Elizabeth Gaskell - La casa del páramo

Valoración:

Crítica realizada por Crishi

La casa del páramo fue publicada como cuento de Navidad a finales de 1850 y, respetuosa con el género, Elizabeth Gaskell compuso una hermosa historia de amor campestre, con un cuadro potente de virtudes y vicios y una apelación al sentimiento de buena voluntad. Maggie Browne, su heroína, vive con una madre indiferente y un hermano ambicioso que la considera una jovencita «enjaulada en el campo, rodeada siempre de la misma gente». Después de luchar por superar las diferencias sociales que la separan de su amor –el heredero de un terrateniente–, se verá empujada a un supremo sacrificio para salvar a su propia e ingrata familia

Maggie Browne es una niña bondadosa y tímida que vive en una casa a las afueras de Combehurst, junto a su madre (la viuda del antiguo coadjutor del pueblo), su hermano mayor Edward y la fiel criada Nancy. Todos llevaban una vida solitaria en aquella hondonada y apenas se relacionaban con la vecindad, salvo los domigos para ir a misa y visitar la tumba de su marido.
La señora Browne es una mujer recta en cuanto a modales y moral se refiere, que destina a la pequeña Maggie a realizar las labores domésticas propias de una mujer de la época, mientras que el trato es indiferente con respecto a la niña, su afectividad se ve volcada en Edward, en el que tiene puestas todas sus miras, con el fin de hacer de él un caballero y convertirlo en clérigo. Edward por su parte, es un ser engreído y ambicioso que considera a su hermana como una niña de inteligencia limitada, y sin más aspiraciones que hacer las tareas que le ordenan.
Por otro lado, nos encontramos con el señor Buxton, terrateniente rural con una esposa enferma, su único hijo Frank, al que pretende ver algún día en un puesto del gobierno, y la pequeña Erminia, hija de su difunta hermana de la cual se hizo cargo a la muerte de la misma, y heredera de su padre también fallecido.
El señor Buxton invita a la señora Browne y a sus hijos a pasar un día en su gran mansión. En un principio, Erminia con aires de superioridad, juzga a Maggie como un ser vulgar y la trata con condescendencia pero tras ser testigo de un lamentable suceso y ver la tiranía con que Edward trata a su hermana, se compadece de la niña y se hacen amigas. Frank no soporta a Edward ya que percibe el sometimiento que padece Maggie y la falta de cariño que recibe la niña por parte de su familia... cariño que encuentra la pequeña en la señora Buxton, que le transmite una serie de valores nobles y serviles que rayan la santidad.
Con el paso de los años, la relación entre Frank y Maggie se afianza y nace el amor entre ellos, un amor puro visto desde un ambiente paisajístico idílico en el que Gaskell nos adentra a través de una descripción contemplatíva de la naturaleza. Frank le pide en matrimonio y Maggie acepta, sin embargo el señor Buxton no tolera dicho compromiso debido a la clase social a la que pertenece Maggie, ya que pretendía casar a su hijo con Erminia.
Edward que al final optó por hacerse abogado, tras el consiguiente enfado de su madre, se hizo cargo de la venta de unos terrenos del señor Buxton, los cuales llegó a vender... pero tras unas malas gestiones y su consabida ambición y derroches, dió lugar a los tristes sucesos que a partir de aquí se desencadenaron en el libro... y que hizo que nuestra querida Maggie tuviera que sacrificar su amor, además de unos hechos trágicos que se dieron hacia el final del libro, pero que Gaskell solucinonó  intentando llevar el amor a buen puerto, y nunca mejor dicho.
Este libro fue publicado en 1850 como un cuento de Navidad (parte de la historia transcurre en dicha época del año) ya que la autora transmite al lector una reflexión sobre la bondad, el perdón y la confianza en el amor, pero lo rodea de un halo de misticísmo y santurronería que en la actualidad puede llegar a saturar. En esta ocasión, Elizabeth Gaskell nos muestra un melodrama situado en un ambiente rural y nos cuenta los entresijos de la vida doméstica, todo ello escrito con una gran sensibilidad y con personajes muy bien definidos, pero que a mí personalmente a veces me ha llegado a agobiar... ¿era necesario tanto sufrimiento servil por parte de Maggie?. El final me pareció precipitado (también hay que tener en cuenta que el libro tiene tan sólo 189 páginas), demasiado sufrimiento, pero a pesar de ello es Elizabeth Gaskell y su escritura es sinónimo de calidad.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |