Terri Brisbin - El único amor

Crítica realizada por Mc2

Era la prisionera de su clan...

Para recuperar el control de su clan, Robert Matheson debía tomar a Lilidh MacLerie como rehén y utilizarla como moneda de cambio. Pero Lilidh no era una prisionera cualquiera. Era la mujer a la que en otra época había amado... y rechazado.

Las caricias de Rob quedarían marcadas para siempre en el recuerdo de Lilidh y, sin saber que él se había obligado a repudiar su amor, ella nunca había olvidado al hombre que la había roto el corazón. Sin embargo, ahora, al mirar a los ojos a su captor, ya no reconocía al imponente líder. Había algo en él que la excitaba y la aterrorizaba a partes iguales...

Opinión:

Séptimo libro de la serie "El clan MacLerie". Los protagonistas son Lilidh MacLerie, hija mayor del laird MacLerie, conde de Douran, y Robert Matheson, laird a pesar de su origen bastardo.

Lilidh no había tenido suerte en el matrimonio que le había concertado su familia. Podía decirse que entre ser novia y viuda se había saltado un paso: nunca se había convertido en esposa, pues su pierna lisiada le había llevado a ser repudiada en la cama por un esposo mucho mayor que ella. Con su esposo muerto, un clan inmerso en la búsqueda de su sucesor, y sin posibilidad de haber concebido un hijo, sólo le quedaba regresar a casa, si la Bestia de las Highlands, sobrenombre con el que era conocido su padre, se lo permitía.

El clan Matheson al completo estaba deseoso de acabar con los MacLerie y, el único hombre capaz de encontrar el punto débil del laird era Robert Matheson, el hombre que durante cinco años se había convertido en hijo adoptivo de La Bestia. No sabía quién estaba detrás de convertir a los MacLerie en enemigos buscando nuevas alianzas. Pero sí sabía que Connor era un adversario temible y ningún miembro de su clan sobreviviría de declararle la guerra. Pero tampoco esperaba que su primo y consejero Symon decidiera por su cuenta secuestrar a su amada hija. Una mujer a la que él amó y a la que tuvo que renunciar hiriéndola profundamente delante de su familia.

Lilidh no podía creer quién era el hombre que la retenía prisionera. Un hombre que, pese a no haber participado en su secuestro, la mantenía retenida para pedir de rescate el oro de su familia. Un hombre al que nunca había podido olvidar y por el que sería capaz de perder su virtud.

Un nuevo Harlequin de Terri Brisbi con el que disfrutar. Y no solo por la atracción que existe entre los personajes, sino porque como siempre hay un misterio en ciernes que descubrir. En este caso quién está detrás de las negociaciones con clanes vecinos para destruir a los MacLerie y que no teme recurrir a intentar el asesinato para conseguir su propósito. Se sospecha desde el principio de la identidad del responsable pero no quiero desvelar más para no dar pistas.

En cuanto a los protagonistas, Lilidh es una mujer cuyo único defecto es su pierna lisiada, algo que parece haber sido el rechazo de dos hombres. Pero por lo demás es orgullosa y valiente. Robert es un hombre que admira enormemente al laird de los MacLerie, excepto en lo que le obligó a hacer para alejarse de su hija. Un hombre que está inmerso en una lucha por el poder, pero para el que los miembros del clan son lo primero.

Entre los secundarios destacar a partes iguales a los padres de la joven y a los primos de Robert: Symon y Tyra.

Valoración: 4/5.

 

Crítica realizada por kkekka

Era la prisionera de su clan…

Para recuperar el control de su clan, Robert Matheson debía tomar a Lilidh MacLerie como rehén y utilizarla como moneda de cambio. Pero Lilidh no era una prisionera cualquiera. Era la mujer a la que en otra época había amado… y rechazado.
Las caricias de Rob quedarían marcadas para siempre en el recuerdo de Lilidh y, sin saber que él se había visto obligado a repudiar su amor, ella nunca había olvidado al hombre que le había roto el corazón. Sin embargo, ahora, al mirar a los ojos a su captor, ya no reconocía al imponente líder. Había algo en él que la excitaba y la aterrorizaba a partes iguales…

Terry Brisbin es una autora que no me suele defraudar y con este libro tampoco lo ha hecho. Nos encontramos ante una historia de escoceses, con sus guerras de clanes, tanto entre ellos como dentro de ellos. Sus secuestros, personajes fuertes, traiciones, celos, pasión… Vamos, todo eso que nos encanta y encima bien narrado.

Lilidh y Rob se conocen desde niños ya que este ha sido criado por el padre de ella. Desde siempre se sintieron atraídos, pero él se burló de un defecto físico de esta y rechazó su amor. Desde ese momento no han vuelto a verse. Ahora Rob pese a su bastardía, es jefe de clan y se encuentra con que uno de sus hombres (que aspira a quitarle ese puesto) ha raptado a Lilidh poniendo a su clan en una posición muy peligrosa.
Lilidh ha enviudado recientemente y viajaba de regreso a la casa paterna cuando fue atacada. En un principio, no puede creer que Rob la raptara aunque la petición de un jugoso rescate es suficiente razón. Aunque conociendo la fama de su padre, sabe que este jamás accederá al pago de un rescate pudiendo atacar.
La convivencia va haciendo mella en ellos poco a poco, despertando viejos sentimientos. Ella se da cuenta de que no fue él quien ordenó el secuestro y él hace todo lo posible por protegerla y que nadie la haga daño. Al mismo tiempo y en recuerdo a la vieja amistad que les unió y al respeto que siempre sintió por el padre de ella le va confiando ciertas dudas que tiene sobre lo acontecido años atrás y que le preocupa seriamente.
La pasión entre ellos sigue existiendo y es cada vez más palpable y al final cuando estalla ya no hay manera de volver atrás. Pero la realidad en la que ambos están envueltos se impone. Las traiciones, las batallas, la supervivencia, el clan. Todo está ahí y ellos han de superarlo.

Es un libro muy entretenido, como nos gustan. Con personajes creíbles, apasionados, con carácter, luchadores. Ambos protagonistas han de enfrentare no solo a ellos mismos y a su historia de amor sino a todo lo que les rodea, un pasado confuso, traiciones internas, en el caso de Rob y un gran complejo en el caso de Lilidh.
Me gusta ver como duda él cuando la mira, los celos que tiene al saber que ha estado casada, el alivio al saber que le desea, o como la pide consejo. También me gusta cómo ella se siente insegura por que no sabe si él la seguirá rechazando por su defecto, pero se entrega por que le desea como nunca a nadie. Aunque en un principio piensa que ha sido él quien le ha secuestrado, en el fondo sabe que no es capaz de ciertas cosas. Son, el uno para el otro, el único apoyo, pese a todo aunque ellos no lo quieran admitir del todo.
Lo malo que tiene, como siempre me pasa con los libros de esta mujer, es que me sabe a poco. Me encantaría que sus libros fueran más largos, que sus personajes fueran más profundos y les pasan más cosas. Es lo que pasa cuando una escritora sabe hacer las cosas bien.

Mi valoración es Muy Bueno.

 

 

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |