William Shakespeare - La Fierecilla Domada

0.0/10 Rating (0 votos)

Crítica realizada por Melisma

¿Quién no ha oído hablar de esta obra o incluso de la película que, si mal o recuerdo, protagonizó Carmen Sevilla?

Katherina es una muchacha con un carácter muy fuerte, indomable, como bien dice el título de la obra, una fiera sin domar. Es muy hermosa, así que los pretendientes se la disputan, pero ella no aguanta un pelo y siempre salen escaldados, los pobres. Algunas veces, hasta les hace salir de la casa a sopapos. Vamos, que podemos decir que en efecto es una mujer de armas tomar.

El padre, Baptista Minola, está desesperado. No ve el modo de casarla porque a ella no le gusta ninguno de los que se acercan a pedir su mano. Sabe que la única forma de domar su carácter indómito es encontrar a un hombre con más genio y agallas que ella misma, pero ¿dónde?

Antes era costumbre entregar en matrimonio primero a la hija mayor y luego a las menores. Kat tiene una hermana, Bianca, a la que su padre no puede casar porque no puede saltarse las normas.

Hortensio, Lucentio y Gremio son personajes secundarios que aportan mucho a la obra porque hacen el papel de pretendientes, tan desesperados como el padre.

Petruchio, es un hombre con ambiciones y al llegar a la ciudad se propone conquistar a la fiera de Kat. Para ello, se une a los pretendientes de Bianca y al padre de la protagonista. Entre todos deben conseguir que ella se enamore de Petruchio y acabe por claudicar.

Es una historia de enredo que te hace pasar unos ratos hilarantes, porque tanto las situaciones como los diálogos están estupendamente narrados.

Como ya imaginan las lectoras que no han visto o leído esta obra, los problemas acaban porque en efecto Kat se enamora de Petruchio y al final se casan a la vez Bianca y ella.

Me gustó en especial cuando pude leerla porque todo lo que había caído en mis manos de este escritor inglés era dramático. Encontrarme con paginas y páginas jocosas que me arrancaron hasta la carcajada, resultó verdaderamente refrescante.

Para las que piensen que se trata de una obra que nada tiene que ver con la romántica, les diré que se equivocan. No hay escenas calentitas, claro está, porque en esa época no se podían describir ciertas cosas, pero la atracción entre los protagonistas está desde que aparece el héroe, hay enfrentamientos graciosísimos y al final vence el amor, como en una buena novela de este género.

Si queréis pasar un buen rato, tenéis que buscarla, leerla y disfrutar de ella, porque es muy buena.

 

 

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |