Theresa Révay - El último verano en Mayfair

Crítica realizada por Elsa

En Londres, a los Rotherfield les apodan Los "Admirables". Tienen dinero, poder y prestigio. En el verano de 1911, los Rotherfield han organizado el baile de presentación de su hija Victoria, pero la fiesta se complica cuando desaparece su hermana Evangeline. Su hermano mayor, Julian, la encuentra en una cárcel de Bermondsey, un barrio obrero donde está incubándose una revuelta. Heredero de la dinastía, lamenta la actitud de esta insumisa de veinte años, tan egoísta como su hermano menor, Edward, abrumado por la deudas de juego. Para pagarlas, éste debe vencer en una carrera de aviones a su rival, el francés Pierre du Forestel, un joven tan seductor y fantasioso como él.

Pese a las tensiones familiares, los Rotherfield confían en un porvenir radiante. Sin embargo, un inexorable declive amenaza a la aristocracia inglesa y a la vieja nobleza francesa, que sufren en sus carnes los cambios de la sociedad, cuando ya resuenan los primero cañonazos de la Primera Guerra Mundial.

De las salas de baile de la alta sociedad eduardiana a los campos de batalla del Somme, este es el cautivador retrato de dos grandes familias que en solo diez años ven derrumbarse su mundo. Les tocará a la mujeres, entre las ruinas de sus ilusiones, reinventar uno nuevo.

Opinión: 

Verano de 1911 corren tiempos revueltos, por un lado las luchas sociales, por otro los irlandeses luchando por su independencia, y por otro una amenaza de guerra en Europa. Los Rotherfield son una familia aristócrata como tantas, el padre tiene un gran prestigio en el parlamento, ve que los tiempos van cambiando y no tiene inconveniente en vender algunas de sus tierra, Julian su heredero no quiere vender a un hombre al que considera un arribista porque ha hecho su fortuna con el comercio, todos se encuentran en esta fiesta pero tiene que salir en busca de su hermana Evangeline que ha sido detenida por participar en una manifestación de sufragistas, Julian la saca de la cárcel, como otras veces la ha sacado de sus problemas, es recto, protector con sus hermanos, no era el heredero pero su hermano mayor murió en la adolescencia y su padre le hizo prometer que se haría cargo de su legado, procurando siempre el bien de la familia.

Edward es todo lo contrario es jugador, está lleno de deudas, y pilota un aeroplano, la aviación está en sus comienzos y hay muchos encuentros entre pilotos, allí conoce a May Warthon una reportera americana, que también pilota y a Pierre du Forestel, el hijo de un conde francés. Esta es la familia del otro lado del canal, Pierre vive atormentado por la muerte de su madre y hermana que murieron en un incendio, siente un gran cariño por su hermano pequeño, que pese a los esfuerzos de Pierre se convierte en sacerdote, no está muy bien mirado el clero en Francia después de la revolución y para Pierre la decisión de su hermano supone un duro golpe. Tanto Pierre como Edward jugarán un importante papel, como pilotos en la guerra.

Evangeline es distinta a sus hermanos, no solo lucha por los derechos de la mujer, sino que se preocupa por los pobres a los que suele socorrer, participa en las huelgas por las mejoras salariales y es un dolor de cabeza para su familia ya que vuelven a encarcelarla y está a punto de convertirse en una paria de la sociedad y así entre unas cosas y otras ambas familias se ven involucrada en la Primera Guerra Mundial, una guerra que asoló a Europa y que marcó de una manera u otra a estos jóvenes aristócratas.

A través de estos personajes, la autora nos lleva por una serie de acontecimientos que que dejaron una huella profunda en la sociedad de ese tiempo, las revueltas, el auge de la aviación que se incorporaría a la defensa, el hundimiento de Titanic, en definitiva una época convulsa. El principio de la novela me ha recordado un poco a Dontown Abbey, no en vano la acción transcurre en la misma fecha, va alternando lo parte que transcurre en Francia y la parte de Inglaterra, enlazando muy bien la historia de todos estos personajes, que más adelante tienen en común esa guerra en la que se volverán a encontrar. Está muy bien documentada, aunque la traducción es un poco rebuscada, utiliza palabras poco usuales y he visto alguna falta de ortografía ,la autora relata batallas en las que creo que ha trabajado bastante con el proceso de documentación, tiene una prosa y unos diálogos amenos, aunque al principio quizá por intentar exponer toda la situación la novela es un poco lenta, después se anima y te sientes atraída por todos esos personajes, que aparentemente son unos aristócratas hedonistas pero que a la hora de la verdad dan la talla y se convierten en unos patriotas, no es una novela romántica, es una novela histórica, hay romance, como es lógico en gente que se trata continuamente, pero no es el tema principal, narra muy bien las carencias que sufren los soldados en el frente, las enfermeras que tienen que cuidarlos con pocos medios, la manipulación de los políticos, la lucha de franceses e ingleses convertidos esta vez en aliados en contra de una Alemania que, como siempre, quiere aplastarlos, pero a pesar de estar bien escrita y de que me encanta la novela histórica, no me ha terminado de llenar, después de estar en contacto con estos personajes durante toda la novela me parece que el final es un poco precipitado. A pesar de esto no es una novela mala, sobre todo si te gusta esa época la historia.

 

 

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |