, vaya a buscarlo y le obligue a ir al rodaje. Es un misterio por qué creen que un caprichoso deportista multimillonario va a hacer algún caso de una timorata de treinta años cuya única experiencia profesional es el cuidado de ancianos en un asilo.

La cosa es que, a pesar de ese disparatado planteamiento, la novela funciona. Más o menos. Las escenas entre Bobby Tom y Gracie son apasionadas. La tensión sexual está muy lograda, lo mismo que las escenas sensuales, siempre de alto voltaje erótico. Y acabas cogiéndole mucha simpatía a los protagonistas. Puedes echar un vistazo a la agobiante vida de un deportista profesional del que todo el mundo quiere algo. Como Gracie aspira a ser la única que no le exija nada, acaba pareciéndose bastante a un detestable felpudo sin ninguna fuerza interior. Bobby Tom se porta en muchos momentos como un perfecto (aunque simpático y sexy) cretino. Sólo podrán estar juntos si Gracie ejercita una paciencia franciscana y una generosidad extraordinaria.

Resulta inolvidable la historia romántica, con un toque de melancolía, entre la madre de Bobby Tom y un antiguo enamorado que se supone que es el personaje negativo al que todos odian. También son tiernas las pequeñas intervenciones de la coprotagonista de la película. Pero al resto de secundarios acabé detestándolos, por mucho que SEP quiera retratar un entrañable pueblo natal que adora a su ciudadano estrella; más bien me parecieron el tipo de personas que no harían el menor caso al protagonista si no hubiera triunfado.

Hay también en esta novela un par de rasgos habituales en SEP que más me llaman la atención, en sentido negativo. Uno es que la protagonista sea una mujer atractiva que permanece virgen hasta edades poco creíbles, y que, sin embargo, desde su primera relación resulta muy apasionada, sobrepasando todas las expectativas. El otro es el vestuario. Cuando quiere expresar la modestia o la tristeza de una mujer, la viste fatal, lo cual tiene su lógica. El problema viene después, cuando quiere poner sexy a su heroína: describe unas combinaciones, colores y complementos que resultan bastante poco elegantes, como si las fueran a vestir para acudir a un rodeo. Nada que ver con la elegancia de esas sofisticadas y frías mujeres de otras autoras de novela contemporánea como, por ejemplo, las heroínas de Sandra Brown, que consiguen vestir de forma interesante incluso en sus novelitas de los años ochenta, el paraíso de las hombreras y los estampados imposibles.

Valoración personal: 8/10.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |