Encarna Magín - Suaves pétalos de amor

Valoración:

Crítica realizada por Mikay

Valleverde es un apacible pueblo donde vive en armonía una antigua comunidad, "Los Hijos de la Luz". Pero Iván, un letal constructor, quiere construir una carretera que causará el desalojo y la destrucción de la localidad. Lucía, una dulce mujer perteneciente a la comunidad, no dudará en enfrentarse al hombre causante de tanto dolor con la intención de salvar al pueblo... aunque con ello tenga que vender su alma y su cuerpo.

Lo que ambos desconocen, es que el remolino de la pasión y el amor pueden engullirles sin contemplaciones.

Pasión, trama, traición... todo confluye entre las a priori apacibles vidas de sus personajes. Pero por encima de todo ello prevalecerá el amor.

Esto es lo que me vende la sinopsis: Valleverde es un tranquilo pueblo donde viven en armonía una comunidad llamada Los hijos de la luz. En este pueblo, Lucía vive pacíficamente con su padre y su hermano.

Iván es un hombre a quien no le tiembla el pulso para hacer lo que sea necesario cuando quiere algo. Lo que quiere ahora es el dinero que le reportará construir una carretera en en Valleverde. Así que si para ello tiene que destruir el pueblo y dejar sin hogar a las familias que allí viven, eso es lo que hará.

Cuando hombres y maquinaria pesada entran en el pueblo y comienzan su labor de destrucción, Lucía asiste impotente al desalojo y sufrimiento de los miembros de la comunidad y, peor aún, lo sufre en su propia familia.

Lucía, quien no ha tenido ocasión jamás en su vida de odiar a nadie, odia con todas sus fuerzas a Iván. Pero éste aún le da más motivos para ello: si quiere que retire la denuncia contra su hermano, deberá acceder a tener relaciones sexuales con él hasta que él lo crea conveniente.

Ni Iván ni Lucía contaban con que esta relación terminaría escapándoseles a los dos de las manos para convertirse en algo que ninguno de los dos imaginó nunca.

Esto es lo que me he encontrado en realidad: Con el argumento que precede, esperaba encontrarme ante una novela profunda de sentimientos y rica en matices. No ha sido así. Me ha faltado de todo. Ni siquiera he conseguido saber cómo y por qué Iván se obsesiona tanto con Lucía. Quizá unas pocas referencias al inicio hubieran hecho comprende la repentina fijación del protagonista por la dulce y buena Lucía.

Si en un principio parecía que nos íbamos a encontrar con un protagonista duro y malo capaz de hacernos entender lo odioso que es, eso no pasa por ninguna parte. Es odioso y malo sólo porque lo dice la autora, porque le falta tiempo para convertirse en un corderito manso en manos de la protagonista. Cambia y se convierte en un santo en lo que pasas de una página a la siguiente.

Lo más incomprensible de todo es que la protagonista no hace nada, al menos yo no he visto que haga nada, para que Iván sufra tal mutación. Y es que Lucía tiene menos carácter que una muñeca, todo el mundo la maneja y la vapulea como quiere. Jamás presenta batalla, nunca pelea, todo lo asume... y al final lo perdona todo, ¡lo que hace el amor, caramba!

El libro cuenta con un revoltijo de historietas con secundarios hechos a medida para que las piezas más o menos encajen, metidas a saco para llenar páginas. Lo peor de todo es que ninguna de ellas aporta veracidad o emoción a la historia. Personajes nada creíbles y mucho tópico del que se le supone a este género.

En definitiva, una sinopsis prometedora que se queda en eso, promesas; un protagonista masculino muy malo que no es para nada creíble, una protagonista femenina floja y pusilánime, unos secundarios de película barata y, todo ello aderezado con escenitas calientes, que para eso es una novela erótica. Esperaba mucho más. No me ha gustado.

La corrección de la editorial es pésima, fallos y más fallos por todas partes.

 


 

Crítica realizada por Trini

En ocasiones me gusta definir los libros que leo con una sola palabra. En el caso de “Suaves Pétalos de Amor”, ópera prima de la escritora Encarna Magín, la definiría como “sorprendente”. Esta historia es una sucesión de hechos sorprendentes, uno tras otro; lo que ha hecho que permaneciese pegada a sus páginas hasta el final. No podía dejar de leer la historia de Iván y Lucía.

Los personajes, desde los protagonistas hasta los secundarios, están bien definidos y desarrollados. Iván es, inicialmente, un villano detestable, ambicioso, inflexible y casi cruel.  Educado en una familia con dinero, hijo de un hombre despreciable, de quien ha aprendido todo, está acostumbrado a salirse con la suya y conseguir siempre lo que quiere sin pararse a pensar en cuestiones morales o éticas. El intenso deseo que siente por una sencilla mujer, Lucía, lo lleva a cometer acciones execrables pero, poco a poco se irá dando cuenta de sus errores.  Finalmente, Iván encuentra su corazón y se redime. En el amor encuentra la salvación de su alma y conoce la verdadera felicidad.

Lucía pertenece a  “Los Hijos de la Luz”,  una comunidad religiosa que vive como sus antepasados, alejados de las nuevas tecnologías y la sociedad actual. Ella es inocente y bondadosa, honesta y con fuertes convicciones. Totalmente ajena al mundo de Iván, no puede haber dos seres más distintos en educación, creencias, experiencias y forma de vida.  A pesar de las grandes diferencias existentes entre ambos, sí tienen algo en común y es el intenso deseo que sienten el uno por el otro; aunque teñido por el odio que inicialmente experimentan por las difíciles circunstancias en las que se conocen.

A pesar de que en un principio se nos presenta a Iván como un canalla y que, como Lucía, yo también lo “odiaba”, la maestría de Encarna hace que vayamos enamorándonos del protagonista al mismo tiempo que nuestra heroína. Los cambios que poco a poco se van produciendo en él te van conquistando hasta hacerlo totalmente creíble. Reconozco que no encontraba la manera de unir a dos seres tan diferentes, pero finalmente la autora lo resuelve de manera satisfactoria y lógica. Dejando en el lector una sensación agradable. 

“Suaves pétalos de amor” está llena de intriga y suspense, de tal manera que (como indicaba al principio de esta reseña) te mantienen en vilo página tras página. Hay odios, traiciones, resentimientos, desconfianzas y peleas; pero también mucho amor y una profunda sensualidad relatada de manera elegante y sugerente. 

Cuenta además con algunos personajes fundamentales en el desarrollo de la historia, unos malvados y odiosos y otros realmente encantadores, cariñosos y bondadosos. Pero todos ellos bien definidos y trabajados.

Una de las cosas que más me sorprendió, y que más valoro, del relato es el lenguaje tan visual utilizado por la autora, casi diría que cinematográfico. Esto ha hecho que viviese el libro con mayor intensidad. Las escenas están contadas de tal manera, que había momentos en los que me parecía estar viendo una película made in Hollywood. No obstante, algunos personajes y hechos me han parecido más propios de un film americano que de un libro español, lo que me ha causado cierta perplejidad al no poder conciliar lo narrado con el entorno en el que se desarrolla el relato. En mi humilde e inexperta opinión , tal y como está escrito, sería más adecuado ambientarlo en Estados Unidos, encajaría más.

Si he de poner alguna pega a este libro, son los fallos de corrección, algunos de ellos bastante llamativos, que pueden entorpecer de alguna manera la lectura de esta fantástica historia. He de reconocer que me cuesta bastante trabajo ser tolerante con este tipo de errores (tanto de traducción, transcripción y/o corrección) ya que creo que las editoriales deberían cuidar más este aspecto; al fin y al cabo, no me parece tan complicado...

“Suaves pétalos de amor” es un libro totalmente recomendable que, una vez que empieces, no podrás dejar hasta terminarlo.

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |