Susan Elizabeth Phillips - Cázame si puedes

Valoración:

Crítica realizada por ANITA

Annabelle está harta de ser la única fracasada en una familia de triunfadores. Ha soportado trabajos sin futuro y la ruptura de un compromiso matrimonial. ¡Hasta su pelo es un desastre! Pero todo eso va a cambiar ahora que se ha hecho cargo de la agencia de contactos de su difunta abuela. Para promocionar la agencia en grande, lo único que tiene que hacer es conseguir como cliente al soltero más codiciado de Chicago...

Con su sagacidad, sus increíbles ojos verdes y su calculado encanto, Heath Champion es el mejor representante deportivo del país. Es rico, decidido y espectacularmente atractivo, de modo que ¿para qué necesita una casamentera? Pero Heath anda buscando el símbolo definitivo de su éxito: la esposa perfecta.

Portia Powers, delgada, rica y despiadada, es la dueña de la agencia matrimonial más importante de la ciudad. Una advenediza como Annabelle no va a impedirle conseguir lo que desea: que sea su agencia la que le consiga pareja a Heath...

Heath Champion tiene 34 años, nació en un camping de caravanas, perdió a su madre cuando era un niño y su padre era un borracho maltratador. Pero él ha conseguido llegar lejos y piensa que es el momento de casarse y formar una familia, para que todo en su vida sea perfecto. Ni siquiera es necesario enamorarse de su mujer, con el cariño y el respeto será suficiente, ya se irán tomando cariño con el tiempo. Ella tiene que ser guapa, inteligente y de buena familia, así, le dará el lustre que a él le falta. Para ello contrata a Portia Powers, dueña y directora de la más conocida agencia matrimonial de Chicago.

Annabelle Granger acaba de heredar de su abuela otra agencia matrimonial, Bodas Myrna, a la que ella rebautiza como Perfecta para ti. No llega a la categoría de la de Portia, pero hace su labor, la mayoría de sus clientes son de la tercera edad, amigos y vecinos de su abuela, pero necesita desesperadamente un cliente famoso para promocionarse a otro nivel. Gracias a su amistad con Molly y Tucker, los protagonistas de Este corazón mío, Heath accede a contratarla también a ella. Será divertido ver cómo estas dos mujeres, Portia y Annabelle, luchan por conseguirle la esposa perfecta.

Heath no tiene tiempo para nada, siempre está colgado del teléfono y como Annabelle le hace gracia, decide que le acompañe a todas sus citas, incluidas las de la competencia. Además, llevándose bien con Annabelle, puede acercarse a Phoebe, la dueña de los Stars, su acérrima enemiga.

En ésta (creo que es la cuarta) entrega de Los Chicago Stars, los protagonistas de las anteriores novelas, tienen bastante peso en la trama. Son amigos de Annabelle e intentan que Heath, a quien apodan "La Pitón" no se aproveche de ella, lo que da lugar a muchos momentos de malentendidos y situaciones divertidas.

Entre las citas con las candidatas que las dos agencias le preparan a Heath, las sesiones del club de lectura que organizan las mujeres de los deportistas, fiestas infantiles, reuniones familiares y excursiones por el campo, nuestros dos protagonistas no se dan cuenta de que están hechos el uno para el otro. La chica SEP nunca es perfecta, pero el chico de turno, cae rendido a sus pies porque sí es perfecta para él.

La otra pareja en liza, como es preceptivo en las novelas de esta autora, la forman Portia Powers y Bodie, el sorprendente guardaespaldas-chófer-amigo de Heath. Otra historia interesante y emotiva.

Es posible que ésta novela sea la que menos se mencione cuando se habla de los libros de esta autora, sin embargo, a mí me gusta muchísimo, es la más divertida y ágil. Me encanta Heath, con su frialdad y sentido del humor. Y también me encanta Annabelle, llena de miedos, pero fuerte y decidida. Sólo le encuentro una pega, está traducida por un hombre, además sudamericano y las escenas eróticas tienen algunas expresiones que a mí me parecen un poco extrañas, técnicas. Vamos, que eso de que Heath pivotó y se introdujo en ella... Me alegro de que en las siguientes, la editorial haya cambiado de traductor a traductoras.

Porque soy muy dura, y creo que para mí no hay todavía un libro 10, le pongo un 9. Me considero Seppie total. ¡A mis años!

--------

Crítica realizada por Mariam

Confieso que si no conociera ya como son las novelas de Susan Elizabeth Phillips, puede que alguna que otra vez, mientras las leo, arqueara la ceja en un gesto de escepticismo, por otra parte tan característico de algún que otro protagonista de novela romántica.

Su estilo desenfadado y, si se me permite decirlo, un poco estrafalario -así al menos me parecen de entrada algunos de sus personajes o las situaciones que describe- tal vez no me haga arquear la ceja, pero sí pestañear repetidamente en algunas ocasiones. Pero lo cierto es que me encanta ese estilo y me divierto muchísimo con sus novelas. Y, sinceramente, creo que no hay otra autora igual a la hora de escribir este tipo de historias.

¿Pero por qué digo todo esto? Pues porque la primera escena de Cázame si puedas me produjo cierta perplejidad (no sé la razón a estas alturas) y dibujó, nada más comenzar, una sonrisa en mi cara.

Porque es, ciertamente, una presentación peculiar de Annabelle Granger, la protagonista de esta historia, cuando desaliñada y al volante de Sherman, el viejo coche de su difunta abuela, se dirige a entrevistarse con un posible cliente (elegante y adinerado).

Como la novela, Annabelle me ha divertido muchísimo. Es refrescante, directa, divertida (me repito, lo sé, pero es que es muy divertida), tierna y muy tenaz. ¿Y cuál es su objetivo en la vida? Hacer despegar Perfecta para sí, la agencia de contactos que ha heredado de su abuela.

La peculiar anciana tenía algunas ideas, a juicio de Annabelle, obsoletas sobre el negocio que no pasó de emparejar a algunos de los jubilados del barrio. Pero tras heredar el negocio Annabelle la ha pulido y adecentado un poco.

O en ello está.

La agencia ha dejado de ser Bodas Myrna para ser Perfecta para ti y Annabelle pretende ampliar el perfil de sus clientes con gente menor de setenta años. Gracias a su queridísima amiga Molly, sabe que uno de los solteros más codiciados de la ciudad, el representante deportivo Heath Champion, alias "La Pitón", está buscando esposa. O más bien paga para que se la busquen porque es un hombre tan pero tan ocupado que no tiene ni tiempo.

Aunque de origen humilde, Heath ha luchado con denuedo por dejar atrás una infancia marcada por la violencia y el alcoholismo de su padre, y por superar sus complejos. Con los años ha escalado socialmente, se ha refinado y culturizado, incluso enmascarando el acento que delata su origen. Pero ahora, a los treinta y cuatro años, ha llegado el momento de adquirir algo más, la última muestra de la posición que ocupa: una esposa modelo que, cual trofeo, pueda presentar con orgullo antes sus clientes, algunos de los deportistas más influyentes y conocidos del país.

Heath Champion es, entre otros, el representante de Kevin Tucker, el marido de Molly, y ha contratado los servicios de la agencia de Portia Powers. Alta, delgada, de buena posición e implacable en los negocios, es la rival de Annabelle por encontrar la esposa perfecta para Heath.

Ni siquiera sabiendo que ya ha contratado a Portia, Annabelle ceja en su empeño por hacerse con ese nuevo cliente. Al ser un hombre rico y muy conocido, si lograse ser quien le presentara a su futura esposa, Annabelle sabe que lograría muchos clientes y publicidad. Así, comienza una pequeña competición con Portia por encontrar la esposa perfecta a "La Pitón". Pero dar con esa mujer, ese dechado de virtudes, resulta ser una misión un poco complicada para ambas.

Aunque en principio Heath confía más en el juicio de Portia que en el de Annabelle, acaba haciendo que sea ella la que acuda a todas las citas para conocer a las candidatas, tanto las de su agencia como las de Portia. Y cuando descubre de su amistad con Phoebe Sommerville Calebow, la dueña de los Chicago Stars, decide que Annabelle puede ser más útil aún de lo que parece y desde entonces se separa tan poco de ella como de su móvil (se pasa la novela con el móvil pegado a la oreja).

Para mí Cázame si puedes es una de las novelas más divertidas de cuantas componen la saga de los Chicago Stars. Sé que no goza de tanta popularidad como otras, ni siquiera es considerada una de las mejores -al menos es la sensación que tengo- pero me divierte muchísimo y creo que cuenta una bonita y peculiar historia de amor.

Me ha gustado la pareja que forman Annabelle y Heath desde que se produce el primer encuentro. Sí, ya sé que Heath no parece de entrada un hombre considerado. Al contrario es bastante déspota con Annabelle. Pero al ser ella tan ocurrente e ingeniosa -con algunas escenas me he destornillado de risa- forman una pareja peculiar que, evidentemente, choca a cada instante. Y tengo debilidad por ese tipo de parejas. Ésas que parecen incompatibles, de las que piensas que uno de ellos es, como Heath, pelín insoportable.

Pero como en todas las novelas de SEP, hay que descubrir que se esconde bajo la superficie del representante deportivo más implacable y eficiente de la ciudad.

Me ha resultado muy gracioso que durante casi toda la novela Annabelle se refiere a él como "igualito a sus hermanos" y, aun así, no pueda evitar sentirse atraída por él. Annabelle procede de una familia de triunfadores que no comprende ni su excéntrico trabajo ni aprueba a los hombres con que suele salir, como su último novio.

El que los amigos de Annabelle sean, casualmente, las mujeres de los jugadores de los Chicago Stars, entre otras, propicia que personajes como Dan y Phoebe Calebow o Molly y Kevin Tucker estén muy presentes, así como los niños que, como es habitual, protagonizan escenas hilarantes.

También tengo que mencionar a Portia Powers y Bodie, el amigo de Heath que hace las veces de guardaespaldas, chófer y todo lo que se tercie. Juntos protagonizan una historia, en mi opinión, muy bonita. Me he reído con ellos pero también me he emocionado en algunos momentos.

Creo que Cázame si puedes es una novela desenfadada, divertida, tierna y peculiar, como lo son las de esta escritora.

He disfrutado mucho leyéndola porque, por un lado, no he podido dejar de reír con las peripecias que viven sus protagonistas y por otro, me ha emocionado y enternecido con otros momentos que comparten. Me gusta Annabelle porque es leal, valiente y tan ocurrente que no puedes dejar de leer. Me gusta Heath a pesar de que, como digo antes, de entrada pueda resultar antipático. Pero esa es parte de la magia de la historia.

La presencia de personajes como Molly, Kevin y la pequeña Pippi, o Phoebe, rodean la historia de un aura de familiaridad y de reencuentro con viejos conocidos. Y antes de acabar tengo que confesar que con las escenas de los jubilados que acuden a la agencia de Annabelle me he reído y mucho.

En fin, que para mí Cázame si puedes es otra gran y estupenda novela de Susan Elizabeth Phillips.

-----------------------

Crítica realizada por Bona Caballero

"Cázame si puedes" (título original en inglés "Match me if you can") es una novela romántica contemporánea de Susan Elizabeth Phillips, publicada originalmente en el año 2005. La sexta de la serie "Chicago Stars". SEP se repite: protagonistas parecidos, mismo tipo de historia. Eso sí, entretenidísima.

Heath es un hombre atlético, con mucho dinero y éxito. Aunque jugó al fútbol americano, se graduó en Derecho por Harvard y ahora es representante de deportistas profesionales. Implacable y con don de gentes, tiene relaciones con muchas mujeres atractivas. Pero ha decidido casarse. Y como no tiene tiempo de andar buscando, recurre a los servicios de dos agencias matrimoniales.

Annabelle ha heredado una agencia matrimonial de su abuela. Si logra casar a Heath, logrará publicidad para el negocio. Belle es el prototipo de las muchachas SEP, salvo honrosas excepciones como Phoebe Somerville ("Tenías que ser tú", Chicago Stars 1). Es corrientita, con un pelo desastroso, sin gusto a la hora de vestir y propensa al fracaso. Eso sí, todo el mundo se siente a gusto con ella: los deportistas de éxito, los jubilados y hasta un transexual.

La historia de amor se desarrolla según pautas ya vistas. El ligón no tiene el menor interés sexual por esta mosquita muerta. Tampoco es que se odien: se caen bien y no hay entre ellos estúpidos malentendidos. Cuando de repente Heath se da cuenta de que Belle es perfecta para él, no sabes bien por qué. Viendo el tipo de mujer con la que los deportistas profesionales suelen casarse, este tópico abusa de la credulidad.

El desenlace sigue un modelo ya visto. Por no revelar demasiado: declaración de amor en público de vergüenza ajena, huida de la heroína, héroe que busca frenéticamente, final feliz y epílogo en el que se atan unos cuantos cabos.

Lo bueno de SEP es que siempre es divertida. Sus hombres son varoniles y creíbles, salvo momentos muy puntuales de cursilería. Se suceden las peripecias algo estrambóticas. Asistes a entretenimientos sociales (club de lectura, una fiesta de princesas cursi y rosa hasta la náusea, una reunión con amigas al borde del lago...). Aparecen secundarios que te hacen sonreír: familiares snob, una "adorable" niña cleptómana. Y, como es habitual en SEP, la historia se enriquece con otros enamorados: Portia y Bodie.

Reaparece Phoebe, espléndida en su madurez; a su lado, todos los demás personajes palidecen. Es con ella y no con Belle, con quien Heath tiene ingeniosas disputas verbales. Es ejemplo de algo muy especial en las series de SEP: abarcan varios años, así que puedes ver la evolución de los personajes, y hay mucha coherencia entre la persona que fueron en su libro y la que aparece en otros libros años después. Además, les da un auténtico papel en la trama. En las series de otros autores, se suele pasar como de puntillas sobre la vida de anteriores protagonistas y además habitualmente transcurre poco tiempo entre una y otra.

En resumen, una entretenida novela de SEP, bien armada de incidentes, diálogos y situaciones que te llevan en volandas hasta el final. Sí, luego te pones a pensar y le ves los esquemas repetidos y alguna escena déjà vu, pero eso no empaña el placer de leerla.

Mi puntuación: 7/10. Buena y recomendable lectura.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |