Sarah MacLean - Un escocés en la oscuridad

Crítica realizada por Maribel Moreno

Hacía mucho tiempo que no leía nada de esta autora y he disfrutado mucho con esta historia, sí que es verdad que he empezado por el segundo de la serie, pero como son independientes no me ha perjudicado nada la lectura.

Lillian Hargrove lleva muchos años sola, desde que murió su padre ha tenido diferentes tutores que no la han prestado demasiada atención. Tiene veintiséis años y le hace ilusión tener su propia familia, por eso cuando Derek Hawkings, un artista, le presta atención ella se cree enamorada y piensa en un futuro juntos, y justo por eso accede a posar desnuda para él, pensando que esa obra nunca saldrá a la luz.

Pero el infame artista se aprovecha y presenta su cuadro para poder saltar a la fama con él, lo que coloca a Lillian en el más absoluto de los escándalos.

A Alec Warnick, duque de Warnick, le llegó el título después de que sus dieciséis antecesores murieran en un breve plazo de tiempo. Él tiene treinta y cuatro años, es escocés y vive tranquilamente en Escocia. Pero un buen día llega su abogado para pedirle su rápida actuación en Londres, ya que su pupila está siendo protagonista de un soberano escándalo, y solo el duque puede salvarla.

Alec a regañadientes, pues odia ir a Londres, se presenta en una de sus casas donde vive Lillian, la primera impresión que tiene de la joven es que es una belleza y desde luego tiene una lengua viperina.

Lillian solo quiere que le dé una dote y poder escapar antes de que se presente el cuadro a la sociedad, pero Alec prefiere casarla, aunque solo tienen diez días para hacerlo.

Y aunque una buena solución sería que se casaran, Alec no piensa cargar a nadie con una persona como él, ya que se cree indigno.

Qué bonita historia y que personajes más tozudos y encantadores, Livy es una joven que busca el amor desesperadamente, quizás ha confiado en la persona menos adecuada y ahora no tiene más que huir, pero actúa con valentía y no se deja avasallar por la sociedad londinense que no hace más que señalarla. Con la llegada de Alec, Lillian empieza a saber lo que es verdaderamente el amor, pero su tutor no está por la labor, él tiene un pasado que lo atormenta y no está dispuesto a unir su vida a nadie.

Alec es un escocés grande, muy grande, fuerte y que le sienta el kilt de fábula, Alec empieza a sentir cosas por su pupila pero se avergüenza de algunas cosas de su pasado y no se siente a la altura, así que tenemos una pareja que se creen inferiores el uno y el otro, y aunque se palpa el amor en cada gesto y en cada acción, Alec no da su brazo a torcer.

Como secundarios sobre todo son los amigos de Alec, West y King, protagonista de la entrega anterior junto con Sophie, además de las escandalosas hermanas Talbot, que pronto acogerán a Livy como su amiga y protegida.

De la poca novela histórica que toco, Sarah MacLean es una de las autoras que suelo leer y es que me gustan su estilo fresco y divertido y esos personajes un tanto atípicos.

Un escocés en la oscuridad es una divertida y romántica historia que hará las delicias de los amantes del género, con un toque de intriga que mantiene la tensión durante la lectura y, con unos protagonistas de fuerte carácter, cabezotas, que mantienen buenos diálogos y un constante tira y afloja y que están hechos el uno para el otro.

 

 

Escribir un comentario

Gracias por tu colaboración.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2019 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |