Estrella Rubilar: Entrevista

Martes, 12 Octubre 2010

Estrella Rubilar es la primera autora latina que publica la Editorial Titania. Debuta en el panorama romántico con la novela Santa Julia.

Nieves Hidalgo la ha entrevistado para El Rincón de la Novela Romántica.

Estrella, ante todo darte las gracias por concedernos esta entrevista. No vamos a robarte mucho tiempo, pero queremos que las lectoras españolas te conozcan y sepan de tu obra un poco más.

Gracias a ustedes por tomarse este tiempo para conocerme, y también a mi novela, Santa Julia.

Naciste en Chile, pero te has criado en México. ¿A qué edad te afincaste en la que ahora es tu patria? ¿Qué te ha dado México?

Llegué a México a los nueve años junto con mi familia, permanecimos aquí casi tres años, regresamos por un año y medio a Chile, y nos regresamos definitivamente aquí cuando tenía trece.

Fue muy difícil para mí adaptarme en un principio, debí dejar atrás todo lo que conocía, además de muchos seres queridos, a mis abuelas, tíos, primos, mi madrina, mis amigas, además de casi todas mis cosas. De éstas, mis juguetes y mis libros fueron  lo que más me dolieron perder, eran como mis mejores amigos, mis compañeros de historias…

Partir y dejar atrás todo lo que conociste como tu vida es algo muy difícil. Admiro mucho a mis padres por su valentía al haberlo hecho; a mi padre por buscarnos un mejor futuro, a mi madre por seguirlo con cinco hijos, el menor de apenas cinco meses de vida.

Pero, como perdimos, también ganamos mucho al venir aquí, este país es maravilloso, y cuando te decides a dejar a un lado del dolor que acompaña a la pérdida para buscar las cosas bellas de la vida, es cuando te das cuenta de las maravillas que te rodean, y en este caso, eso me pasó a mí con México. Chile es un país hermoso, sin ninguna duda, un país que formó mi patria en la primera parte de mi infancia, y siempre vivirá en mi corazón, pero crecí y maduré en México, mi presente y mi futuro están en estas tierras, y ahora esta tierra forma parte de mí. Amo las maravillas de México, la belleza de esta tierra cálida, de sus playas azules, sus espesas y verdes selvas, las costumbres ancestrales de su gente, su historia y cultura conmovedora, las tradiciones que continúan siendo parte de la vida diaria de las familias, como si el tiempo se hubiese detenido y al mirarlas, pudiésemos a través de ellas echar una mirada al pasado…

Amo a este país como si fuera mío porque ya forma parte de mí, lo adopté en mi corazón, y supongo que parte de eso es precisamente lo que quise plasmar en Santa Julia. Quería que el mundo conociera un poquito de México a través de sus páginas, que vieran las maravillas que yo he visto, que sintieran el amor que yo siento por este país que, ahora también, es mío.

Aquí nacieron mis hijas, que son toda mi vida, mis pequeñas musas y mis más grandes tesoros, y en definitiva, son lo más maravilloso que me ha dado México.

Hemos leído que escribiste tu primera novela a los 14 años. Cuéntanos algo de esa historia. ¿De qué trataba?

Se llamaba “Historia de dos corazones”, y trataba de la vida de dos niños; el primero era un niño delincuente y resentido, un chiquillo de ciudad que vivía en una casa de lámina, era muy pobre, y debía trabajar lavando parabrisas en las calles y robando carteras cada vez que se le presentaba la oportunidad, para tener dinero para vivir y ayudar a su madre a darle de comer a sus hermanitos. El segundo, era un niño solitario con Sida, sus padres habían muerto y él no pensaba en otra cosa que no fuera la muerte.

A ambos los reúne un policía de buen corazón encargado de los dos casos, buscando que ambos niños encontraran en el otro una enseñanza de vida. Finalmente el niño con Sida muere, y le deja al otro, quien se convirtió en su mejor amigo, una cuenta bancaria que el policía administraría para que él pueda estudiar y salir adelante. Y es este niño pobre, ya realizado y con un buen trabajo ayudando a otros niños que estuvieron en su misma situación, quien cuenta esta historia, dedicando su vida en la remembranza de ese niño que fue su mejor amigo y le cambió la vida.

Nos causa curiosidad que digas que empiezas tus historias dibujando. ¿Plasmas en el dibujo lo que quieres decir? ¿Cómo conviertes después las imágenes en letras?

Es más bien como un trabajo en conjunto. En un principio sí, todo era dibujo. Comencé a crear historias desde que tengo memoria, y como no sabía escribir, las plasmaba por medio de dibujos. Al pasar el tiempo, se convirtieron en una especie de novela gráfica; hacía en cuadernos enteros historias  con personajes que se hablaban entre ellos, separando las escenas con cuadrados y poniendo globos de diálogo sobre las cabezas. Y supongo que fue cuando esos diálogos comenzaron a hacerse demasiado largos, y las historias más complejas, que comencé a sólo escribir, y así fue como hice mi primera novela totalmente escrita a los catorce años.

Aún ahora me gusta hacer uno que otro dibujo cuando estoy escribiendo una novela, a veces me ayuda a aterrizar un poco más las ideas. Me encanta dibujar, sólo un poco menos que escribir, así que es un asunto que va de la mano para mí a la hora de escribir una novela.

Jane Austen y Emily Brönte. Según tú, estas dos escritoras te marcaron. ¿Hasta qué punto? ¿Son tu referente?

Me encantan las obras de Jane Austen y Emily Brönte, pero no creo que hayan sido ellas quienes me marcaron. Siempre me gustó mucho leer, creo que es algo que heredé de mis padres y mis abuelos, todos grandes lectores. Cada vez que tenía oportunidad, andaba buscando libros que leer en la casa, fue así como aprendí de diversos temas y leí a varios autores.

Mi abuelo materno era un gran lector, recuerdo haber visto de niña libreros repletos con sus colecciones de libros. Él solía comprar varios ejemplares para leer en las vacaciones de verano, y los leía cómodamente sentado en la playa. Él murió cuando yo tenía seis años, y esa colección se repartió, años después, entre sus seis hijos.  De la parte que le tocó a mi mamá (que conservo como un tesoro muy valioso), descubrí grandes autores y autoras, entre ellas, justamente Jane Auten y Emily Brönte.

Pero si debiera decir qué autores me marcaron, yo creo que sería definitivamente Louisa May Alcott, y C.S. Lewis. “Mujercitas” la comencé a leer a los nueve años, y ya conocía la historia, que siempre me ha fascinado. También leí otras obras de ella y su biografía, y es en ella en quien primero pienso cuando me intento poner el papel de autora, recuerdo lo que ella pasó con los editores, y fue su propia experiencia lo que me ayudó a no darme de topes con la pared cuando comencé a intentar publicar y me encontré que el camino para hacerlo continuaba siendo casi tan difícil como en su época, y como ella, no desistí, y seguí buscando la manera de llegar a cumplir mi sueño, y aún continúo pensando, cuando me topo con algún obstáculo en el camino o una indecisión, qué es lo que ella habría hecho en mi lugar…

Lewis, por otro lado, fue la puerta de inspiración a la fantasía, que junto con lo romántico, es el otro ámbito que me encanta. Leí “Las Crónicas de Narnia” a los doce años, y de ahí  me seguí con los otros seis libros, y aún ahora los leo de vez en cuando. Me fascinaba la idea de Narnia, la metáfora de Jesús en ella, pero sobre todo, lo maravilloso de la idea de poder desaparecer dentro de un ropero para entrar a otro mundo completamente diferente y maravilloso, lleno de magia…

Y supongo que si hubo un autor predecesor a ellos que me marcó para siempre desde la más tierna infancia, fue Hans Christian Andersen, con su cuento “La Sirenita” (cuyo final solía cambiar en mi imaginación a que ella no moría y se quedaba con el príncipe, ¡imaginen mi alegría cuando Disney hizo lo mismo años después!). “La Sirenita” fue el primer cuento que leí completo, el primero que comencé a coleccionar en diferentes versiones de libros (que perdí cuando se quedaron con el resto de mis cosas en Chile), y el primero que me llevó a soñar con historias sacadas de los libros. Las sirenas me marcaron para siempre, son mi personaje mitológico favorito, y he creado varias historias con ellas…

¿Qué otras escritoras de novela romántica te gusta leer? ¿Qué tipos de novelas?

Me gustan varias, pero entre mis favoritas están Julia Quinn, Andrea Kane, Iris Johansen y también Nicholas Sparks.

En cuanto a otros tipos de novela,  me encanta el misterio y la fantasía. Me gustan mucho las novelas de Rowling, aunque Lewis sigue siendo mi favorito en ese género. También me gustan las novelas de vampiros de Ane Rice, he leído todas las que he podido encontrar.  Y Frankenstein, de Mary Shelley.

Sin embargo, también me gustan otros géneros. Cuando leo una novela, busco algo positivo en ella. Me gusta que ésta me deje algo bueno (es una cualidad que también intento imprimir en las mías), no tiene que tener un final feliz, sino dejarme algo que me enriquezca de alguna manera, y me gusta buscar novelas con esa virtud en ellas. “Los Miserables” de Víctor Hugo, es una de mis favoritas en definitiva,  también “El esbirro” de Sergei Kourdakov,y “Médico de Cuerpos y almas” de Taylor Caldwell,  las cuales, además de “Mujercitas” (y toda la secuela) de Louisa May Alcott, fueron algunos de los libros que me marcaron.  En otros géneros me gusta mucho “El Alquimista”, de Paulo Coelho, y el Kybalión (los tres iniciados).  Y de poesía, no soy una gran seguidora, pero hay un poeta que me encanta, en especial su poema número 20, y es Pablo Neruda,  que no puedo dejar sin mencionar.

¿Cómo surgió la idea de Santa Julia?

La inspiración que me llevó a escribir Santa Julia fue como una estrella que se divisa en medio de un cielo nocturno y nublado. Era un momento muy difícil en mi vida. Atravesaba una depresión muy fuerte, me sentía sumamente triste, fracasada en muchos sentidos… Había intentado publicar otros escritos, sin lograr ningún resultado, (con excepción de una editorial que me pedía dinero para publicar uno de mis libros, dinero que no tenía). Para empeorar las cosas, mi hija, de entonces dos años, comenzaba a demostrar los primeros signos de autismo, y entonces no lo sabíamos, pero iniciábamos un camino tormentoso en busca de respuestas que tendríamos que luchar muchísimo para encontrar, y terminaríamos haciéndolo después de casi tres años de andares a oscuras y gastos exuberantes en médicos, terapistas y especialistas en varios temas, que nos dejaron con los bolsillos vacíos.

Rodeada de todo esto fue como nació Santa Julia, una verdadera estrella luminosa en medio de ese mar tormentoso y oscuro, como una especie de escape a toda esa realidad que parecía ser demasiado abrumadora y dolorosa para vivirla… Y la comencé a escribir con la idea de que sería una novela sólo para mí; nunca nadie llegaría a leerla, si a la gente le gustaba o no, no me importaba, ni siquiera intentaría publicarla. Iba a ser una novela para mí, y sólo para mí. Y con esa idea pude desfogarme, sin límites que me ataran o me dirigieran, sólo corazón, puro corazón, como es todo en Santa Julia.

Y así, finalmente la historia quedó terminada. Lo más tardado fue el documentarme, tardé casi un año en leer todos los libros, investigar y ambientarme en la época. Aunque no pensaba publicarla, al ir avanzando en las páginas la idea de que tal vez fuera posible iba apareciendo en mi mente, y lo hiciera en ese momento o no, desde un principio tenía la idea de que fuera una novela especial, quería crear un libro que dejara huella, que tuviera un significado profundo, que al leer sus páginas el lector pudiera remontarse con ellas a esa época tan hermosa de México, que quedó grabada en su historia, en formas buenas y malas. Era eso precisamente lo que intentaba mostrar; las dos realidades de México durante la Revolución. Describir tanto a aquellos que lucharon en busca de igualdad y justicia para su gente, como aquellos cuyas vidas se vieron afectadas de manera negativa por los abusos y la falta de orden que vivió el país; las haciendas robadas, las mujeres violadas, familias que lo perdieron todo por el vandalismo de unos cuantos que se aprovecharon del verdadero sentido de la lucha para sacar ventaja personal.

La historia de México es un tema que siempre me ha gustado, tuve maestras excelentes que me hicieron amarla de corazón, pero fue mi padre, un gran amante de la historia de nuestro país, quien me dio la guía más importante para comprender la esencia de la Revolución mexicana  y  llegar a amarla, y así, poder plasmar ese amor en el libro, y en especial en el personaje del general que ayuda y guía a Julián, quien representa la filosofía de la misma en el relato.

Y todo ello acompañado por una historia de amor tierna y conmovedora, donde el rencor, el odio y la venganza fueran vencidos por el poder más grande que puede existir; el amor.

¿Cómo te llegó la noticia de que te publicaban la novela?

Fue un momento único, mezcla de irónico y maravilloso. Era la noticia que más había esperado los últimos años, la que con más ansia había anhelado que llegara (después del nacimiento de mis hijas, aunque Santa Julia es como mi tercer bebé, jeje). Pero como es irónica la vida, sucedió justamente en el momento en el que menos la esperaba. Acababa de cambiarme de casa, no tenía internet y los datos con los que había enviado la novela ya no eran correctos. Así que cuando pude checar mi correo por internet, más o menos un mes después de cambiarme, estaba ese correo tan especial esperando en el buzón, una carta de la que ahora es mi editora, preguntándome si aún estaba libre Santa Julia o la había comprometido con otra editorial, para ella poder proponer su publicación en la siguiente junta, que se llevaría a cabo hacía unos días de la fecha de cuando vi el correo… ¡Me quería morir!!! ¡Por fin había llegado la noticia que tanto había esperado, y me llegaba tarde! Con lágrimas en los ojos le escribí a Lari, mi editora, preguntándole si aún estaba disponible la oportunidad, y ella súper amable (y es que de verdad es muy amable, porque uno se topa con cada persona buscando editoriales…) me dijo que le había encantado Santa Julia, que era una novela 100% Titania, y que no me preocupara, que la propondría para la junta del mes siguiente. (Otra ironía que me enteré después es que la novela había llegado incompleta, la cuarta parte final se había extraviado, pero aun así le había gustado a mi editora, un verdadero milagro a mi pensar).

Fue un mes de espera, pero se logró, y cuando mi editora me llamó para darme la gran noticia, lloré de alegría, y celebré junto a mi hijita, llorando y saltando las dos de júbilo, cantando las canciones de Maná (tendrá autismo, pero tiene un ritmazo mi hija, jeje).

Y así fue como me convertí en una orgullosa autora de Titania, y en la primera autora latina entre sus filas… Y aún se me caen las lágrimas de alegría al recordarlo.

¿Qué apoyo has tenido? ¿El de tu familia, el de los amigos? ¿Quién fue la primera persona que leyó tu novela?

Ha sido un camino bastante difícil, pero sí, he tenido mucho apoyo de mi familia y amigos; mi hermano Roberto me ayudaba a encontrar editoriales a las que mandar los manuscritos, mi papá y mi esposo las hacían de mensajeros cuando no había ni para pagar el envío, y mi esposo buscaba la manera de imprimirlas en el trabajo quedándose hasta tarde cuando ya no había nadie, a causa de que no teníamos para pagar la tinta y el papel… Pero el apoyo más especial fue el de mi hermana, Ximena, ella fue la primera persona que leyó mi novela. En el momento en el que nadie creía en mí, ya ni siquiera yo misma, ella continuó impulsándome, animándome a intentar publicar. Leyó cada palabra que escribí, incluida Santa Julia (que terminó en dos días), y me daba su opinión objetiva de cada novela.  Y probablemente de no haber sido por ella, yo me habría rendido y Santa Julia continuaría guardada en el baúl, junto con mis otras novelas y escritos.

Ahora que Santa Julia está publicada, he recibido mucho más apoyo; mis amigas que son las más grandes seguidoras y fans del libro y de Julián; mi familia y mi esposo, que continúan apoyándome; mi editora, cuyo consejo es vital para este camino como autora, y por supuesto, mis pequeñas hijas, que son mis musitas y mi inspiración para continuar luchando.    

Háblanos del protagonista masculino, Julián. ¿Qué puedes decirnos de él? ¿Cómo es? ¿Con qué virtudes has creado el personaje?

Julián es un personaje muy amplio, que fue difícil crear, pero sobre todo, consolidar como esperaba, y al final me encantó el resultado. Me propuse como un reto personal crear un personaje masculino verídico, pues una maestra, muy querida, aseguraba que las mujeres no podíamos crear personajes masculinos (creábamos mujeres con nombres de hombres, mientras que los hombres sí podían crear mujeres completamente realistas). Así pues, me propuse crear un hombre real, y para hacerlo tuve que poner mucha atención en el comportamiento de los hombres, y en especial, un hombre de esa época, con las cualidades y características de él, y al meterme en su personaje, salirme un poco de lo que  yo habría querido que me dijera de ser su pareja, a lo que realmente él me habría respondido  o dicho de tenerlo frente a mí. Muchas veces los hombres no saben expresar sus sentimientos, son un tanto más toscos y burdos con respecto a sus emociones, y no porque no las tengan, en mi opinión sienten tanto como una mujer, en algunos casos son aún más sensibles, pero son pocos los que demuestran lo que están sintiendo o pensando con la facilidad que un poeta o un escritor de canciones  podrían hacerlo. Así pues, en base a esta idea, creé a Julián.

La idea de su aspecto físico nació de un niño muy parecido a él que conocí en una ocasión que tuve que ir a hacer labor social en una población, y allí estaba este niñito moreno y con esos ojos tan grandes y azules, que llamaban la atención. Ese niño vivía con una familia sumamente pobre, al igual que Julián, y como él, no debía ni de tener cinco años cuando se iba a trabajar para traer dinero a la casa. Aun así, sonreía y era un niño alegre, con sueños y fantasías, como cualquier otro, e igual que Julián.

Fue difícil crearlo, pero al mismo tiempo fue el personaje que más disfruté crear.Él, en un comienzo, no aparecía sino hasta la segunda parte del libro, pero resultó ser un personaje tan tierno y maravilloso que me fue ganando poco a poco, hasta que se volvió tan interesante que decidí que merecía tener un relato tan completo como el de Mariel, (de quien trataba en un inicio la historia), y comentar a detalle su vida, y no sólo remembranzas, como era en un principio. Y creo que finalmente, fue él quien terminó ganándose la historia.                                                             

¿Y de Mariel? ¿Qué es lo que caracteriza a la protagonista de tu novela?

Mariel es una joven a la que el cambio brusco que sufrió en su infancia a causa de la revolución le marcó la vida, física y espiritualmente. Pasó de ser la niña carismática y extrovertida, segura de sí misma, que era, a convertirse en una joven temerosa del mundo, tímida y seria. Sus mayores virtudes son su buen corazón, su ternura y su fortaleza. Es un personaje que tiene mucha fuerza, y que a lo largo del libro, se va redescubriendo a sí misma y a esa fortaleza interna que creía perdida. Una joven que aprende a vivir nuevamente abriendo su corazón de lleno, dejando atrás tapujos y rencores, para darse la oportunidad de conocer a Julián y encontrar así el amor verdadero en él.

¿No crees que puede estar muy trillado el hecho de que ella esté arruinada y él se convierta en un hombre importante y rico? ¿Qué hace que en tu novela este tema sea diferente?

Creo que no aplica lo trillado en este caso, porque los personajes, a pesar del cambio brusco que dan sus vidas, no cambian su esencia: Mariel continúa siendo una chica de buena familia, y Julián sigue siendo el mismo hombre sencillo de campo.

Lo que intenté plasmar en esta historia fueron las dos caras de la Revolución mexicana, que, como en toda guerra, tiene su lado bueno y malo; personas a quienes favoreció y a quienes arruinó completamente. Julián representa el lado de la Revolución, la esencia misma y pura del levantamiento, el deseo de un pueblo sumido en la pobreza de buscar un mejor futuro para su gente, escuela para sus hijos, alimentos para sus familias, en un tiempo donde si eras peón de una hacienda no tenías derecho a nada, y todo cuanto ganabas debías de gastarlo en tiendas de raya, con precios exorbitantes que hacían más rico al patrón y más pobre al pobre. Julián vive en carne propia esta realidad; nació en un humilde jacal a orillas de la selva, como el hijo de una mujer violada por el dueño de la hacienda más poderosa de la región, Santa Julia. Su abuelo, por intentar darle justicia a su hija mancillada, fue encerrado en la cárcel y murió allí, y tanto su madre como su abuela, son expulsadas de la hacienda, y vetadas por la gente del pueblo, y es por esa razón que el único lugar donde encuentran refugio es a las orillas de la selva.

La madre de Julián, Teresa, es una mujer fuerte y aguerrida, guarda en su corazón un profundo odio hacia el hombre que la violó, y transmite ese mismo odio a su hijo desde el momento de su nacimiento, buscando a través de él la venganza que tanto añora. Es por ello que llama así a Julián, para dejar en claro quién era su padre y qué era lo que le correspondía tener, siendo su más grande sueño verlo un día convertido en el dueño y señor de Santa Julia.

Y de esa manera, Julián crece cargando ese mismo odio en su corazón. Heredó el carácter fuerte de su madre y su abuelo, y es este carácter lo que  lo va a identificar entre la gente. Debe aprender desde una edad muy tierna a valerse por sí mismo, a trabajar para ayudar a su madre, y defenderse de aquellos que se ponen en su camino, que por lo general,  eran todos. Cuando llega el momento de convertirse en dueño de Santa Julia, él sólo aceptó porque era lo que su madre quería para él, pero él jamás cambió, continuó siendo el mismo hombre fuerte y aguerrido de antes, que cargaba la venganza y el odio en su corazón.

Mariel, por otro lado, representa el lado que perdió a causa de la revolución, o mejor dicho, de aquellos que se aprovecharon de robarle a su propia gente bajo el título de un nombre que debió ser para buscar algo mejor. Personas que se dedicaron a robar, a violar mujeres, a matar inocentes… Ésa es la cara de la moneda que le tocó vivir a Mariel. Es por eso que queda en la pobreza, pero no queda en la calle. Ella y su familia se van a vivir con sus parientes a la capital, gente también de fortuna y buen nombre, pero son las marcas que la revolución dejó en ella lo que la cambian para siempre, así como a su familia.

La portada ¿ha nacido de tu cabeza o te la ha impuesto la editorial?

Fue una mezcla de ambas cosas; en un principio yo imaginé más o menos como sería la portada, e hice un boceto que le di a mi editora, y ya de allí se basaron para hacer la portada del libro.

¿Cómo nos venderías tu novela? ¿Qué encontraremos en ella?

Creo que es una novela muy hermosa, una historia de amor completa, divertida, dinámica, emotiva y emocionante, por mencionar algunas cualidades, además de que tiene un toque de México que los transportará a esas tierras cálidas y verdes, esas selvas espesas y húmedas, y las costumbres y tradiciones de un país maravilloso en una época que quedó grabada para siempre en el corazón de México.

Pero me gusta mucho escuchar y leer las opiniones de las personas que la han leído, y quiero compartir algunas con ustedes, porque, además de que son comentarios muy especiales para mí, quién mejor para hablar de la novela, que las personas que ya han leído Santa Julia. Como dicen, no hay mejor publicidad, que la de boca en boca:

"Santa Julia es una historia impresionante, muy bien lograda y con una comprensión excelente de lo que una novela de romántica, debe ser. Tiene todo lo necesario para enamorar al lector. Recomendado 100%"
Yelania, The Itzel Library

"Santa Julia reune todos los requisitos para ser una exelente novela.
Exelentes personajes, historias conmovedoras, buen ritmo, risas y el amor entre Julian y Mariel"

Izamari, Chaos angeles

¿Piensas hacer una segunda parte de Santa Julia?

Sí lo tengo pensado, pero no sería exactamente con Mariel y Julián, sino con los otros personajes que dejé pendientes por lo mismo. Comencé ya a escribir la vida de Sonia, pero todavía las cosas dependen mucho de la editorial.

Estrella, te deseamos lo mejor y esperamos poder tener tu novela aquí muy pronto. Si lo deseas te ofrecemos la posibilidad de enviar un mensaje a las lectoras de nuestra web.

Es un placer para mí el haber podido contestar a esta entrevista, espero que a través de sus palabras hayan podido adentrarse un poco en la historia de Santa Julia, una historia muy mexicana llena de amor, que dejó una huella muy especial en mi corazón, y que espero deje también una huella positiva en sus corazones.        

Muchas gracias a todas por prestarme un momento de su tiempo para leer estas palabras, y por haberse interesado en mí y en Santa Julia.

Espero que les haya gustado, y se animen a leer el libro, que estará a la venta en línea por Amabook, y quizá más adelante físicamente allá en España.

Y por favor, no olviden próximamente estar al pendiente de mi siguiente novela, “El Secreto del Camafeo”, que también saldrá por Titania.

Un abrazo con todo cariño,

                  Estrella

Muchísimas gracias, Estrella, por dejarnos conocerte más de cerca.

 

No olvides visitar la página de la autora para ver más comentarios sobre Santa Julia y saber más sobre ella: http://santajuliaellibro.blogspot.com/

Comentarios (1)

  • Malory

    14 Enero 2012 a las 22:12 |
    Me ha encantado la entrevista y me han entrado unas ganas terrible de leer la novela, porque además de tener una pinta estupenda, se desarrolla un México, un país que no conozco, pero al que me gustaría poder viajar algún día, porque me atrae muchísimo por sus costumbres, sus gentes,su música, su comida y su maravillosa forma de hablar, me chifla el acento mexicano. Gracias por la entrevista, la he disfrutado mucho.

    responder

Escribir un comentario

Tus opiniones son muy importantes para que esta web siga adelante, por favor ayúdanos comentando nuestros contenidos. Si envías un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |