Tanya Huff - La guardiana

0.0/10 Rating (0 votos)

Crítica realizada por Linnea

El Gato: Austin no es un gato cualquiera: es el gato de una guardiana, un felino charlatán con unas opiniones tremendamente sólidas que siempre está deseando expresar.
La guardiana: Claire Hansen es una guardiana, miembro del selecto grupo que mantiene el universo a salvo. Y ahora ha sido llamada a la Pensión Campos Elíseos, una decandente pensión que parece atraer a la clientela menos "habitual". Y a Clare no le ha hecho mcuha gracia su última misión, más bien ninguna.



Y eso mismo es lo que me ha pasado a mí con este libro: que no me ha hecho ninguna gracia.
¿Por dónde empezar?
Está bien, lo primero es lo primero: si no tienes un máster en magia avanzada ni siquiera te molestes en intentar comprenderlo. El libro está lleno de términos como "sellar un lugar", "poner cadenas", "recibir postales", "guardianas", "primos", "anclas" "filtraciones"... y un sinfín más de palabras cotidianas que en esta novela pierden su significado habitual para adquirir otro taaaannn sofisticado y selecto que sólo los elegidos son capaces de entender. Y no es que no se comprenda, es que, directamente no tienen ni pies ni cabeza.

Dicho esto, vamos allá.

Claire Hansen: la protagonista. Joven de 27 años solitaria, responsable en exceso (será por eso de tener que salvar el mundo), con mal humor, pesimista y, por qué no decirlo, amargada. Resulta que pertenece al "linaje" de los elegidos llamados a ser los que "controlan que el mal no se descontrole". Ve espíritus, fantasmas, tiene un gato que habla y, lo mejor de todo, línea directa con el infierno.

Austin: el gato de Claire. Un sabelotodo jubilado que se pasa toda la novela pidiendo que le den de comer e intentando abrir la nevera para eludir su ración diaria de comida rica en vitaminas especial para los geriátricos. Punto. Este personaje ya no da más de sí.

Jacques: el fantasma salido que lleva 70 años muerto pululando por la pensión y, de pronto, se "muere" de ganas de tener sexo o, como él dice, de que le den "carne". Y, encima, cuando lo consigue, desaparece. Tampoco hay mucho jugo que sacar de aquí.

Dean: el guapo. Chavalito de 20 años que parece estar buenísimo, a pesar de las gafas (como parece ser la opinión de la escritora, que cada dos por tres recalca que el mozo es miope), que hace la comida, pasa la aspiradora, limpia las ventanas, pule el suelo del salón... en fin, una joyita, pero que de tan simple que es, resulta tonto. Ni qué decir tiene que está coladito por Claire.

Diana: la hermana de la prota. Otra guardiana pero claro, como era de esperar, a sus 17 años piensa que la magia se debería utilizar para erradicar el mal, no para contenerlo (por favor, qué inmadurez, cómo se le puede ocurrir a nadie pensar así... si es que... menuda hermana irresponsable le ha tocado a la pobre Claire... (- ironía -) . Y ya. Ah, bueno, se me olvidaba. Es como Atila, por allí donde pisa no crece la hierba (o eso es lo que pretende la escritora que entendamos).

La Señora Abrams: típica vecina cotilla, criticona, despistada, con voz de pito. Ah sí, y su perro. Digamos que éste es el único que crea un poco de tensión en la historia. Es que es uno de raza peligrosa.

El infierno: con este "protagonista", supongo que la autora pretende crear ese punto de humor, de diálogos entretenidos o chisposos que toda novela tiene, pero lo único que consigue es que pensemos que se le ha ido la cabeza y por eso escribe frases sin sentido una detrás de la otra, del tipo : "parece que va a llover". "Sí, voy a buscar el bañador", que lo mismo ocultan algún mensaje ¿Cuál? sólo ella lo sabe.

Pues bien, con esta gran lista de personajes insuperables el resultado es, como mínimo, decepcionante. No sólo no me ha gustado por no haber entendido tanta palabreja o palabrería sobre magia, mal y bien, limbo, infierno y buenas voluntades, es que parece que la historia esté escrita con mis niños de infantil de 5 años. Me explico: ¿alguna vez habéis jugado a eso de empezar una historia y que cada uno escriba un trocito nuevo a partir de lo que ha dicho el anterior? Bueno, pues haciendo yo eso con mis alumnos, he conseguido relatos mejores.

Y, como era de esperar, no tiene "chicha". Chica conoce chico: problema porque el chico es joven. Chico se enamora ciegamente de chica. Chica conoce nuevo chico. Nuevo chico salido. Chica da carne a chico salido. Chica no se siente bien. Final de la historia.

Si esto es romántica... Claro, que ahora que lo pienso, lo mismo está así catalogada porque la guardiana tiene un conflicto personal y no sabe si quedarse con el muerto o con el inmaduro... mmmm... menuda pista para declararla novela romántica. Ah, perdón, y fantástica también, porque es "romántico-fantástica" que, digo yo, será por aquello de la magia...

Chicas, no sé, pero lo único que tengo claro es que le pongo un 0. Bueno, un 1 por el esfuerzo de escribir, como hacían mis profesores de E.G.B.

 

 

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |