Sarah MacLean - No hay amor sin espinas

Crítica realizada por Patricia Moreno González

Tercera entrega de la Serie "Las reglas de los canallas".

Estoy acostumbrada a que conforme va avanzado una serie haya libros que van bajando el nivel, porque la propia autora se pone el listón tan alto que no es posible que vuelva a superarse, pero con esta serie no ocurre así, cada libro es mejor que el anterior, y si los dos anteriores los disfrute, este libro lo he disfrutado, lo he gozado y lo he devorado.

Es un poco difícil hablar de esta novela sin revelar cosas del argumento pero os puedo asegurar que si os han gustado los dos libros anteriores, esta os va a encantar y vais a adorar a este canalla.

En esta ocasión le toca el turno a Temple, el socio más oscuro y violento de El Ángel Caído, aquel a quien llaman el duque asesino.

Tengo que decir que Temple nunca ha sido uno de mis canallas favoritos, no me terminaba de gustar este personaje, prefería a los otros tres socios, pero eso era antes de leer su libro, porque ahora me encanta y no soy capaz de escoger uno solo, me quedo con los cuatro fundadores.

Temple es un hombre muy seguro de sí mismo, todas las noches les da una oportunidad a todos aquellos que han perdido todo en su club de poder recuperarlo, para lograrlo solo tienen que boxear con él y vencerlo, por supuesto nadie lo ha conseguido nunca, él siempre gana. Lo que nadie sabe es el por qué tiene cada noche varias peleas, todos piensan que es una persona violenta y por eso lo hace. En realidad él les ofrece a todos ellos una segunda oportunidad, aunque él sabe que todos van a perder pero igualmente les da la segunda oportunidad que él no tuvo, además está convencido de que se lo merece, porque él no es capaz de recordar lo qué paso esa noche que cambio su vida para siempre, no sabe si él fue capaz de matarla o no, y esa duda es lo que realmente le atormenta. Es un hombre que ha sufrido muchísimo pero eso le ha hecho más fuerte y oscuro. Pero Temple es mucho más, es un hombre seguro de sí mismo, leal, honorable, tierno, divertido, irónico, compasivo...vamos un canalla encantador.

Por otro lado tenemos a Mara, una mujer que ha sufrido muchísimo por culpa de su padre, por ello cuando su padre la promete a un hombre que le triplica la edad decide escaparse pero nada sale como ella planea y cuando meses más tarde se entera de que el hombre que utilizo es nada menos que el hijo de su prometido y que ha sido culpado por su asesinato, piensa en volver pero el miedo a la furia de su padre la paraliza y decide seguir escondida. Han pasado doce años desde entonces y Mara ya no es aquella muchacha asustada, por ello cuando su hermano lo pierde todo, incluido lo que le pertenece a ella, decide arriesgarse y proponerle un trato a Temple.

Pero Mara no es lo que parece y el dinero no es lo único que la motiva para acercarse a él, hay muchos secretos que oculta. Ella es una mujer, que a pesar del miedo que tiene, ha aprendido a no dejarse intimidar por nadie, es una luchadora que lo que más desea es que ningún hombre controle su vida pero también es una mujer generosa, con un gran corazón que luchará por ayudar a aquellos a quien quiere aunque por el camino se destruya a sí misma.
Mara es uno de los mejores personajes femeninos que he leído, me encanta este personaje.

Esta pareja tiene una química impresionante desde la primera escena que comparten juntos, sus diálogos son increíbles, tienen una guerra de voluntades, ninguno quiere acceder a los caprichos del otro sin conseguir algo a cambio, aunque ambos tienen sus motivos para ello. Juntos son maravillosos y tienen escenas espectaculares, mis favoritas son las escenas de ellos dos en el ring, simplemente perfectas.

De los secundarios destacar a la amiga de ella, Lydia y a un grupo de niños que andan por ahí que son adorables. Por supuesto también tenemos a nuestros queridos canallas y sus mujeres por aquí, y por último tenemos a Chase, ¿qué decir de este personaje? Pues sin duda que es el personaje más enigmático de los fundadores, y la autora nos regala en el final del epilogo una escena solo de Chase que te deja con la boca abierta, y totalmente sorprendida.

Esta autora se ha vuelto una de mis preferidas porque cada vez me gusta más esta serie, me encanta su estilo, me hace reír, me mantiene en tensión, me emociona, me divierte, me encandila y me sorprende, es una autora que me transmite muchísimo y construye personajes fuertes pero muy humanos con los que empatizas enseguida. Con esta serie me provoca mil sentimientos y emociones que me hacen adorar a sus canallas, y es una serie totalmente adictiva.

Lo único malo que tengo que decir es que después de ese final increíble, de ese final totalmente apoteósico que te deja con ganas de más, no sé cómo voy a aguantar hasta que salga el último libro, el que más ansiosa estoy por leer, porque es el del fundador más escurridizo y más enigmático, nuestro querido Chase.

No hay amor sin espinas es un libro muy adictivo, muy divertido y muy profundo, una gran continuación que está a la altura de sus dos libros anteriores, totalmente recomendable, le doy un 5 de 5.

 

Crítica realizada por Fani C.

No hay amor sin espinas supone la tercera entrega de la serie "Reglas de los Canallas" de Sarah MacLean. En él nos encontramos con Temple, el más oscuro de los dueños de El Ángel Caído, la casa de juego londinense de la que todo aristócrata y hombre con poder desea formar parte; y con Mara, una misteriosa mujer cuyo pasado está marcado.

Cuando William Harrow, marqués de Chapin y heredero del ducado de Lamont, se despertó en una cama desconocida y con la cabeza dolorida no imaginó que su vida estaba a punto de cambiar para siempre. Al fin y al cabo, aquella no era una situación nueva para él. Su vida disipada, su atractivo y su situación privilegiada en la sociedad hacían que la bebida y las mujeres fueran compañeras habituales, por lo que aquel estado le resultaba familiar. Pero cuando notó las sábanas mojadas a su lado y descubrió la sangre que le rodeaba todas las alarmas se dispararon. Y cuando las criadas entraron en el dormitorio de la señorita Lowe y lo encontraron en aquella situación ya no hubo vuelta atrás. En cuestión de segundos, William Harrow pasó de ser el niño mimado de la sociedad a convertirse en el más temible y oscuro de los aristócratas. Fue así como nació Temple, más conocido como "el duque asesino".

Años atrás, Mara logró huir de un compromiso no deseado y una vida que odiaba. El precio a pagar fue alto, pues tuvo que comenzar de nuevo sin nombre, sin protección y en los suburbios de Londres. No obstante, su fuerza y su tenacidad la llevaron a dirigir un centro para niños sin hogar. Y en aquel lugar, con los niños que la rodeaban y las personas que trabajaban con ella, encontró a su verdadera familia. Pero ahora todo está a punto de venirse abajo. Su hermano, quien años atrás la ayudó a huir, lo ha perdido todo en El Ángel Caído. Pero Mara no va a rendirse y sabe que, para recuperar su dinero, deberá negociar con los canallas que regentan aquel lugar. No. No con todos los canallas. Sólo con uno. Y es que ella posee algo que Temple no podrá rechazar.

El descubrimiento de Sarah MacLean hace años supuso para mí una gran alegría. Su humor, sus personajes redondos y sus historias la convirtieron en una de mis escritoras favoritas. Si la serie "Love by Numbers" fue maravillosa, esta no se queda atrás. Los socios de El Ángel Caído, con sus oscuros secretos y sus vidas al margen de la respetabilidad, prometían grandes historias. Y si bien Cross ha sido y será siempre mi favorito, Temple también resulta un protagonista interesante. Su dureza, con esos efímeros atisbos de ternura que ha mostrado en las entregas anteriores, lo convierten en un personaje misterioso. Hemos oído cómo lo llamaban "duque asesino" antes, pero no es hasta esta novela cuando descubrimos por qué. Temple ha matado a una mujer o, al menos, eso cree él y toda la sociedad. Y, aún sin saber si la acusación es cierta o no, es un personaje que se gana al lector y despierta su curiosidad. Todos queremos saber qué ha ocurrido porque, desde luego, nadie se cree que el hombre que ayudó a Pippa a conquistar a Cross y que se declaró medio enamorado de ella pueda ser un asesino.

Mara también resulta un personaje fascinante. Dulce con sus niños, pero con la fuerza necesaria para haber sobrevivido al otro lado del mundo para el que había nacido. Hija de un hombre rico, su lugar estaba en Mayfair, de la mano de un aristócrata, no en los suburbios, rodeada de ladrones y mujeres de moral cuestionable. Sin embargo, ella es más feliz en ese lugar de lo que lo hubiera sido si hubiese aceptado su destino sin más y por eso está dispuesta a cualquier cosa para mantener a salvo el orfanato. Incluso a condenarse a sí misma.

Hablar de No hay amor sin espinas sin hacer ningún spoiler resulta muy complicado por lo que no diré mucho de ella. Sólo que ha resultado fascinante, que engancha desde el principio y que los personajes se ganan al lector aunque, en el caso de Mara, el cariño se una a un cierto rechazo. Una novela estupenda cuyo único fallo, en mi opinión, son las últimas líneas, unas líneas que nada tienen que ver con ellos. Chase aparece leyendo el periódico. El más misterioso y, tal vez, fascinante socio de El Ángel. Y se nos hace una increíble revelación... Demasiado pronto.

De ponerle una nota a esta novela, para mí merece un nueve.

 

 

Comentarios (1)

  • Rous CE

    07 Abril 2015 a las 01:49 |
    YA SALIO??? ohhh dios me acabo de correr!!, ahhh que emoción!! T.T

    responder

Escribir un comentario

Gracias por tu colaboración.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2019 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |