Yolanda Quiralte - Cotton Bride

Crítica realizada por Betty Aguilar

El amor no hace distinción entre razas...
Luscinda O'Malley llega a Mathair, la rica hacienda sureña perteneciente a la familia de su difunto marido, fiel a la promesa que le hizo de cuidar de su madre si algo le sucediera. Pero nada podría haber preparado a aquella joven, educada en las progresistas ideas del norte del país y firme defensora de la igualdad entre todos los hombres, para lo que iba a encontrar en la casa de sus suegros: el aberrante abuso del blanco sobre el negro.
Tampoco estaba preparada para descubrir el verdadero amor precisamente en un hombre de otra raza, Daniel, el panadero de la hacienda.
Cotton Bride es la historia de un lazo invisible, del orgullo y la fortaleza individuales, de un amor que va más allá del color de la piel, pero también es una historia que rezuma la magia de la repostería preparada con ternura.
Bon appétit!

PUEDE CONTENER SPOILERS

Sinceramente, no sé cómo debería comenzar la crítica, tal vez comentando que es la primera novela que leo donde se toca tan de cerca el tema de los esclavos en los campos de algodón en el sur de EEUU, y vaya que ha tocado mis fibras más sensibles...

La historia inicia cuando Luscinda llega a la hacienda de los padres de su difunto marido, un lugar paradisiaco según las descripciones del que fuera su esposo, y lo es, solo que hay un pequeño detalle que el primogénito de los O'Malley nunca le menciono a la joven... la presencia de esclavos.

Una novela que para mi gusto cumple bastante bien, te envuelve con lo que te cuenta, sufres con los abusos a los que son sometidos los empleados, un antagonista que odias desde el primer momento en que aparece, que cree que porque tiene dinero y tierras puede humillar y maltratar a las personas ¿Cómo no odiarlo? Tenemos a su esposa, una mujer tímida que enseguida te das cuenta que también es una víctima más, y que me dio una grata sorpresa hacia la mitad del libro, y es que, cuando empezaba a molestarme que la señora se la pasara rezando descubrí el motivo de tantas "oraciones", un muy buen personaje, como todos los que aparecen, tenemos al mayordomo (y padre de nuestro protagonista) que funge también como narrador, un señor adorable que en el primer capítulo me dejó con un nudo en la garganta cuando conoce a la protagonista, tenemos también a Dorita, una niña, que a su corta edad sabe que el negro está al servicio del blanco y que no puede esperar nada bueno de estos últimos, para el final del libro se incorporan un par de personajes de los que prefiero no hablar, pero, que son muy importantes en la historia. Ningún personaje sobra, todos tienen algo que aportar y se agradece su presencia.

Los protagonistas, Luscinda, la sinopsis la describe a la perfección, para ella y sus ideas progresistas es una terrible sorpresa llegar a un lugar donde existe la esclavitud, es una mujer que se gana a pulso el cariño de los esclavos y de su suegra, que quisiera cambiar las cosas pero que no puede contra la maldad de su suegro, lo único que la mantiene en ese lugar es la promesa de que cuidaría de la madre de su difunto marido, bueno, en un principio ese es el motivo, claro que después aparece nuestro protagonista. Daniel, yo diría que es un protagonista que merece ser recordado, un hombre que trabaja aún más duro que los demás, y es que es la única forma de hacer lo que realmente le apasiona, la repostería, y es que su repostería es todo un arte, creo que entre más crece su amor por Luscinda ¡más delicioso hornea! Un personaje del que te puedes enamorar no solo por su físico, lo que te enamora de él es su forma de ser, su valentía, el cariño que le tiene a su padre y a sus compañeros esclavos y la fidelidad que guarda para quienes lo merecen.

La pareja no lo tendrá nada fácil, después de años de ver como su gente y él mismo son humillados en un principio a Daniel le costará confiar en Luscinda, y cuando al fin logra darse cuenta que ella no es como los demás blancos descubre que lo que sienten no puede tener un final feliz, después de todo ¿qué tiene él, un esclavo, que ofrecerle a una blanca? Y cuando al fin deciden arriesgarlo todo para estar juntos, el destino y la maldad del dueño de la plantación les juegan una muy mala pasada.

No quiero dejar de mencionar "el puente", y es que la finca está dividida por un puente, de un lado viven los amos, en su gran y hermosa casa comiendo tres veces al día deliciosos y muy completos platillos, mientras que del otro viven los esclavos, esos que no tienen derecho siquiera a beber un vaso de leche y que viven en pequeñas cabañas que apenas y se sostienen.

Si tendría que hablar sobre lo que no me gustó, diría que el final me pareció muy apresurado, me hubieran gustado unas poquitas páginas más, ver a nuestros protagonistas interactuar como familia, tal vez sea que a mi parecer debieron ser más felices.

Cotton bride es una novela que desde mi punto de vista merece ser leída, y que espero poder tener algún día en papel, terminaré mi critica diciendo que, Yolanda Quiralte es una autora que tendré muy en cuenta para futuras lecturas.

 

 

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |