• Fecha: Martes, 13 Noviembre 2012
  • Visitas: 35451

vintage-1330076 640El periodo que va desde 1800 a 1837 es lo que se conoce como la era georgiana. George III, enfermó de locura en 1811 y vivió hasta 1820. Fue su hijo, el Príncipe Regente, George, el que actuó como regente durante los años que duró la locura del rey y hasta su fallecimiento. Posteriormente reinó entre los años 1820 y 1830. El periodo que abarca los años que estuvo como Príncipe Regente se conoce como el periodo de la Regencia inglesa y es la era de la moda de la Regencia.

Vamos a aprovechar esta entrada para explicar, a quien no lo sepa, que en la novela romántica, a las novelas de la época georgiana, a las propias del periodo de Regencia y aquellas ambientadas en la época posterior conocida como victoriana, se las ha encuadrado siempre en nuestro país dentro de las "Novelas de Regencia", como nombre de un subgénero dentro de la romántica. 

Ahora sí, vamos a ver cómo se vestían las mujeres en esa época y lo haremos desde dentro hacia fuera.

La ropa interior:

Lo primero que se ponían era una camisa que por lo general era de algodón o lino. Era una camisa simple y sencilla, sin ningún tipo de adornos. Su objetivo no era otro que servir de protección a la piel para salvarla de cualquier roce que pudiera ocasionarle el corsé. Su misión era, además, proteger del sudor corporal al corsé ya que esta prenda era mucho más difícil de limpiar que la camisa. La camisa terminaba muy por encima del dobladillo del vestido.

Usaban también unos pantalocillos de tela fina, de algodón o lino, que llegaban hasta los tobillos o hasta debajo de la rodilla. Empezaron a estar de moda alrededor de 1806 y al principio eran imitaciones de los calzones masculinos, pero gradualmente se fueron feminizando.

corset-1330096 640Lo siguiente que se ponían las mujeres era, por supuesto, el corsé. En la Regencia, la misión del corsé no era estrechar la cintura puesto que en aquella época se llevaban las cinturas altas, sino que se usaban para levantar y separar el pecho. Había dos tipos de corsés: cortos y largos. Los corsés cortos tenían un sorprendente parecido a los sujetadores modernos y su función era más realzar el busto que otra cosa. Los corsés largos eran muy parecidos a los bustiers de hoy en día. Generalmente tenían un pedazo de madera dura insertada en la parte delantera cuyo fin no era otro que mantener una buena postura. Como curiosidad señalar que los hombres jóvenes solían tallar y regalar este trozo de madera a sus novias. El corsé largo ayudaba también a proporcionar una suave línea desde el pecho hasta la cadera.

Encima del corsé se podían llevar entre una y cinco enaguas, dependiendo de la época del año y del grado de modestia de la dama en cuestión. La función de las enaguas era dar amplitud a las faldas de los vestidos y evitar que la fina tela de estos se pegara en demasía a las curvas femeninas. Las damas más descaradas usarían sólo una o dos enaguas... o ninguna. Las enaguas eran vestidos sin mangas y dependiendo del poder adquisitivo de la mujer eran de algodón ligero o seda. Para el invierno podían ser de franela. Solían llevar uno o dos volantes y al menos uno de estos a menudo asomaba bajo el dobladillo del vestido.

Las medias llegaban hasta el muslo o por encima de la rodilla y se ataban con ligas. Eran de seda o algodón, generalmente blancas, lisas, bordadas en este color o con adornos de encaje.

Las almohadillas entraban y salía de la moda durante la Regencia de acuerdo con el estilo del vestido. Se usaban con los vestidos de finales de 1790, y a medida que estos iban desapareciendo a principios de 1800, se iban dejando de lado regresando de nuevo con las faldas tipo campana. Eran de diferentes formas y tamaños y podían atarse o coserse en la parte posterior del vestido. Por razones obvias, debían ser usadas con moderación.

vintage-1501585 960 720Vestido de mañana

Era un vestido de manga larga o corta, sencillo, de material fino y sin ningún tipo de adorno puesto que no iba a ser usado fuera de casa. A veces se hacía con restos de tela antigua o reformando vestidos viejos pasados de moda. Si nadie los iba a ver fuera del entorno del hogar, no tenía ningún sentido gastar dinero en ellos pudiendo invertir este en vestidos que sí se iban a usar en público.

El traje de montar

Estaba hecho de material resistente. Tenía un escote muy sencillo y una chaqueta destinada a cubrir el vestido en todo momento. Las faldas del traje de montar eran más largas y más completas que las faldas de un vestido de paseo o coche. Tenía que cubrir perfectamente las piernas de las mujeres y proteger su modestia mientras montaba a mujeriegas. El estilo de las chaquetas de montar, e incluso de los sombreros que se usaban a tal efecto, eran de corte bastante masculino. A menudo tenían también muchos detalles de los uniformes militares.

Vestido de tarde

Este tipo de vestido era todo lo contrario al vestido de mañana: este sí estaba destinado a ser visto. Precisamente porque este vestido sí era para verse, dependiendo dónde o quién fuera a verlo así sería el vestido. En general solían estar confeccionados con muselina, una tela para los vestidos de tarde muy popular en aquella época. En los primeros años del siglo XIX muchas jóvenes murieron tras coger un resfriado o una pulmonía provocada por llevar estos finos vestidos en invierno. A esto se le dio en llamar "la enfermedad de la muselina".

Durante el día, los senos estaban tapados por completo pues aunque tuvieran escotes bajos se cubrían con una pañoleta o bufanda remetida bajo el escote.

Los vestidos de paseo, para ir de compras, al parque o para realizar visitas, se hacían ya con más cuidado, más a la moda y con adornos más costosos.

Dentro de los vestidos de tarde estaban también aquellos para ir en coche o de viaje. Estos se realizaban con telas más pesadas y que fueran más resistentes a las arrugas que la muselina o el algodón. Además tenían menos adornos con el fin de que no se estropearan o aplastaran en los largos paseos en coche.

background-1775358 640Las prendas de abrigo usadas para los vestidos de tarde eran una parte muy importante de la indumentaria. Se llevaban largas túnicas con capucha y mantones de diferentes estilos, a veces decorados con motivos griegos. Los chales de cachemira, seda o muselina se usaban también en primavera y verano.

El abrigo Spencer era una ajustada chaqueta que llegaba hasta la cintura y que se llevaba sobre los vestidos de tarde. Se dice que fue un invento de Lord Spencer, un antepasado de la princesa Diana, que según cuenta la leyenda pudo haber arrancado la cola de su chaqueta debido a que se la chamuscó con el fuego de la chimenea o bien por un accidente de caballo. Sea como fuere, lo cierto es que Lord Spencer fue el que dio instrucciones a su sastre para que le hiciera varias prendas de este estilo. Rápidamente las mujeres tomaron nota y se mandaron hacer chaquetas así, que coincidiendo con la moda actual de cinturas altas, convirtieron el abrigo Spencer en un clásico de la moda de Regencia.

Este tipo de abrigo se llevaba bien ajustado al cuerpo, abierto o abrochado completamente. Solía ser un poco más oscuro que el tono del vestido que se llevaba debajo. A principios de siglo este tipo de prenda no llevaba mangas, era más bien como un chaleco. A partir de 1804 solía tener un cuello de piel lo suficientemente grande para usar como esclavina de modo que diera calor al cuello y los hombros.

Otra prenda de abrigo era la pelliza. Creada también con el talle alto para usar con el vestido de tarde, esta prenda de abrigo se abrochaba por delante y a menudo tenía adornos de piel y plumas de cisne a juego con la tela en la que estaba realizada. Debido a la guerra con Napoleón, los detalles de adornos de tipo militar en esta  y otras prendas estuvieron también muy de moda en la Regencia. Algunas pellizas llegaban hasta los pies y otras eran tipos tres cuartos (abrigos cosacos). Se podían cerrar por el centro con tiras y borlas de seda. Dependiendo de la estación del año, podían confeccionarse con lana, piel, terciopelo de seda, satén, o incluso muselina.

Los vestidos de tarde iban obligatoriamente acompañados de otros accesorios indispensables tales como chales, esclavinas, mantos, peregrinas, guantes, gorros, orejeras, sombreros y, por supuesto, el tipo de calzado adecuado. 

background-1426677 640Vestido de noche

Los vestidos destinados a lucir en los eventos y fiestas de noche estaba permitido mostrar el pecho. De hecho, algunos escotes eran tan bajos que hasta se corría el riesgo de mostrar de más. Fueron muy populares los escotes cuadrados, tan bajos, que resulta difícil imaginar cómo se sujetaban las mangas. Las telas con las que eran confeccionados eran caras, de fina muselina, satén, tafetán o seda. Los vestidos hechos con terciopelo de seda estaban reservados para las mujeres mayores o casadas. Tanto en los vestidos de tarde como en los de noche, las debutantes debían llevar colores pastel o blancos. Los colores más oscuros no estaban destinados para las debutantes. Ahora bien, tampoco eran aconsejables para las otras damas, pues a la luz de las velas, ir vestida de oscuro era garantía de no ser apenas vista. Por ello, quienes no optaban por los tonos claros o simplemente se decidían por el negro, engalanaban sus vestidos con adornos metálicos o de cristal de manera que recayera en ellos la luz. Los vestidos a menudo eran de manga corta pero acompañados de guantes que llegaban por encima del codo. Los guantes no sólo eran de color blanco o negro, sino también de otros muchos colores, incluso azules o amarillos, fabricados con piel de cabritilla.

Los vestidos de noche iban, por supuesto, acompañados de capas y chales. Las ropas de abrigo tenían adornos de cordón, encajes y pieles, con bordados en oro o plata. Cuando hacía menos frío llevaban sobre los hombros mantos de seda ribeteados con encaje. Para las salidas a la ópera en una fría tarde noche, quienes se lo podían permitir se envolvían en mantos de terciopelo forrados de armiño.

vintage-1501598 640Algunas curiosidades:

Entre 1815 y 1825, debido a las hostilidades entre Francia y Gran Bretaña, cada país siguió su propia moda puesto que no podían intercambiar información. Así, la moda inglesa era cada vez más romántica, con cuellos de encaje, mangas abullonadas y colores más vivos. Las cinturas también comenzaron a bajar un poco. En Francia, sin embargo, los vestidos seguían manteniendo la cintura alta y los colores seguían siendo claros, pero añadían adornos a las telas y las faldas se amplíaban en la base. Los peinados y los sombreros iniciaban una escalada alcista, probablemente para contrarrestar el efecto de la forma del final de las faldas.

vintage-1480642 640Una vez firmado el tratado de paz entre Gran Bretaña y Francia, las inglesas se sorprendieron al ver lo diferentes que eran ambas modas y rápidamente reemplazaron sus armarios adaptándolos al estilo francés.

A partir de 1820, los corsés empezaron ya a ser usados por todas las mujeres para estrechar la cintura y las faldas se empezaron a ampliar para alejarlas de las piernas.

La cintura, que empezó a bajar más o menos a razón de un centímetro por año, en 1825 estaba ya casi situada en su lugar natural.

Los volantes y mangas de muselina blanca, en muchas ocasiones eran piezas independientes que se podían poner y quitar para lavarlas con frecuencia, además de poderse usar en diferentes vestidos.

Artículo realizado por RNR

*Una gran parte de la información de este artículo se ha obtenido de http://www.songsmyth.com/costumerscompanion.html 

 

Comentarios (29)

  • Britannia

    03 Abril 2017 a las 19:04 |
    ¡Guau! ¡Genial! Constantemente invierto tiempo en investigar sobre estilos de muebles, decoración, arquitectura y vestimentas pasadas. He visto blogs buenísimos, pero has sabido hacerlo sencillo, claro, conciso, pero lo menor de todo, entretenido. Éxito con tu blog.

    responder

  • Rosalinda

    03 Junio 2015 a las 10:12 |
    Un artículo muy completo e interesantísimo. Siempre me llama la atención la ropa que aparece en las novelas, pero viéndola así por separado y teniendo en cuenta la comodidad de la ropa de hoy en día, por muy romántico que resulte, me alegro un montón de que haya evolucionado tanto la vestimenta.

    responder

  • Alejandra

    26 Octubre 2014 a las 12:43 |
    Me encanta la moda y me gusta mucho leer sobre el vestuario de los protagonistas de los libros, es cierto que este tipo de moda no es mi preferido y que hay épocas que me gustan mucho más pero, ¿a quién no le gutaría poerse uno de estos vestidos?

    responder

  • Olalla

    31 Mayo 2014 a las 12:03 |
    Excelente artículo. Y muy interesante. :)
    Me encanta la moda de la regencia. Interesante información lo de los corsés cortos para realzar el pecho.. no lo sabía, pero claro, con el corte imperio de cintura alta es lo más lógico. :D Yoi siempre he sido una negada en moda, pero los vestidos de la regencia son mis preferidos.

    responder

  • Paula

    13 Noviembre 2013 a las 16:58 |
    Waoo, gracias por esta informacion, es excelente, siempre me gusto la moda de la regencia, me parece femenina y elegante, sin embargo me costaria mucho vestirme con toda esa cantidad de prendas, si hasta un simple sosten de copa me molesta! jaja es mas seguro q seria una de las descaradas q usaria solo una enagua y quizas ni la usaria, en fin gracias por este articulo!

    responder

  • mariasther

    29 Abril 2013 a las 11:18 |
    ¡Qué diferente a como yo lo imaginaba! Excelente artículo y de grandísima ayuda para las que nos entretenemos escribiendo. Muchas gracias y ...¿podrías hacer el siguiente de la moda española en esa misma época? Gracias!!!!

    responder

  • LILIAN

    27 Abril 2013 a las 22:39 |
    ¡Ay qué ver, todo lo que he aprendido con este artículo! Es increíble lo de la enfermedad de la muselina. Es llevar al extremo, eso de: Para estar bella hay que sufrir...

    responder

  • Olaya. P

    09 Abril 2013 a las 21:27 |
    ¡Qué difícil era antes vestirse! Parece todo muy incómodo.

    Interesante post.

    responder

  • marivi

    04 Abril 2013 a las 12:13 |
    Me ha encantado el articulo, siempre he sentido curiosidad por la moda femenina de aquellas epocas.No me estraña que necesitaran ayuda para arreglarse y claro está un gran vestidor.
    Yo me axfisiaria dentro de tanto articulo y no digamos de un corsé.
    Gracias por el articulo.

    responder

  • Carmen Zapico

    03 Abril 2013 a las 00:38 |
    Un buen artículo sobre la moda de aquella época. No me extraña que necesitaran ayuda de las doncellas para vestirse, entre el corsé y la cantidad de enaguas que llevaban era imposible vestirse solas.

    responder

  • mc2

    10 Diciembre 2012 a las 16:55 |
    Me encanta la historia y éste es un aspecto al que no se le suelen dar mucha importancia en los libros de historia . Algunas modas me resultan extraordinariamente atrayentes aunque no tanto como para probármelos. No sería capaz de soportar el corsé.

    responder

  • Rowyn

    20 Noviembre 2012 a las 13:15 |
    Ei gracias!
    Fantástico artículo

    responder

  • kkekka

    18 Noviembre 2012 a las 10:27 |
    Me ha encantado el artículo, es muy interesante. Que cantidad de ropa tan enorme!!!
    Parece increible como a evolucionado todo, las costumbres, la influencia de los sucesos. Muy interesante, la verdad.

    responder

  • crishi

    17 Noviembre 2012 a las 00:19 |
    Siempre he sentido la curiosidad de saber la evolución que han ido experimentando las modas de época, y la verdad es que este artículo ha despejado mis dudas.
    Estas informaciones son realmente interesantes.

    responder

  • Estrella

    16 Noviembre 2012 a las 02:23 |
    Qué interesante artículo, como siempre, muchas gracias por compartir esta información con nosotras. Muy interesante, me encanta :)

    responder

  • morticia

    15 Noviembre 2012 a las 18:59 |
    Gracias, como siempre, por la información. Me interesa mucho la evolución de la moda y no es tan fácil encontrar imágenes asociadas a años concretos. Es increíble todo lo que se tenían que poner, no me extraña que cuando viajaran, tuvieran que llevar varios baúles.

    responder

  • Elena

    15 Noviembre 2012 a las 07:58 |
    Me ha gustado mucho. Son detalles que siempre aparecen en las novelas que muchas veces prestamos atención.
    Muchas gracias

    responder

  • Rocio

    15 Noviembre 2012 a las 04:26 |
    Excelente artículo, muy importante para incrementar nuestra cultura, además que ahora puedo comprender mejor las bellas historias ambientadas en esa época.
    Gracias la información.

    responder

  • kalina

    15 Noviembre 2012 a las 02:36 |
    Un artículo muy interesante, detallado y completo. Algunas cosas no las sabía, la enfermedad de la muselina no la había oído nunca.
    ¡¡Gracias por el artículo!!, Me ha encantado.

    responder

  • María Border

    14 Noviembre 2012 a las 13:43 |
    Hermoso artículo, sumamente instructivo. Gracias.

    responder

  • Elinor

    13 Noviembre 2012 a las 23:54 |
    Me encantan estos articulos. Se aprenden mucho con ellos y son muy interesantes.
    Muchas gracias por ellos y seguid así!!!

    responder

  • marite

    13 Noviembre 2012 a las 22:03 |
    Que artículo más interesante y completo.Me ha encantado leerlo.

    responder

  • Katon

    13 Noviembre 2012 a las 20:20 |
    Ohh, maravilloso artículo, y muy instructivo también. Lo habéis explicado genial. La enfermedad de la muselina no lo había oído nunca y no me extraña que pillaran pulmonías...¡lo que se sufrían por la moda!
    Como siempre os superais con cada artículo. Gracias!!!

    responder

  • rociodc

    13 Noviembre 2012 a las 20:20 |
    Buenissimo artículo, muchisomas gracias por la informacio, ahora me sera mas facil reconocer una prenda cuando las lea en mis novelas. Me encanta este tema dr la ropa.

    responder

  • anasy

    13 Noviembre 2012 a las 19:26 |
    Gracias, me encanta la ropa de época, aunque cansa sólo pensar en ponerse tantas prendas encima, pero siempre es un tema interesante y bonito.

    responder

  • Malory

    13 Noviembre 2012 a las 17:04 |
    Me ha encantado el artículo, tomo nota de todos esos detalles ;)

    responder

  • Mary Jo

    13 Noviembre 2012 a las 16:02 |
    Que interesante, me encanta la moda de la Regencia, aunque he de decir que mi preferida es la moda femenina del siglo XVIII, los complicados armazones que llevaban bajo la falda, el vuelo, y esas pelucas empolvadas, siempre me han parecido muy romantica. Pero la moda masculina la prefiero de la Regencia, la encuentreo mas viril y austera, que no los colorines y los brillos de los dandis del dieciocho.

    responder

  • savannah990

    13 Noviembre 2012 a las 15:40 |
    gracias por la informacion!! muy detallada!

    responder

  • arantxau

    13 Noviembre 2012 a las 15:05 |
    Que articulo más interesante, me encanta la moda, a ver si podeis hacer más articulos sobre este tema.

    responder

Escribir un comentario

Tus opiniones son muy importantes para que esta web siga adelante, por favor ayúdanos comentando nuestros contenidos. Si envías un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2018 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |