Teresa Medeiros - La maldición del castillo

Crítica realizada por mc2

Escocia, 1761. En la pequeña aldea de Ballybliss los lugareños están atemorizados. El señor y su heredero, los caballeros del castillo de Weycraig, han fallecido y en su lugar, el castillo ha sido tomado por un dragón temible que no cesa de hacerles peticiones. Solo les queda una solución: entregarle una joven virgen para saciar su sed de sangre  joven. Sin embargo, la única mujer que queda virgen en la aldea es la rebelde Gwendolyne Wilder que ya ha cumplido los veinticinco. ¿Podrá Gwendolyne calmar la ira del dragón? ¿O caerá en las garras del héroe que se esconde detrás del disfraz del sanguinario monstruo?

Bernard MacCullough ha regresado al destruido castillo familiar lleno de odio y rencor hacia el pueblo de Ballybliss, que hace años provocó la destrucción de toda su familia. Él, que antes era orgulloso, arrogante y tozudo se ha convertido ahora en un hombre amargado, que vive entre las sombras. Se ha transformado en un fiero dragón que acecha al pueblo exigiéndole lo mejor de sus cosechas. Aunque nunca hubiera sospechado, que la temeridad de sus paisanos les llevaría a ofrecer un sacrificio humano para calmar a la bestia.

El sueño de Gwendolyne Wilder siempre ha sido volver a ver al amor de su infancia. Un joven al que todos creen muerto, pero que ella nunca ha podido olvidar. Pero sus sueños de niña son solo eso, recuerdos y esperanzas que nunca podrán regresar.

Atada, como si un sacrificio fuera, en el patio del castillo de Weycraig no puede sino esperar que la temible bestia acabe con su vida. Su primer enfrentamiento no atemorizará para nada a la dulce doncella, que solo verá al déspota cruel que se aprovecha de las supersticiones de los ignorantes pueblerinos.

Durante una noche de tormenta ella logrará escapar; pero descubrir el alma torturado de su secuestrador le llevará a confesar los sentimientos por ese adolescente del que se enamoró de niña, y al que nunca pudo olvidar.

Y, como en el cuento de La bella y la bestia, así llegarán también los ignorantes pueblerinos a matar al dragón. Solo que esta vez se encontrarán con que el hombre atormentado deberá salvar a la bella doncella.

La maldición del castillo es una novela encantadora de dragones y princesas, de sueños, de esperanzas, de rencores, de supersticiones…

Me ha gustado mucho, sobre todo Bernard y Gwendolyne. Ha recreado muy bien  los personajes del hombre atormentado, duro e inaccesible, y de la joven y dulce Gwendolyne, que no se ve bella ni con atributos suficientes para atraer a un hombre. La historia se lee muy bien. Hay momentos en los que hasta el relato está escrito con bastante humor. Si alguien quiere leer algo diferente con una pizca de magia, donde los cuentos de hadas se hagan realidad, se lo recomiendo.

Le doy un 4 sobre 5.

 

 

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |