Karen Marie Moning - El beso del highlander

Valoración:

Crítica realizada por Esther Ortiz

Karen Marie Moning, El beso del highlander

Por fin tenemos en español a la autora Karen Marie Moning. Después del enorme éxito que ha cosechado en el mercado americano, las lectoras españolas ansiábamos tener la oportunidad de leer a esta maravillosa escritora en nuestro idioma.

Estoy contentísima a pesar de que han empezado a publicar sus libros sin orden, ya que El beso del Highlander es el cuarto libro de la serie, y espero que Ediciones B se anime y nos traduzcan los demás libros. De momento está programado para Mayo del 2005 la publicación del libro "The dark Highlander", el siguiente y quinto libro de la serie, que es la historia de Dageus, el hermano de Drustan.

El beso del Highlander es un libro completo, divertido, tierno y sensual, de lo mejorcito que he leído últimamente.

Trata un género que, o bien fascina, o no gusta nada: los viajes en el tiempo. Yo soy una de esas personas a las que les encanta. Este libro, sin duda, es de los más originales y divertidos que he leído sobre viajes temporales.

Gwen, es una chica de hoy en día, inteligente, un poco despistada, con tendencia al pesimismo y con un ácido sentido del humor. No ha tenido demasiada suerte con los hombres y, por ello, a los veinticinco años de edad, aún es virgen, cosa que ella quiere remediar inmediatamente. Es por lo que decide hacer un viaje a Escocia para conocer un hombre que la "desflore" y le haga arder de pasión. Pero, con su mala suerte habitual, termina rodeada de viejecitos encantadores, en uno de esos viajes para la tercera edad.

Enfadada por la situación, en una de las paradas donde van a pasar la noche, Gwen se va a dar un paseo sola, con tan mala suerte que se cae por un pequeño precipicio hasta una cueva y va a parar encima de algo blando y duro, cual es su sorpresa cuando se encuentra de encima de ¡un hombre!

Drustan MacKeltar es un poderoso y valiente Laird de Las Tierras Altas que guarda un mágico y poderoso secreto, legado de los druidas. Después de ser engañado, cae en un hechizo que lo mantiene dormido durante cinco siglos, hasta que Gwen cae encima de él y lo despierta.

Juntos emprenden un viaje hacia las tierras de Drustan para saber qué ha sido de su familia y del secreto que él debía dejar en herencia a sus descendientes. Pero cuando ven que su castillo está en ruinas y que todo lo que él amaba ha desaparecido sin dejar descendencia, Drustan decide hacer uso de su legado y viajar en el tiempo hacia el pasado para cambiar el futuro.

El beso del Highlander es uno de los libros más divertidos que he leído. Combina a la perfección la aventura, el humor y la pasión, elementos para mí indispensables en una buena novela romántica.

La relación entre Gwen y Drustan es sencillamente preciosa. Hay entre ellos una increíble química, pero a la vez, un tira y afloja de pullas verbales, que hacen que en cualquier momento estalles en carcajadas.

Drustan es un personaje encantador, un poco machista y cabezota, pero a la vez protector y fiel que no duda en entregar su amor y su vida por completo a Gwen cuando comprende que es la mujer de su vida.

Cualquiera de nosotras se puede sentir identificada con el personaje de Gwen, es una chica de hoy en día, con sus defectos y virtudes, que busca el amor verdadero por encima de todo y lo encuentra de la mano de un escocés del siglo XVI que le hace perder la cabeza por completo. Todo ello ambientado en un lugar cargado de romanticismo y misterio, como son las Highlands escocesas, hacen que este libro sea imprescindible en tu biblioteca romántica. Sin duda, presiento que se convertirá en uno de los libros más populares de este género de viajes en el tiempo.

Este libro es imprescindible. ¡Os lo recomiendo!

 

Crítica realizada por Awen

Gracias a este libro soy amante de la novela romántica, por eso le guardo un cariño especial.

Solo con leer la sinopsis de la portada trasera sabía que iba a disfrutar mucho con él. Viajes en el tiempo, druidas, magia, amor... Yo no podía pedir más.

Gwen, una joven americana, viaja a Escocia para dar un giro a su monótona existencia. ¿Quién le iba a decir a ella que en el Lago Ness, tras la búsqueda de su bolso, se escurriría e iría a acabar a horcajadas sobre un macizorro druida del siglo XVI? ¡Menudo comienzo!

Un argumento atrayente que captó mi atención de la primera a la última hoja. Una historia sensual y divertida que va in crescendo a medida que pasas las páginas. La lectura es fresca, rápida. La autora no se centra en densas descripciones o innecesarias explicaciones, sino que diálogos amenos con toques de humor e ironía hacen que el libro sea aún más entretenido.

No puedo ponerle pegas a los protagonistas, me encantaron. La chica me pareció muy real. Una joven normal, no muy guapa, aburrida de la rutina, y virgen a los veintitantos (¿por qué no?) con ganas de experiencias, diversión, amor. Y luego, Drustan, mi gran laird escocés. Todo él era magnífico, poderoso. Un antiguo druida que tiene la necesidad de salvar a su clan. Pero a pesar de sus preocupaciones, no puede evitar reprimir esa divertida tensión sexual con la protagonista.

Ambos disfrutaron de una historia de amor tierna, profunda, poderosa. Un amor que sobrevivió a pesar del tiempo y del espacio.

Y el final... ¡qué final! Creo que es el más bonito que he leído nunca en una novela romántica.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |