Véronique Poulain - Todas las palabras que no me han dicho

Crítica realizada por Anasy

Ser adolescente no es nada fácil, y menos aún si, como Véronique, se vive con un padre y una madre un tanto especiales, que no puede comunicarse como el resto del mundo. Fuera de las paredes de su casa, la gente cuenta historias, se enfada, ríe y ama. Los padres de Véronique también hacen todo esto, pero con las manos: son sordomudos.

Las pequeñas anécdotas e historias familiares son tan irreverentes como reflexivas, tan sencillas como profundas, tan singulares como cercanas a nuestras experiencias. De lo que podría haber sido un drama, Véronique Poulain hace una comedia: un libro único sobre una familia que también lo es.

Opinión:

Véronique Poulain es la autora y la protagonista de esta historia que nos narra de manera concisa, divertida y realista, como se vive con unos padres sordomudos pasando de la niñez, la adolescencia y la edad adulta.

El padre de Véronique no nació sordo pero se quedó así al poco tiempo de nacer, su madre y su tío si nacieron sordos aunque sus abuelos no lo eran, Véronique y sus primos tampoco lo son, es complicado ser el diferente de tu familia, cuando los comportamientos de tus padres no van acordes con los de otros padres "normales" que oyen y hablan con sus hijos. Véronique pasa de sentirse lista y audaz al ayudar a sus padres siendo pequeña, a pasar vergüenza cuando hacen sonidos que ellos no escuchan pero el resto de la gente así, rabia cuando la gente se ríe de ellos , tristeza por la soledad que a veces siente al no tener con quién hablar en casa. Ella hace de traductora cuando puede, pero también se siente humillada cuando sus padres son el centro de atención fuera de casa. Con la adolescencia llega la rabia y el odio hacia sus padres, unos padres que no la escuchan cuando los insulta, ella y sus primos se aprovechan de esa discapacidad para hacer muchas trastadas, pero también llega el orgullo y la comprensión cuando se hacen adultos, cuando las cosas empiezan a cambiar en Francia y las personas sordomudas como sus padres o su tío, empiezan a luchar para tener más derechos, reconocimiento público y facilidades en un mundo hecho para gente sin ningún tipo de discapacidad.

Este libro se lee en un suspiro y es imposible no soltar alguna carcajada de vez en cuando con las anécdotas que Véronique cuenta, también es una historia hecha para comprender como se ve el mundo de manera diferente cuando te falta alguno de los sentidos que todo el mundo da por seguros, como la gente lejos de comprender y facilitar las cosas a veces las empeora tachándolos de anormales o mofándose de ellos. Pero sobre todo es un libro de una hija a sus padres que cuenta lo orgullosa que se siente de ser su hija a pesar de todas los sentimientos que ha vivido que la llevan a pasar por todas las etapas de un individuo normal como la adolescencia , la incomprensión y el egoísmo pero incrementado por la dificultad de ser diferente a tus padres.

Me ha gustado mucho, se lee rápido, es ameno y bastante divertido ,es una lectura bastante instructiva y una dedicatoria de esta autora a sus padres.

 

 

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |