Yolanda Revuelta - El espíritu del alce

8.0/10 rating 1 vote

Crítica realizada por Maribel Moreno

No he leído ninguna novela de Yolanda que no me haya gustado, nunca defrauda y siempre nos regala historias adictivas y colmadas de sentimientos y que te dejan con ganas de más.

En esta ocasión tenemos la primera entrega de la serie Lake House, y sus protagonistas son Oliver y Laurel.

Oliver es militar y está sirviendo a su país cuando resulta gravemente herido, pero también ha perdido a su mejor amigo. Llevaba en su bolsillo una carta que le dejó Will y que iba dirigida a una mujer de la que había oído hablar mucho pero a la que no conocía.

Después de recuperarse y de pensar qué hacer con la misiva se dirige a Wolcott Vermont, una población preciosa y tranquila, en la que vive Laurel con sus hijos.

La vida de Laurel no es sencilla, viuda con dos hijos en edades difíciles y un negocio que no funciona como debiera, haciendo que la economía familiar no pase por su mejor momento.

La llegada de Oliver al pequeño hotel de Laurel, pondrá su vida y la de sus hijos del revés, ya que ese hombre misterioso se irá metiendo poco a poco en sus corazones, pero ¿estará dispuesto a dejar su vida como militar por ellos?

Qué buen inicio de serie, una historia que ha tenido de todo un poco, amor, amistad e intriga, pero que cuenta con unos personajes maravillosos, protagonistas y secundarios.

Laurel es una mujer que está pasando por un mal momento económico, que probablemente tenga que abandonar todo lo que conoce por no poder hacer frente a las deudas, además sus dos hijos no ayudan mucho, sobre todo Kendra, que a sus diecisiete años da bastantes quebraderos de cabeza. La llegada de Oliver le devuelve la ilusión y la esperanza y pronto comienza a sentir algo profundo por él, pero sabe que en un momento u otro decidirá marcharse y se volverá a quedar sola frente a sus problemas.

Oliver es un hombre misterioso y bastante hermético que oculta algún que otro secreto. Su vida, por su trabajo, es bastante solitaria y no tiene intención de cambiarla, hasta que conoce a Laurel y sus hijos y se replantee cosas que no ha deseado nunca, ya que pronto se hace a ellos y siente que ese podría ser su sitio, pero tiene una vida lejos de allí.

Como secundarios hay pocos, pero todos son importantes en la historia. Kendra, esa joven inquieta y rebelde que vivirá su primer amor, su hermano Caleb, un jovencito de doce años que enseguida se encariña con Oliver, Zen, el joven amigo de Kendra o Micalea, el gran apoyo de Laurel.

La pluma de la autora como siempre es sencilla, fresca, elegante, con una muy buena ambientación, que en este caso nos lleva hasta las cercanías de Canadá, donde sentimos la presencia de los alces como si estuviéramos allí mismo.

Al final de la historia tenemos el primer capítulo de la que será la segunda entrega, y la verdad es que te deja con ganas de que llegue mayo para saber qué ocurrirá.

El espíritu del alce es una bonita historia que combina perfectamente la intriga con el romance; una historia de dos personas que pertenecen a mundos totalmente diferentes, pero que se necesitan y se complementan a la perfección. Una novela que habla de amistad, de lealtad, y sobre todo de amor, el de una pareja que está destinada a conocerse, el de una madre por sus hijos y también el gran amor por la naturaleza.

 

 

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |